Provincias "libres Covid" buscan mantener las reuniones sociales

Nacional

Corrientes ya anunció que no se prohibirán, de acuerdo a excepciones que habilita el DNU de Alberto Fernández. En San Juan, Uñac manifestó que "sería óptimo seguir como hasta ahora".

”Como decía el general Perón, de casa al trabajo y del trabajo a casa”. La frase del jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, durante la conferencia de esta mañana para analizar la situación epidemiológica de la provincia, resume las intenciones de la Casa Rosada para las próximas semanas de aislamiento. El aumento de casos en todo el país y el riesgo de desborde del sistema sanitario derivó en el decreto firmado por Alberto Fernández para ponerle fin por quince días a las reuniones sociales.

Si bien en Buenos Aires las restricciones ya eran un hecho, como en otros distritos jaqueados por el Covid, la mayor parte de los gobernadores se encontraban hoy en proceso de adhesión al decreto nacional, ya sea para blindarse de responsabilidades en momentos de incertidumbre o bien para dar un paso que ya analizaban previamente -y que la decisión del Presidente terminó de justificar-. Sin embargo, en distritos sin circulación del virus, la situación difiere. Por caso, ayer el gobierno de Corrientes del radical Gustavo Valdés afirmó que se mantendrán los encuentros familiares y sociales, mientras que en pagos peronistas menos comprometidos que el resto del país, como San Juan y San Luis, las administraciones de Sergio Uñac y de Alberto Rodríguez Saá analizaban la letra chica.

“Estamos evaluando los alcances del decreto, aunque sería óptimo continuar como hasta ahora”, dijo el sanjuanino. El distrito cuyano es el de menor cantidad de contagios, y avanzan en el plano social hacia la nueva normalidad. También desde la gestión puntana mencionaron que el Comité de Crisis que encabeza el gobernador discutía la situación, y se esperaban definiciones para la noche.

En Corrientes, en tanto, fueron más taxativos. El ministro secretario general de la Gobernación, Carlos Vignolo, indicó que la norma deja a salvo excepciones, “entre las que Corrientes funda la decisión de no prohibir las reuniones sociales”. En declarariciones a radio Sudamericana consignadas por El Litoral, el funcionario de Valdés agregó: “Nosotros estamos en una situación sanitaria buena, sin circulación viral comunitaria; no hay razones para suspender las encuentros sociales y familiares”.

El DNU de Alberto Fernández, que había anticipado el domingo la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, detalla que quedan prohibidos en todo el territorio nacional los “eventos culturales, recreativos y religiosos en espacios públicos o privados con concurrencia mayor a 10 personas”. Asimismo, no están permitidos los “eventos sociales o familiares en espacios cerrados y en los domicilios de las personas, en todos los casos y cualquiera sea el número de concurrentes, salvo el grupo conviviente”.

La medida en algunas provincias fue tomada como un exceso de centralismo, de quita de atribuciones. Aunque también fue recibida con alivio, para evitar quejas internas ante una mayor dureza. No obstante, quedan márgenes abiertos que pueden aparecer contradictorios, ya que no hay prohibición para la apertura de bares y restaurantes que rige en una buena cantidad de distritos.

En Catamarca, el ministro de Seguridad Hernán Martel confirmó que los locales gastronómicos se mantendrán abiertos y que al mismo tiempo se suspendarán las reuniones sociales y familiares. “El decreto lo prohibe en lugares privados y cerrados, porque en los bares y restaurantes hay controles y son importantes para la reactivación económica”, dijo el funcionario de Raúl Jalil. En la misma dirección, el salteño Gustavo Sáenz adhería al decreto nacional al tiempo que evaluaba al cierre de esta edición extender los horarios de atención de los locales gastronómicos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario