Con más restricciones y quejas de comercios, arranca una nueva etapa en la cuarentena del interior

Nacional

Los sistemas sanitarios, cerca del colapso en varios distritos. Se multiplican protestas de sectores productivos por continuidad de cierres. Alerta nacional por suba de casos en cinco provincias.

Con bruscas oscilaciones en el número de contagios las provincias encaran una etapa de mayor desafío en cuanto al delicado equilibrio entre control de la pandemia y el cuidado de sus economías domésticas, en un contexto signado por el desgaste social y la crisis -en algunos casos terminal- de muchos sectores productivos.

La determinación del Gobierno nacional de reponer hasta el 20 de septiembre una fase más estricta del aislamiento social en al menos cinco distritos con circulación comunitaria del virus responde, además, a las limitaciones de los sistemas sanitarios del interior del país, con unidades de cuidados intensivos ocupadas al 70, 80 y 90 por ciento.

Todo mientras la región del AMBA se expresa en un marcado agotamiento del impacto inicial de las restricciones, justo en momentos en que la curva de contagios se encuentra en uno de los momentos más críticos de la pandemia, con registros que el el caso del Conurbano superan ampliamente a los indicadores de la Ciudad de Buenos Aires y muchas grandes urbes del país.

En este sentido, y luego del decreto presidencial que habilita las reuniones sociales al aire libre de hasta diez personas en todo el país, el gobierno de Axel Kicillof rechazó enfáticamente adherir por el momento a esa posibilidad.

“La Provincia no hará ninguna nueva apertura, sobre todo en lo que tiene que ver con las reuniones sociales”, expresó la ministra de Gobierno bonarense, Teresa García.

El mismo camino, en rigor, seguirán otros mandatarios, mientras evalúan también la conveniencia de regresar a la Fase 1 debido al aumento de casos. Tucumán, en tanto, volvió este sábado a la Fase 3, por lo que se suspendieron las celebraciones de culto, el turismo interno, las actividades en los bares, restaurantes, gimnasios y afines.

El foco de preocupación se trasladó ahora a muchas provincias que hace menos de un mes parecían haber esquivado un escenario dramático como el que sacudía entonces y casi exclusivamente al AMBA, Río Negro y Chaco. Incluso, ese “optimismo” incial había marcado una diferencia notoria en cuanto a la apertura de la actividad económica y la reactivación de sectores clave, como comercios en general, bares, restaurantes y gimnasios.

La foto del país se traduce en el panorama trazado por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, quien señaló que el promedio de infectados diarios de los últimos 7 días es de 9.205 y alertó por el “aumento de los casos en forma sostenida en la gran mayoría de las jurisdicciones”.

En conclusión: no hay provincias que no hayan notificado casos en los últimos 14 días, aunque Catamarca y Formosa (los distritos que habían logrado permanecer varios meses con cero casos) son las únicas que no reportaron nuevos contagios el fin de semana.

La situación sigue siendo crítica, además del Conurbano y CABA, en Jujuy, Río Negro, Salta (el gobernador pidió en asistencia a Nación para la instalación de hospitales de campaña en la zona de Tartagal) y Santa Cruz. Pero el pico de nuevos contagios registrado en los últimos días puso bajo alerta a otra decena de provincias cuyos gobernadores se debaten entre el poco margen para más flexibilizaciones y la presión social por la continuidad de las restricciones.

Por caso, quinientos comerciantes de distintos rubros protestaron en Rosario contra del decreto del gobernador Omar Perotti, que restringe todas las actividades a partir de las 19:30 y por 14 días, debido al aumento de contagios.

Idéntico planteo realizó la Unión Comercial e Industrial de Mendoza para que no se detenga la actividad económica y de esparcimiento en la provincia, al tiempo que manifestó su apoyo al gobernador Rodolfo Suárez, ante el aumento de casos positivos.

“Necesitamos seguir incentivando todo lo que pueda evitar una parálisis mayor de las actividades económicas, hay que encerrar la enfermedad y no a las personas y a estas últimas ponerles fuertes límites”, dice en uno de los puntos del comunicado de la entidad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario