Desconcierto en provincias por desaire a Ley de Biocombustibles

Nacional

Prórroga de la norma no fue incluida en temario de extraordinarias pese a promesa de oficialismo. Fuego cruzado entre distritos petroleros del sur y productores de biodiésel y bioetanol de la región centro y norte del país.

Los distritos productores de biocombustibles se mantienen en alerta por lo que consideran una sorpresa: la exclusión de la prórroga de la Ley de Biocombustibles del temario de sesiones extraordinarias que elaboró el oficialismo; una norma que le daría previsibilidad a una industria que tiene más de cincuenta plantas en una decena de provincias.

El proyecto fue aprobado en octubre pasado en el Senado y habilita la continuidad hasta 2024 de cortes en el gasoil y la nafta, con 10% de biodiésel y 12% de bioetanol, respectivamente. Ahora, la pelota está en Diputados, y pese a la promesa de Sergio Massa, presidente de la Cámara, en la sesión del 29 de diciembre de que el proyecto se trataría en enero, la cuestión fue eludida del temario. En el sector piden que se trate urgente ante el riesgo de que en mayo caduque el régimen vigente. Y la potestad es sólo del Poder Ejecutivo para sacar el tema del cajón durante este período. Si no, habrá que esperar al menos hasta marzo.

La prórroga de la ley es objeto de una puja entre el sur petrolero y las regiones del centro y del norte del país, donde se concentran la mayor cantidad de plantas de biocombustible. Santa Fe y Córdoba son las principales productoras de biodiésel derivado de la soja, mientras que Tucumán se posiciona como jugador de relieve en el bioetanol que se produce con caña de azúcar. La ley que se buscar extender data de 2006 y no sólo fijó los porcentajes de mezcla, sino que también impulsó el desarrollo de plantas de biocombustibles con un plan de incentivo federal.

A inicios de año, el Gobierno se había hecho eco de uno de los reclamos del sector: la actualización de los precios congelados desde 2019 tanto para el biodiésel como el bioetanol, ya que la venta de la producción no alcanzaba para cubrir costos operativos y estaban en amenaza miles de puestos de trabajo, en un round que también involucraba a los gremios.

Intereses

Por supuesto, los cortes en los combustibles le restan rentabilidad a la actividad petrolera. Es que dejan de vender un 10% de gasoil y un 12% de naftas, reemplazados por biodiésel y alcohol.

Desde los distritos patagónicos indican que la norma tenía razón de ser en momentos de alza del precio del barril. Hoy, ese valor está en baja y suben los commodities agrícolas. En la cadena del biocombustible tampoco concuerdan con esa ecuación: “En verdad, las petroleras se privan de importar, porque aun con el corte de 10% y 12% se siguen importando combustibles”, dijeron a este diario desde una provincia del centro.

En las provincias productoras de biocombustibles, además de señalar el lobby del sector hidrocarburífero, ponen el acento en las cuestiones medioambientales, ya que se trata de energías limpias, que generan menos gases contaminantes y que va en línea con la reconversión de las automotrices, que tienden a dejar atrás los motores térmicos y apuntan a reducir las emisiones.

“Que no se haya incluido en el temario va a contramano de los intereses del país y de la decisión que ha tomado el mundo de descarbonizar la matriz energética”, dijo a Ámbito el ministro de Producción de Tucumán, Juan Luis Fernández. El funcionario de Juan Manzur agregó, crítico: “El Presidente viene de participar en la Cumbre de Adaptación Climática. Esto esta en contradicción con lo que dijo en ese espacio. No cumplimos con ninguno de nuestro compromisos internacionales en términos del cuidado del medioambiente y de la disminución de gases de efecto invernadero”.

CUADRO BASILE.jpg

Plantas

Uno de los principales actores del sector privado en diálogo con este medio afirmó: “Nos sorprendió, dábamos por hecho que se iba a tratar la norma. Hubo un compromiso de que llegaría al recinto el 20 de enero”. “Desde diciembre de 2019 no se aumentaban los precios, lo que nos llevó a tener desde agosto plantas paradas. En octubre autorizaron una suba de 10% que no fue significativa porque la soja, nuestro principal componente, había subido casi 50%”, relató el empresario, quien remarcó que hay “diez mil puestos de trabajo en juego”.

"La industria de los biocombustibles, sobre todo la de caña de azúcar, necesita de esa ley urgente. Los ingenios azucareros de Salta no pueden seguir sin que la ley los ampare", mencionaron desde ese distrito donde piden además que se amplíe el cupo para poder producir más. "Hoy esta industria da trabajo en la provincia a 14 mil personas, entre empleos directos e indirectos", agregaron.

En Santa Fe, en tanto, donde se produce el 80% del biodiésel, Juan Facciano, presidente de la Cámara Santafesina de Energías Renovables, mencionó que recibieron la exclusión del temario con “preocupación y angustia”. En declarariones a El Litoral, Facciano pidió terminar “con la incertidumbre que causa un daño enorme en la actividad y que ya lleva más de un año”.

Antes, el bloque de Consenso Federal en Diputados se había anticipado y la semana pasada solicitó al Ejecutivo que se incluyera la prórroga de la ley en las sesiones extraordinarias. Con una carta firmada por Alejandro Rodríguez, Graciela Camaño y Jorge Sarghini, señaron que el compromiso “fue asumido en la reunión de labor parlamentaria del 28 de diciembre”. “La continuidad del régimen es vertebral para la producción federal, el agregado de valor y el trabajo en gran parte del territorio nacional. Además, las necesidades y compromisos ambientales de nuestro país aconsejan no distraer esfuerzos en materia de biocombustibles”, expresó el bloque en la misiva.

El tema también fue eje la semana pasada en la cumbre de gobernadores norteños con el Presidente que se llevó a cabo en Chilecito, La Rioja. Además de Tucumán, también hay elaboración de biocombustibles en Salta, Jujuy y Santiago del Estero.

Dejá tu comentario