Bajo consigna "abrimos o cerramos", crece puja entre Provincia y Mar del Plata por gastronómicos

Nacional

El municipio gobernador por Guillermo Montenegro le reclama a la Provincia un trato diferencial para lograr la apertura de los establecimientos. Hace un rato, los trabajadores realizaron una presentación de fuerza en una esquina del centro de la Ciudad. Crece el cierre de lugares emblemáticos.

La Provincia dio a conocer hoy las diferentes etapas de cuarentena en las que se encuentran los municipios bonaerenses. Y Mar del Plata, como era de esperar según los parámetros de DNU nacional, quedó ubicada entre los 30 distritos que todavía deben transitar la Fase 4 por presentar casos en los últimos 21 días.

Molestos con la situación, los gastronómicos realizaron hoy al mediodía un restaurante abierto que contó con una convocatoria de tenor. El reclamo está dirigido al Ejecutivo provincial. “Los restaurantes están vendiendo entre un 4 por ciento de su facturación mensual y así no hay ninguno que aguante. Estamos hablando de muchas miles de familias que dependen de esto”, le dice a Ámbito la Secretaria General de UTHGRA Mar del Plata y concejal local, Mercedes Morro.

A diferencia de otras ciudades que también se encuentran en Fase 4, Mar del Plata no tiene habilitada la apertura de los restaurantes a un 50 por ciento de su capacidad. ¿Los motivos? No haber alcanzado nunca la Fase 5. Ciudades como Pinamar, que tuvo que retroceder ante un caso en las últimas horas, sí puede abrir por justamente haber accedido previamente a esta situación.

“Creemos en el ordenamiento vertical, pero necesitamos que entiendan que los números no dan. Y que la Ciudad cuenta con todo lo necesario como para llevar los protocolos pertinentes. Necesitamos que nos tomen como una excepción en la Fase 4 ya que somos una Ciudad de un millón de personas y hasta que no aparezca la vacuna de seguro tendremos un caso en 21 días”, le asegura a este diario el jefe de Gabinete local, Alejandro Rabinovich.

En la actualidad Mar del Plata cuenta con cuatro activos y cero casos de terapia intensiva. Tenemos una duplicidad en 80 días. Tenemos mejor números que Mendoza y que Santa Fe y sin embargo seguimos en esta situación. Si vemos que hay un foco, vamos a ser los primeros en ir marcha atrás”.

Bajo la consigna "Se acabó el tiempo: abrimos o cerramos", la convocatoria del restaurante a cielo abierto se llevó adelante en Pedro Luro e Hipólito Yrigoyen y convocó a un grupo importante de comerciantes, concejales y gremialistas en un marco de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Los 1800 locales dedicados a la gastronomía cubren los ingresos de 30 mil familias marplatenses. Hace pocos días se conoció el cierre de Pehuén, un bar histórico de la noche marplatense ubicado en Playa Grande. “La situación es grave. Queremos justicia y los mismos derechos que otras ciudades para que Mar del Plata pueda volver a trabajar respetando los protocolos”, dice Morro. Y suma que la Fonte D’Oro, un bar tradicional local, “tuvo que cerrar dos locales y Montecatini, de conseguir la reapertura, no está en condiciones de operar los tres restaurantes con los que cuenta”.

En declaraciones radiales, la ministra de Gobierno, María Teresa García, apeló nuevamente a lo que marca la norma y sostuvo que “apelamos a la responsabilidad de los intendentes, en el sentido de no seguir abriendo actividades que después, cuando aparezcan casos, va a ser más difícil volver para atrás”.

Habrá que esperar y ver si Mar del Plata consigue ser la excepción a la regla.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario