"Hay que mirar al mundo y pensar en una Argentina de acá a 15 o 20 años"

Negocios

Damián Lopo, fundador de Crowdium, hace un balance del contexto actual del país: "No hay que ser un genio de la economía para ver lo que se viene"0

El micrófono se enciende, Damián Lopo toma aire y casi sin respirar, dispara un título detrás de otro: "El problema acá no es esta pandemia, el real problema de Agentina es un 50% de economía informal, una clase media y alta buscando emigrar a EEUU, España o Uruguay, y una clase trabajadora sin cultura del trabajo, cultura que fue arruinada por los subsidios, planes y asignaciones, una reforma laboral que no llega e impuestos prohibitivos y en alza que sólo paga 1/3 de la población con suerte".

La conversación transita a través de distintos focos. "La computación cuántica, en conjunto con Inteligencia Artificial, eI Machine Learning, Big Data y Blockchain, están acelerando todo y en la Argentina no hay conciencia de eso", opina el fundador de Crowdium, al hablar sobre la transformación de las empresas pospandemia. "Hoy el 92% de la población no tiene 100 mil dólares de patrimonio total, y el 72% no tiene 10 mil dólares de patrimonio total, entonces el sistema tiene una falla y es necesario redistribuir la riqueza" analiza el empresario.

Damián Lopo tiene una licenciatura en Administración de Empresas y una Maestría en Finanzas (ambas de la Universidad de San Andrés, a la que aún sigue vinculado). Su pasión es crear y forjar empresas desde sus cimientos. Él mismo se considera un emprendedor serial. "Un poco inusual. Con mi forma de pensar y ver las cosas un poco particular, por momentos políticamente incorrecto, pero con grandes sueños por cumplir. Crear empresas es mi pasión", admite.

lopo2.jpg

"Argentina no te perdona, no te permite confiarte. Tenés que tener mucho cuidado con tu ego, porque cuando las cosas te salen bien, y queres crecer, el país te da un golpe y te demuestra quién es el que manda", considera Lopo.

Así nacieron compañías como Cerro Bayo, Campos de la Angostura, Madero Walk, Matienzo 2532, Madero Boats. Lopo considera que "Argentina no te perdona, no te permite confiarte. Tenés que tener mucho cuidado con tu ego, porque cuando las cosas te salen bien, y querés crecer, el país te da un golpe y te demuestra quién es el que manda".

Siempre estuvo vinculado al mundo IT. Junto a su actual socio Manuel Estruga fundó Crowdium, la marca que introdujo el crowdfunding en la Argentina y también tecnología de punta en la construcción de edificios mediante la empresa madre Newlink Capital.

Periodista: ¿Cómo afectó la pandemia al mercado de Real Estate en general?

Damián Lopo: En el país tenemos un doble efecto, por un lado, una pandemia, con aislamiento y baja en la actividad productiva, pero por otro, una economía totalmente deteriorada que viene en picada hace varios gobiernos. Creo que la pandemia fue la gota que rebalsó el vaso, para encontrarnos inmersos en un cepo, tipo de cambio desdoblado con un 80% de amplitud, default, inflación, recesión, desempleo, déficit y aumento sostenido de la pobreza. Este combo, se dio por una pluralidad de factores y es injusto asignar todo a la pandemia.

P.: Repregunto: ¿cuál crees que va a ser el real impacto de la pandemia en la industria?

D.L.: Se van a ver varias cosas fruto de todo lo anterior: por un lado, el impacto más directo es la suspensión de todas las obras, y los alargamientos de los tiempos de entrega. La construcción no solo está suspendida al 100%, sino que la forma de reactivarla, gradualmente y con el distanciamiento social, va a hacer que las obras tengan menos personal y se alarguen los plazos.

Adicionalmente, la importante devaluación del dólar, está generando una baja en los costos de construcción lo que sin duda será un impulsor positivo para que se inicien nuevas obras, pensando en el cliente final de acá a dos o tres años.

P.: La pandemia traerá aparejado un cambio en la demanda. ¿Cuáles serán los productos que mejor se adaptarán al nuevo escenario?

D.L.: Sin dudas se verá un cambio en el mix de productos. Durante los últimos años la vedette fueron los co-working, co-living, espacios compartidos, mesas compartidas en bares y restaurantes, y creemos que todo esto puede volver a cambiar. Hoy y por un tiempo vemos una reconversión de producto a productos más tradicionales, individuales, pensando en las medidas de seguridad que deje esta pandemia.

P.: ¿Uno de los segmentos más golpeados en la nueva normalidad será el de oficinas?

D.L.: Es probable. Creo que el teletrabajo hace años que se quiere implementar, pero esta es la primera vez en la historia que se puede hacer una prueba global, con una muestra significativa y con resultados muy alentadores. Por un lado se vio que la gente se adaptó rápidamente a las videoconferencias, al trabajo en la modalidad “Home Office” y esto hará que muchas empresas reduzcan sus tenencias de oficinas y tengan más personal trabajando de manera remota, como una forma no solo de abaratar costos, sino que la gente gane calidad de vida, comparta más tiempo con sus familias y pueda tener tiempo de calidad en su casa al administrar sus horarios. En términos de sanidad, si serán necesarias algunas medidas de bioseguridad, por lo menos hasta que este erradicado totalmente el virus.

P.: ¿Qué oportunidades de negocios ofrece el contexto a la industria?

D.L.: Creo que hoy es un excelente momento para construir y para invertir en algún desarrollo a construir a los que tienen pequeños ahorros. El costo de la construcción esta en el mínimo en décadas, por el tipo de cambio desdoblado y esta situación genera una “oportunidad” si así la podemos llamar. Por otro lado, considero el Crowdfunding como una de las mejores herramientas para este momento, debido a que ayuda a invertir, diversificar, y obtener una renta, sin tener que ocuparse de nada.

P.: ¿El contexto pone a las Proptech en un lugar de privilegio?

D.L.: Sin duda. El mundo pospandemia es un mundo donde la gente se prepara para el aislamiento prolongado, y cualquier empresa que preste sus servicios 100% online, verá potenciado su modelo de negocios. Pero los empresarios argentinos tenemos que aprender a ser empresarios globales y poder saber hacia dónde va el mundo, para poder llevar a la argentina a donde se merece, a donde estaba, entre los grandes potencias.

Real estate proptech.jpg

"Cualquier empresa que preste sus servicios 100% online, verá potenciado su modelo de negocios", opina el CEO de Crowdium.

P.: ¿Qué rol tiene la innovación y la modernización en una industria tan clásica y tradicionalista como la de Real Estate?

D.L.: Es la clave. Nosotros nacimos pensando en la innovacion y la tecnología como pilares. No concebimos los negocios sin estos dos factores, motivo por el cual, para nosotros innovar no es un esfuerzo, ni un sacrificio, es parte del ADN de nuestra compañía. Creemos que casi todas las industrias van a sumar tecnología en menor o mayor medida, y estamos convencidos de que el Real Estate es una de las industrias que más cambios trae en este sentido.

P.: ¿Qué valor agregado puede sumar el sector en este sentido?

D.L.: Muchísimo. Desde la impresión de casas con impresoras 3D, pasando por el Crowdfunding inmobiliario, la realidad virtual, la realidad aumentada, hasta la incorporación de Blockchain para tokenizar propiedades. Son cambios que se vienen en la industria a nivel mundial.

P.: Vos sos un emprendedor serial. ¿Cuánto vale una gran idea y cuánto la implementación de esa idea?

D.L.: El 5% de un emprendimiento es la idea y el 95% es la implementación, a mi me gusta que las cosas pasen. Escucho mucha teoría en todos los eventos de negocios y muy poca aplicación. Creo que es momento de pasar a la acción. Teorizar replicando los conceptos que aprendemos es fácil, implementar es el real desafío .

P: La pospandemia plantea grandes deafíos. El mundo va a entrar en una nueva normalidad. ¿La Argentina está preparada para enfrentar ese desafío?

D.L.: Las tecnologías exponenciales están cambiando el mundo como lo conocemos, mucho más rápido de lo que creemos. La computación cuántica, en conjunto con la Inteligencia Artificial, Machine Learning, Big Data y Blockchain, están acelerando todo. En la Argentina no hay conciencia de eso. El mundo hoy esta pensando en los posthumanos, los cuerpos modificados, los autos autónomos, y la era de la abundancia, donde la energía y los alimentos van a ser un commodity al alcance de todos, y donde tal vez, los problemas reales del ser humando, casi reemplazado por la tecnología, sea qué hacer con sus cabezas y tiempo libre.

P.: ¿El empresariado argentino es cortoplacista?

D.L.: Los empresarios tenemos que aprender a pensar en el mundo que viene, y tenemos una responsabilidad social de delinear el futuro de nuestro país. Hay que pensar en una Argentina de acá a 15 o 20 años. Cuando veo el mundo exponencial que tenemos por delante, con la era de la singularidad llegando, tengo miedo de que Argentina quede fuera del mundo, metafóricamente hablando.

P.: ¿En términos de Real Estate, aquel que no se actualice y readecúe el negocio se va a quedar afuera?

D.L.: Es muy terminante decir que se van a quedar fuera del negocio. A mi me parece más propicio hablar de tendencias de mercado, hacia dónde van las industrias, y cuáles son los drivers que impulsan el sector en los próximos 15 años. En el año 2025, el 75% de la fuerza laboral del mundo van a ser Millenials, con lo cual, si no te alineás con todas estas tendencias globales inevitables, no digo que te vas a quedar afuera, pero seguramente vas a reducir participación del mercado. Tenes que tener cuidado con la amenaza de nuevas empresas adaptadas a los nuevos contextos.

P.: ¿Cómo estaba el segmento de crowdfunding antes de la pandemia, cómo atravesó el Aislamiento Obligatorio y qué oportunidades ves pospandemia?

D.L.: El comportamiento que vimos, es un comportamiento que en el mercado de inversiones se repite cada vez que ocurre una crisis. Generalmente lo primero que se ve es una baja en el nivel de actividad, de inversión y de consultas. Por lo que tenemos relevado, muchos inversores ante estas situaciones “paralizan” sus decisiones y las postergan hasta tanto no se aclare el panorama. Conforme va pasando el tiempo, se empieza a ver un repunte en el nivel de actividades, hasta que se normaliza. Hoy, podemos decir que nos encontramos “saliendo” de esta situación de parálisis, porque los niveles de las últimas semanas han crecido exponencialmente. Estamos alcanzando los niveles precrisis, y vemos claramente un repunte de la actividad. Cabe destacar que nuestra actividad, al poder realizar una inversión inmobiliaria con montos muy accesibles y desde la comodidad de tu casa, no se vio restringida por la cuarentena.

P.: ¿Por qué recomendarías invertir en crowdfunding?

D.L.: El crowdfunding no es otra cosa que el financiamiento colectivo, y este concepto puede ser aplicado a diferentes verticales: creación de productos, donaciones, entretenimiento, inversiones como el caso del Real Estate o tantos otros. Si bien todos se agrupan bajo la misma modalidad de financiamiento, muchos son diametralmente opuestos. El caso de crowdfunding de Inversiones en Real Estates un caso muy interesante, porque además de ser una inversión con toda la seguridad del mercado inmobiliario, es un herramienta social que democratiza las inversiones dando acceso a cualquier persona con ahorros a negocios inmobiliarios antes reservado solamente para las personas de alto poder adquisitivo. Nosotros fundamos un Crowdium basándonos en estudios de mercado, y nuestras propias experiencias como empresarios escuchando clientes que querían participar del mercado inmobiliario, pero no tenían capital suficiente. Hoy 92% de la población no tiene 100.000 dólares de patrimonio total, y 72% no tiene 10.000 dólares de patrimonio total, entonces consideramos que el sistema tiene una falla y es necesario redistribuir la riqueza.

Crece el apetito por el crowdfunding
El Crowdfunding es financiamiento colectivo y este concepto puede ser aplicado a diferentes verticales. Una de ellas es el Real Estate.

El Crowdfunding es financiamiento colectivo y este concepto puede ser aplicado a diferentes verticales. Una de ellas es el Real Estate.

P.: ¿Cuáles son los números de Crowdium hoy?

D.L.: Tiene más de 71.000 inversores registrados, 1.000.000.000 pesos fondeados, 14 proyectos completados, y creciendo exponencialmente, con clientes que una vez terminadas sus inversiones, reinvierten el capital para seguir acompañándonos. Estamos rompiendo los paradigmas del mercado inmobiliario, agregando tecnología al sector más importante de la economía, el inmobiliario, para transformarnos en la empresa de Real Estate más avanzada del Mundo.

P.: El mercado inmobiliario demandará productos novedosos, disruptivos. Ustedes acaban de presentar una línea de edificios Anti-Covid. ¿De qué se trata?

D.L.: Ante la situación de extrema emergencia mundial por la pandemia del Covid-19 y adelantándonos a un nuevo panorama de convivencia social, hemos adaptado nuestra línea de edificios Next para que estén totalmente preparados con dispositivos sanitizadores, desinfectantes y medidores de temperatura que permitan proteger y mejorar la calidad de vida de cada una de las personas que lo habitan. El mundo como lo conocíamos cambió y es importante entender este cambio a la hora de elegir dónde vivir. Sin embargo, el cambio de preferencias en el mercado inmobiliario no responde sólo a cuestiones sanitarias, sino también a la búsqueda de una mejor calidad de vida, en el que el la tecnología y el espacio individual adquieren un mayor protagonismo.

Todos los propietarios e inquilinos del edificio tendrán instalada una aplicación de domótica diseñada a medida que les permitirá controlar las cámaras, accesos, climatización o iluminación del hogar. Todo el edificio tiene además instalado en el techo paneles fotovoltaicos y termotanques solares que permitirán un ahorro en el consumo eléctrico general.

P.: ¿Cómo ves la economía y qué salida ves pospandemia?

D.L.: Sinceramente la economía la veo muy mal. Y por una pluralidad de factores. Creo que el gobierno anterior recibió un país agonizando, y lo entregó en coma. El gobierno que viniera después sea cual fuere su signo político, tenía en sus manos una bomba de tiempo en la economía muy difícil de desactivar. En menos de un año vimos otro default, el dólar ir a 130, subir el desempleo, la pobreza, una emisión monetaria descontrolada y una inflación galopante que nadie puede parar. No hay que ser un genio de la economía para ver lo que viene en el futuro de la argentina.

Creo que el tratamiento que se le dio a la pandemia, fue la estocada final, que terminó de herir de muerte a l país.

P.: ¿Cuál fue a tu criterio el error del Gobierno?

D.L.: Creo que tomar las decisiones de una pandemia con pocos precedentes no es fácil, pero en mi opinión, el comité de decisiones debería tener médicos, economistas, psicólogos y sociólogos, porque esta pandemia, no es solamente un problema médico. Lamentablemente gente va a morir, eso un hecho, ningún país del mundo lo pudo evitar, pero hay un falso dilema de “salvar vidas” haciendo una cuarentena de más de cien días, y un argumento falaz a mi criterio.

Yo estoy convencido que el remedio va a ser peor que la enfermedad, y , que las muertes que vamos a tener por hambre, desnutrición, enfermedades, violencia, robos, saqueos, drogas, depresión, suicidios, y tantas otras causas que va a generar el aumento de la pobreza, van a superar ampliamente los muertos por este virus.

El problema acá no es esta pandemia, el real problema de Argentina, es un 50% de economía informal, una clase media y alta buscando emigrar a EEUU, España o Uruguay, y una clase trabajadora sin cultura del trabajo, cultura que fue arruinada por los subsidios, planes y asignaciones, una reforma laboral que no llega e impuestos prohibitivos y en alza que solo pagan 1/3 de la población con suerte.

P.: ¿Y cuáles son las variables para cambiar el rumbo?

D.L.: Educación, trabajo, seguridad, instituciones, transparencia, igualdad, planificación. Son todas variables que toman mucho tiempo cambiar. Todo esto que hay es un combo que va a catapultar la pobreza y va a tomar décadas resolver. Y eso será desde el momento que dejemos de deteriorarnos como país, y empezamos a pensar como una sociedad unida, proceso que aún no se inició.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario