Decisión clave para todo negocio: ser una empresa data-driven

Negocios

¿Es necesario estar en alguna industria particular o ser una empresa "joven" para poder ingresar al "mundo data-driven"?

Partiendo de la certeza de que el poder del consumidor cada vez es más relevante en toda estrategia de negocios, es que ponerlo en el centro estratégico pronto dejará de ser cuestionado.

El consumidor de estos tiempos, ser digital (nativo o inmigrante pero digital al fin), tiene acceso infinito a información de todo tipo, pasa gran parte del tiempo conectado, desde distintos dispositivos y, a la hora de tomar decisiones está cada vez más empoderado como para sentirse dueño de su experiencia y exigir en consecuencia cada vez con más argumentos a las marcas/empresas que lo quieran cautivar.

Resta agregar un aspecto clave: que las marcas tengan una presencia omnicanal y trabajen en consecuencia para que el consumidor descubra y consuma sus productos es fundamental para el desarrollo de todo tipo de negocios.

Capitalizar la información

Es entonces fundamental también empatizar con el consumidor y accionar desde las empresas para aprovechar todo el caudal de datos que se genera a través de todo el recorrido del consumidor hacia la compra. Entendiendo como premisa que: una empresa Data Driven se basa en la cultura de la información siendo los datos la clave y el corazón de la organización.

En cada punto de contacto que tienen las empresas con los usuarios en ámbitos digitales (página web, redes sociales, acciones de mailing, etc.) se van generando métricas (datos) que, combinándolas con otras variables, podemos convertirlas en información y, con análisis detallado y crítico en pos de los objetivos del negocio, definir también cuales pueden ser los indicadores claves, habitualmente conocidos com KPIs por sus siglas en inglés (Key Performance Indicator).

Con un claro objetivo de capitalizar la información que podemos obtener para que nos ayude a una mejor toma de decisiones es que, así como poner al usuario en el centro de mi estrategia ya no es tema de discusión, ser una empresa que optimice toda la información y busque mejorar todos los indicadores para cada área de su negocio tampoco debería serlo, es decir, ser data driven tarde o temprano deberá estar en el corazón de toda organización, sin importar el tamaño, claro.

Dar el primer paso para ser data driven, aunque sea pequeño, es clave y para nada imposible, basta con consolidar la información sobre la que querramos proponer mejoras en un panel de control (o dashboard por su terminología en inglés) y ahí comenzar a realizar los análisis pertinentes que ayuden a obtener aprendizajes, tanto de los aciertos como de los errores, y actuar consecuentemente.

Cerrando el circuito y dejando en claro que “todo los puntos se unen”, los ajustes que se realicen serán en pos de brindarle una mejor experiencia a los clientes siempre en el centro de la estrategia de mi negocio, cada vez más “data driven” y, definitivamente estas decisiones estratégicas no exceden tamaño, antigüedad, ni industria alguna.

Los datos respaldan las conclusiones

Para concluir, siendo consecuentes con lo presentado, considero clave precisamente respaldar con datos la información presentada:

  • Hay un amplio camino por recorrer, según un estudio de Google junto a BCG (Boston Consulting Group), a nivel mundial el 50-60% de las compañías no sienten que tienen los sistemas, las habilidades o la configuración de equipos adecuada para aprovechar al máximo la información que recopilan de los usuarios.
  • Sobre el mismo estudio, solo el 2% de las empresas ha logrado alcanzar la etapa más elevada de madurez digital.
  • Según otro estudio de BCG, las empresas que ya adoptaron estrategias de marketing basado en datos están obteniendo grandes recompensas: hasta un 30% de ahorro en los costos y un 20% de aumento en los ingresos. Resultando este último dato más que contundente para embarcarse definitivamente en el mundo de los datos.

(*) Director y Co- Founder de MaDiBa

Dejá tu comentario