Gobernadores norteños blindan reclamos a Alberto Fernández para cerrar asimetrías

Nacional

En Chilecito, mandatarios pidieron mejoras en tarifas, precios de combustibles y obras para mejorar competitividad. Reuniones de trabajo comenzarán la próxima semana. Se trató probable suspensión de PASO. Respaldo al Presidente para conducir PJ.

La gira de Alberto Fernández por La Rioja que concluyó hoy con la reunión de Consejo del Norte Grande selló la alianza del Presidente con los gobernadores. El jefe de Estado recibió el respaldo de los mandatarios del Frente de Todos (siete de los diez) para tonificar su liderazgo en el PJ, al tiempo que se comprometió a resolver el petitorio de los norteños, que buscan cerrar asimetrías con tarifas diferenciales, obras y apoyos para ganar competitividad.

Las nuevas reuniones para comenzar a atacar cada punto planteado comenzarán el próximo miércoles. También se trató la posible suspensión de la PASO: si bien no hay un consenso unánime entre todos los distritos, los gobernadores y Nación deberán trabajar contrarreloj con febrero como dead line para modificar el cronograma electoral.

Fernández había llegado ayer por la tarde a La Rioja, tras su paso por San Juan para recorrer las zonas afectadas por el sismo. Junto al anfitrión, Ricardo Quintela, primero encabezó la reunión del Gabinete Federal en Chileicto, donde el riojano recibió unos $20.000 millones en múltiples convenios con los ministros nacionales. Los más destacados: planes de viviendas, un nuevo hospital, fondos para pavimentos, programas de riego y turismo.

Hoy continuó el tour al sentarse junto con los mandatarios de diez provincias del NOA y del NEA, que ya habían punteado una agenda con foco en el federalismo: precios de los combustibles y de subsidios al transporte público, tarifa de energía eléctrica diferencial para la región en el verano (en espejo al subsidio al gas para la Patagonia). También llevaron a la mesa obras para mejorar la logística, como recuperación de tendidos férreos, hidrovías y avances en el corredor bioceánico. Otro punto es el impulso a los biocombustibles, en un contrapeso a los esfuerzos del sur para que el Estado sostenga de forma prioritaria la extracción de hidrocarburos.

“Fue un encuentro muy positivo”, dijo a este medio uno de los gobernadores que asistió a la reunión, al tiempo que indicó que “hay voluntad política” para avanzar. En la misma línea, un alto funcionario riojano mencionó a Ámbito el “compromiso de trabajar en conjunto”. “El crecimiento de Argentina debe empezar por cerrar asimetrías con el norte y potenciar sus oportunidades; en eso estamos”, agregó

Del encuentro participaron los gobernadores de Catamarca, Raúl Jalil; del Chaco, Jorge Capitanich; de Corrientes, Gustavo Valdés; de Formosa, Gildo Insfrán; de Jujuy, Gerardo Morales; de La Rioja, Ricardo Quintela; de Salta, Gustavo Saenz; y de Tucumán, Juan Manzur. Además, los vicegobernadores de Misiones, Carlos Arce; y de Santiago del Estero, José Emilio Neder. En el rincón nacional acompañaron al Presidente el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; y de Defensa, Agustín Rossi; y el titular del Consejo Federal de Inversión, Ignacio Lamothe.

Tras la apertura de Cafiero, Quintela dio la bienvenida y el presidente pro tempore del Consejo del Norte Grande, Capitanich, hizo el punteo del temario. El chaqueño es el principal impulsor del bloque que debutó el mes pasado en Resistencia, y el principal vocero. El cierre estuvo a cargo de Alberto Fernández.

El tucumano Manzur mencionó: “La agenda ya estaba prevista, y tiene que ver con cerrar las asimetrías del norte con el resto de las regiones”. Y en su listado tildó: energía, transporte, producción, obras de infraestructura. “También debemos pensar cuáles son las condiciones que ofrecemos desde el norte para generar empleo, con un transporte más caro y mala conectividad. Lo positivo es que se está mirando hacia adelante”, añadió. En ese punto, fuentes nacionales indicaron que se trató “la reducción de aportes patronales para nuevos empleos”, con el objetivo de “recuperar 65 mil puestos perdidos por la crisis que dejó el gobierno anterior y luego profundizó la pandemia, y sumar 250 mil nuevos”.

Los cuestionamientos al Gobierno de Mauricio Macri también se hicieron en forma abierta por parte de funcionarios de Alberto Fernández. El ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro sostuvo: “Tenemos que seguir invirtiendo en puertos, en energía, en agua, en infraestructura, en rutas, en trenes, en universidades, en escuelas, en centro tecnológicos para potenciar el norte. Venimos de una visión de Gobierno de Macri donde la Ciudad de Buenos Aires era quizás la ciudad privilegiada. Nos dimos cuenta con el tiempo la cantidad de recursos y de obras que fueron transferidas a la Ciudad de Buenos Aires”.

Respecto a la competitividad de la producción, el catamarqueño Jalil agregó: “El presidente tiene una mirada muy federal, y con programas como el ATP o el IFE contribuyó con la contención social. Ahora lo que estamos buscando tener una sinergia para poder exportar más. No sólo a Brasil, sino también a Asia, a través de pasos por el corredor bioceánico”.

También buscan mejorar el reparto de los subsidios al transporte, donde el 80% los recibe el AMBA. Reclamo histórico de las provincias, no sólo del norte.

PASO y PJ

A la agenda puramente regional se cruzaron dos puntos que trascienden el Norte Grande. Por un lado, la probable suspensión de las PASO. Y, por otro, el liderazgo de Alberto Fernández en el peronismo.

Respecto al primer punto, desde Nación aseguraron que “hay consenso para suspender las PASO”. Las primarias fueron tratadas en el cónclave y el chaqueño Capitanich lo afirmó en una conferencia de prensa posterior, aunque no fue tan contunde: “La postura del presidente tiene que ver con aspectos económicos y sanitarios”, dijo, al tiempo que agregó que el consenso no es unánime. En ese sentido, aseguró que para evitar que la incertidumbre se prolongue en el tiempo, la definición de una posible anulación de las PASO deberá darse, a lo sumo, en febrero. “Sino, seguirá el calendario electoral previsto”, afirmó Capitanich.

También recordó que Salta ya adelantó las elecciones locales para julio, mientras que Corrientes deberá desdoblar también, ya que elige gobernador este año (al igual que Santiago del Estero, pero este distrito tiene la opción constitucional de unificar comicios con Nación). Las provincias peronistas difícilmente despeguen el calendario nacional porque no es un deseo de la Casa Rosada. Con lo cual, a Salta y Corrientes, restarían las definiciones del radical jujeño Gerardo Morales y del misionero Oscar Herrera Ahuad, del sello neutro y provincial Frente Renovador de la Concordia.

Por último, Alberto Fernández se volvió a llevar el apoyo de los gobernadores, un pilar clave de tiempos de su candidatura. Ahora, además de buscar en los mandatarios un sostén de gestión, también emergen como actores clave para fortificar al presidente en puertas adentros del Justicialismo y afines. En ese sentido, Capitanich ratificó el “respaldo a Alberto Fernández para que conduzca el PJ” al tiempo que se trabajará en “la institucionalidad del Frente de Todos”. Es decir, que la alianza cuente con todos los órganos y puestos institucionales para un funcionamiento que contemple la sociedad que ya trascendió lo electoral.

Dejá tu comentario