Intendentes bonaerenses bloquean acceso a sus municipios

Nacional

Drásticas medidas para evitar el ingreso de aquellos que no sean residentes para frenar un aumento de los casos. Hay al menos una decena de distritos que pusieron montículos de tierra o vallados.

Todo empezó el martes pasado cuando una foto sirvió para anticipar lo que podía suceder durante el fin de semana largo en los municipios costeros. La fila de autos camino a Monte Hermoso fue el disparador para que los intendentes de diversos distritos turísticos pidieran expresamente no ser visitados. Una acción que, horas después, se profundizó con el decreto nacional que estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Pese a la medida el acatamiento no fue total; por lo que, diferentes distritos bonaerenses se sumaron a lo realizado por Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar y Necochea, y endurecieron sus protocolos hasta colocar montículos de tierra para evitar el paso vehicular, una medida que se encuentra prohibida por la Constitución Nacional.

Tanto en Ezeiza, Dolores, Olavarría, Almirante Brown, San Vicente y Maipú, por mencionar algunos, los jefes municipales decidieron bloquear los accesos. Una acción que el propio jefe de Gabinete bonaerenses, Carlos Bianco, ya había dejado en claro que los distritos “no tienen la competencia necesaria para esto”. Y propuso “un llamado a la reflexión y a la responsabilidad de los gobiernos municipales, a la población y a los dirigentes. No se pueden cerrar los accesos. Se puede poner un control para medir la temperatura, pero otra cosa es cortar el paso. La competencia para llevar adelante esta acción sólo la tiene el gobierno nacional, ni siquiera la propia Provincia”.

Por su parte, el intendente interino de Ezeiza, Gastón Granados, aseguró que la medida adoptada es “a modo preventivo, porque consideramos que el aislamiento no está siendo cumplido. Es una limitación de los ingresos para un mayor control. Nosotros vamos a hacer cualquier cosa para cuidar a los vecinos de Ezeiza”.

El intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, argumentó que se tratan de “medidas drásticas para controlar quién entra y quién sale”. Su par de Chivilcoy, Guillermo Britos, reforzó controles aunque no cerró los accesos justamente por entender que se trata de una maniobra ilegal. Algo que, les compartió a algunos de los jefes municipales vecinos durante el encuentro del pasado jueves con Axel Kicillof. Eso sí, no se privó a la hora de asegurar, vía Twitter, que “mi viejo cuando era chico me dijo ‘que Dios me cuide los pelotudos que de los vivos e inteligentes me cuido yo solo'. Más justo para aplicar en estos momentos, imposible. No hay forma de que entiendan que nos morimos si no nos cuidamos. Cumplí el aislamiento por vos y tu familia”.

Límites

Para entender la situación, el diputado nacional por Buenos Aires, y especialista en urbanismo, Fabio Quetglas, explica que “no estamos en estado de sitio por lo que no pueden restringirse los accesos. Para evitar el estado de sitio, el gobierno debería emitir un decreto paraguas por el cual se autorice a los gobiernos locales, por un tiempo limitado, que se pueda ir renovando en concordancia con el resto, para que esto no se dé en una situación de controversia”.

Para sumar, el diputado radical considera que “se debería hacer un decreto marco con instructivo para alinear todo en generar la mayor tasa de bien común. Ya que la situación por la que un municipio de 15 mil habitantes cierra es otra historia. Viven con el corazón en la boca. Porque no tienen respiradores y capaz que el hospital equipado está a 200 kilómetros y para eso hacen falta las ambulancias equipadas en consecuencia. Se puede llevar un registro sin para la ciudad y que nadie se termine pasando de la raya”

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario