Bitso: cómo funciona la primera fintech del mundo cripto en convertirse en unicornio

Negocios

En menos de una década, la plataforma de monedas digitales alcanzó una valuación de u$s2.200 millones. Andrés Ondarra, country manager de Bitso en Argentina, analiza el fenómeno.

Con más de 2 millones de usuarios activos, Bitso es la plataforma de criptomonedas más grande de Latinoamérica y la primera en ser regulada en la región. En las últimas semanas, al calor del boom de los activos digitales, la compañía recaudó u$s250 millones de dólares de Serie C de un grupo de inversionistas que incluye a Tiger Global, Coatue, Paradigm, BOND, Valor Capital Group, QED, Pantera Capital, y Kaszek.

De este modo, Bitso alcanzó una valuación de u$s2.200 millones, transformándose en la tercera fintech y plataforma más valiosa de América latina. Sin embargo, más de allá de las cifras, impacta el vertiginoso crecimiento que atravesó el proyecto desde su fundación, en 2014, hasta la actualidad. Como muchas empresas tech, su historia nace del encuentro entre emprendedores. Ben Peters, Pablo González y Daniel Vogel -su actual CEO - empezaron a delinear en México la idea de instalar la tecnología blockchain en Latinoamérica y ofrecer herramientas financieras para la población a través de, por entonces, Bitcoin.

"Rápidamente tomaron esta idea de aglutinar volumen. Con su formación académica, armaron un equipo muy bien organizado y ordenado. Empezaron a tener mucha interacción con ciertos clientes maduros e institucionales, que veían en esta empresa que recién comenzaba un potencial parte para hacer cosas interesantes en la industria latina", cuenta a ámbito Andrés Ondarra, country manager de Bitso en Argentina.

Innovación y finanzas

P.: ¿Cómo funciona Bitso para los usuarios?

Andrés Ondarra: En Bitso podés abrir una cuenta desde tu celular. En dos minutos hacés una foto de tu documento, ponés una prueba de tu dirección para demostrar que sos vos y ya tenés una cuenta. Con $100 ya podés operar. Generamos cultura de ahorro y educación financiera solamente con abrir una cuenta, que es gratis. Nunca te vamos a cobrar por apertura de cuenta. Solo con $100 ya podés empezar a conocer y a pensar en ahorro.

P.: ¿Qué es lo atractivo por sobre sus competidores?

A.O.: Somos una empresa que desde el principio fue muy consciente de que esto era un servicio financiero; de que la misma adopción y crecimiento del sector de activos digitales iba a llevar a que la gente se empiece a preocupar mucho por el riesgo de contraparte, por entender qué confiable es la empresa, quién esta resguardando los valores de sus clientes y demás. Desde el principio fuimos muy prolijos en el desarrollo tecnológico, en nuestras estructuras internas, para tener esa solidez financiera y operativa que nos permita resguardar activos de nuestros clientes. También buscamos tener una interacción muy amigable con el ecosistema regulatorio a nivel global, no solo en la región y en los países donde operamos.

P.: ¿Cómo es ese marco regulatorio y qué implicancias tiene?

A.O.: Tener una validación de nuestras operaciones internas de algún regulador global, que valide esta tecnología -y recién estamos en una etapa muy incipiente del desarrollo regulatorio en este industria-, nos permite un montón de diferenciación en esta idea de darle más seguridad y tranquilidad a los clientes. Somos la única empres de cripto regulada en Latinoamérica y una de las pocas a nivel mundial. Estamos controlados por un centro regulatorio que se estableció en Gibraltar, entonces tenemos sus ojos viendo que cuidemos de una manera muy prolija y ordenada los activos de los clientes.

P.: ¿Y eso cómo se traduce en sus mercados?

A.O.: Nos permitió empezar a aglutinar, a concentrar y a atraer un montón de volumen, porque los inversores institucionales de cripto, que no estaban en la región, decían "no tengo una contraparte segura y confiable en Latinoamérica", entonces no invertían. Así empezaron a transaccionar con nosotros. En Argentina, Bitso es entre 10 y 15 veces más grande en cuanto a volumen que el segundo competidor. Eso se traduce en nuestros clientes. Por ejemplo, cuando vas a comprar frutas y verduras, probablemente consigas los mejores precios en el Mercado Central, donde hay más volumen. Acá pasa lo mismo: nuestros clientes obtienen mejores precios, spreads más bajitos. Eso generó un imán de volumen muy fuerte entre los inversores institucionales, y no solo eso: el tema de estar regulados y tener tantas auditorías en nuestros procesos nos sirvió para tener la confianza en contraparte. Un riesgo muy latente es qué pasa con estas billeteras de activos digitales, si pueden ser hackeadas o intervenidas.

P.: El mercado de criptos todavía despierta una cierta desconfianza. ¿Qué garantías ofrecen ante eventuales inconvenientes como los que mencionás?

A.O.: Para ese segmento de las custodias de los activos de los clientes tenemos un seguro que cualquier problema tecnológico, ya sea de Bitso o de la red, asegura esa tenencia. Esto también nos permitió ofrecer un sistema donde nuestros clientes pueden asignar beneficiarios. Esto es muy innovador en el mundo cripto. Si vos tenés una cuenta en Bitso y querés tener otros beneficiarios, por ejemplo a tu mujer o tu hijo, por si algo te pasa, eso queda registrado y tus activos quedan protegidos. Son un montón de cosas que por ahí hace cinco años no eran importantes en el mundo cripto, pero ahora ya la gente empieza a tener una visión mucho más amplia y seria sobre este tipo de activos, y se hace preguntas que antes no, o que las hacía con los bancos.

criptomonedas.jpg

Del garage al unicornio

P.: ¿Cómo ocurrió el boom de Bitso en Latinoamérica?

A.O.: Una cosa muy innovadora fue desarrollar una tecnología para dar liquidez al sector de remesas en el canal de remesas entre EEUU y México, el más grande del mundo. Se desarrolló una tecnología en la que Bitso garantizaba la liquidez en el proceso transaccional de una persona que está haciendo una mesa desde EEUU a México, de tal forma que una experiencia que antes tardaba tres días en ser validada, con costos altísimos y sin saber a qué tipo de cambio se hacía, con la tecnología que ofrecía Bitso en asociación con Ripple, se podía validar esa transacción en minutos, a un costo sustancialmente menor de lo que era mandar una remesa tradicional, y asegurando el tipo de cambio implícito de los dólares que se transferían a los pesos mexicanos que se recibían. Eso llegó a representar más del 7% de las remesas transferidas de EEUU a México. Por entonces, era apenas una empresa de 20 o 30 personas.

P.: ¿Qué significa para Bitso ser unicornio?

A.O.: Es una validación del esfuerzo que le dimos a la compañía desde sus orígenes. Somos una empresa que se dedicó a hacer las cosas de manera organizada dentro del mundo cripto. Eso se nota en la experiencia con los usuarios y los servicios que ofrecemos a nuestros clientes. Más allá del tema anecdótico de ser la primera compañía del mundo cripto de Latinoamérica que llega a esa instancia de valuación, es una responsabilidad enorme ser elegidos por un grupo de inversores de tan alta reputación. Muchos de ellos es la primera inversión en el mundo cripto que hacen a nivel global. Hoy en día tenemos en el board a uno de los fundadores de Mercado Libre y a uno de los fundadores de Capital One, un banco que fue super disruptivo en EEUU, orientado a individuos de renta media y baja, que bancarizó a un montón de gente. Se sumaron fondos de primer nivel. Eso nos da orgullo y también la responsabilidad de seguir haciendo las cosas bien; de ofrecer productos innovadores usando la tecnología y de seguir logrando la inclusión financiera, la cultura del ahorro en nuestros clientes.

P.: Bitso es una empresa con proyección continental. ¿Qué características tiene el mercado cripto latinoamericano?

A.O.: Nosotros identificamos la poca capacidad de los inversores globales de transaccionar activos digitales en Latinoamérica. También vimos un montón de necesidades de nuestros pueblos. Sumando todos los mercados, hay 250 millones de personas que no están bancarizadas en la región. Hay un EEUU sin bancarizar; esa es una oportunidad enorme. Yo vengo del mundo financiero tradicional. La frustración no es que los bancos no quieren llegar a ciertos lugares, sino que no pueden. Abrir sucursales, tener que hacer todo de forma física y toda la carga operativa hacen que cierto perfil de cliente no sea rentable para un banco, o que los servicios a ofrecer sean tan caros que la gente nunca los contrate. Hay un montón de gente en Argentina y Latinoamérica que nunca tuvo acceso justo y democrático a esa oportunidad de realizar una transacción financiera. Ahí es donde nuestra tecnología es tan disruptiva para nuestros clientes, a los que podemos darle un montón de servicios financieros que un banco o una financiera tradicional nunca podría habérsela dado.

P.: ¿Creés que el rol de las criptomonedas es democratizar el sector financiero?

A.O.: Sin dudas. No solo en el vertical sobre ahorro e inversión, ese es solo un vertical de la industria blockchain, que viene a ser una ind Todo lo que es trazabilidad de contratos en la industria legal. de productos alimenticios, y rastreo de políticas públicas, etc. Es una tecnología que puede ser disruptiva de muchos procesos industriales en muchos segmentos.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCOsuU-kqmck%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJpGcHo93EuMFJIhw4ZBhqRFP4QguZB7MICSvYV4N8CuZCgDGOh7OVZCFV4m3k6XWcxK2v5KogW2GrC8ddsImojbGRXZCheGDiwtvmH8ZBnDL9HoVhaAF4nm5ZBZAlbxQ693j3oB10tJer7OtrJU3e5RnVyQwy1V2CJbZAC3OZB4f6ZCiZBZCqcoIAfwZD
View this post on Instagram

A post shared by Bitso (@bitso)

Pensar en ahorro

P.: ¿Y en Argentina que características tiene el mercado cripto?

A.O.: En Argentina la gente no piensa en ahorro. Empezar a pensar en ahorro es parte del crecimiento de la economía y de la educación financiera. Aquí vemos un mercado que ha sido pionero en la adopción de tecnologías a nivel global en cualquier vertical que te puedas imaginar. Es una sociedad muy adepta a la tecnología, le gusta experimentar con cosas y es muy propensa a pensar cuestiones de la economía global. Transacciona mucho digitalmente. Por una cuestión natural, esta tecnología es bien recibida en la Argentina. Todo la creación de nuevo contenido, no solo en el mundo cripto sino también en fintech como Mercado Pago, Globant y Mercado Libre. Hay un montón de empresas que salen de Argentina al mundo. Es la industria que más empresas campeonas argentinas tiene. Del lado tecnológico es un mercado muy interesante para Bitso en cuanto a crecimiento de clientes y de capital humano. Estamos encontrando mucho talento que sale de Argentina por la capacidad intelectual y de educación que tiene la fuerza laboral.

P.: ¿Qué le dirías a un argentino que quiere iniciarse en el mundo de las criptomonedas?

A.O.: Es muy importante empezar a educarse en esta tecnología, que es muy disruptiva. Nosotros la comparamos con el surgimiento de Internet, cuando la gente se preguntaba "¿yo voy a poner mi tarjeta en Internet para comprar algo?". Después vimos lo que pasó. Lo primero y principal es educarse; tratar de entenderlo. No hay que dejarse llevarse, a veces hay demasiada mala prensa. Hay que entender muy bien qué rol viene a cumplir la tecnología. En Bitso tenemos mucho esfuerzo educativo. Primero hay que sentirse cómodo; segundo, ser muy cautos, porque son activos con mucha volatilidad. Hay gente que se entusiasma y como le fue bien empieza a invertir mucho de su capital. Nosotros le decimos a nuestros clientes que es un activo de diversificación; sirve para diversificar sus carteras de inversión, para tener un porcentaje de sus ahorros orientados a ellos. Hacer compras a nivel gradual. En este punto, es muy importante entender quién es la contraparte. Somos cautos para elegir compañía de teléfonos, un banco o una tarjeta; deberíamos ser igual de cautos para elegir una compañía con la cual vamos a interactuar en el mundo digital, porque todavía hay mucha diferencia entre los riesgos implícitos de la contraparte.

Cuáles son las proyecciones a futuro en el país

A.O.: Estamos muy contentos de esta ronda de capital. Cuando empecé, éramos dos personas contratadas y ahora somos 25. Vamos a seguir contratando talento en el país, queremos crecer. Creemos que es una fuente de empleos muy importante. Queremos seguir acercándonos al cliente argentino. No somos una empresa mexicana, somos una empresa latina, con una presencia y un liderazgo muy fuerte tanto en México como en Argentina, y ahora también en Brasil.

Dejá tu comentario