Doble indemnización, mayor costo y efecto contrario al buscado

Novedades Fiscales

Se genera un aumento en cabeza del empleador en todo supuesto de desvinculación laboral realizadas que puedan alegarse como concretadas sin causa justificada, excluyéndose al personal incorporada desde el 14 de diciembre de 2019.

Se afirma de manera repetida y con absoluta razón, que la reiteración de idénticos procederes no puede conducir sino a resultados idénticos. Y es precisamente la repetición de regímenes que ya han evidenciado su inutilidad en aras al fin pretendido, a la que nos enfrentamos a partir del 13/12/19 ante el dictado de la primera normativa de corte laboral por parte del PEN.

Es así como, conteste con las disposiciones normativas que a partir de diciembre de 1991 vienen determinando hasta entonces inéditas “duplicaciones” de indemnizaciones preexistentes (Leyes 24.013 - BO del 17/12/91 y 25.323 - BO del 11/10/00) y abrevando de manera notoria en los preceptos de la Ley 25.561 (BO del 07/01/02), se sanciona el Decreto 34/2019 (BO del 13/12/19) generando un nuevo incremento sensible en los costos que debe afrontar el sector empleador en todo supuesto de desvinculaciones laborales concretadas, o que puedan alegarse como concretadas, sin causa justificada (excluyendo expresamente a los dependientes incorporados a partir del 14/12/19).

1| No "suspensión" sino "disuasión"

Comienza el Decreto por declarar “la emergencia pública en materia ocupacional por el término de ciento ochenta (180) días” (art. 1).

Y, sin referir como lo hiciera su antecedente directo la “suspensión” de la potestad de despedir, manifiesta su finalidad disuasiva en el artículo siguiente al establecer:

“En caso de despido sin justa causa durante la vigencia del presente decreto, la trabajadora o el trabajador afectado tendrá derecho a percibir el doble de la indemnización correspondiente de conformidad a la legislación vigente” (art. 2).

Mas a renglón seguido, ampliando y contradiciendo el alcance del artículo 2do., determina;

“La duplicación prevista en el artículo precedente comprende todos los rubros indemnizatorios originados con motivo de la extinción incausada del contrato de trabajo” (art. 3).

2| Rubros comprendidos en la duplicación

El conflicto radica entonces en decidir acerca de los rubros alcanzados por la actual duplicación:

  • ¿Debe el agravamiento indemnizatorio alcanzar únicamente a las sumas a abonarse en concepto de “Indemnización por Antigüedad”?
  • ¿Debe en cambio comprender además a la Indemnización Sustitutiva del Preaviso y a la Integración del Mes de Despido?
  • Finalmente, el cuestionamiento de mayor trascendencia. ¿Podrían válidamente integrarse a la cuantificación de la duplicación impuesta distintas indemnizaciones especiales derivadas también del distracto decidido por la empresa o catalogado por el trabajador como sin causa? Así:

-Las onerosas reparaciones que sancionan el despido en supuestos específicos como ser embarazo; matrimonio o cese del delegado gremial.

-Las propias de regímenes especiales como y sólo a título de ejemplo, las del trabajador periodístico o del viajante de comercio.

-La duplicación sancionada por la Ley 24.013 en su art. 15 previendo hipótesis de trabajo deficientemente registrado.

-La duplicación generada por la Ley 25.323 en su art. 1ro. en el mismo caso supra referido.

-La indemnización nacida en la Ley 25.345 por la no entrega de las certificaciones art. 80 LCT.

-La reparación reglada por la Ley 25.323 en su art. 2do. (50% adicional a los montos derivados de las indemnizaciones por antigüedad; preaviso e integración so pretexto de su pago tardío).

3| Palabras finales

Entendemos que las consideraciones explicitadas generan la necesidad del urgente dictado de un decreto reglamentario, que clarifique el alcance de la duplicación tal como en el año 2004 ocurriera con la Ley 25.972.

La experiencia acumulada a partir del año 2002 nos conduce a prever que de quedar la determinación de los rubros a integrar la nueva indemnización supeditada a la sucesión de decisorios judiciales en la materia, aumentará el perjuicio potencial para la parte empleadora que se vería expuesta a la admisión de los criterios económicamente más gravosos supra referidos.

Y se torna necesario poner de resalto dos consideraciones liminares:

-La duplicación se aplicará a todo “caso de despido sin justa causa”.

-Operará entonces cuando sea el empleador quien extinga el vínculo laboral no fundado en causa justificante.

-Y operará de igual manera en todo supuesto en que resulte el trabajador afectado quien se coloque en situación de “autodespido”.

-A su vez, la previsible continuidad de la crítica situación económica y de empleo que originara en el Dec.34/19 la sanción de la “emergencia ocupacional” cuanto menos en los meses subsiguientes a los ciento ochenta días de su vigencia original, sumada a la prolongación por años que caracterizara al régimen nacido con la Lay 25.561 del año 2002, no conducen sino a imaginar la reiteración de “renovaciones” futuras tanto de la emergencia como de la duplicación de indemnizaciones de ella derivada.

Si bien el estudio de las causas últimas de las altas tasas de desempleo que padece nuestra sociedad excede el marco de este trabajo y la incumbencia profesional de quien lo suscribe, es claro que la reducción del número de desempleados en nada depende del costo a desembolsar por el patrono enfrentado a la extinción de una relación laboral.

Es más, el incremento de los pagos a sufragar genera en el dador de trabajo una aun mayor retracción de su oferta de contratación, ante el riesgo de enfrentar costos superiores a los originalmente previstos en base a la legislación en cuyo marco incorporó al plantel con que cuenta.

Y ocasiona el alza directo de los montos de reclamo en toda desvinculación conflictiva, cualquiera ella sea:

  • a) Despido Sin Causa dispuesto por el Empleador: Los previsibles puntos de vista disímiles entre empleador ofertante del doble de la Indemnización por Antigüedad y dependiente reclamante de los rubros que explicitáramos supra como supuestos 2 ó 3).
  • b) Despido con Causa Justificada dispuesto por el Empleador: Trabajador que rechaza la causal de despido invocada por el patrono y reconviene por cobro de los mayores importes originados en sostener el cese como “injustificado”, con más el incremento derivado del recién sancionado decreto.
  • c) Despido Indirecto generado por el Trabajador: A partir del 14/12/19 no es posible imaginar hipótesis de despidos decididos por el empleado que se sienta injuriado por el patrono, donde no se plantée el cobro de las sumas a cuya petición lo habilita el Decreto 34/2019 (con los alcances tratados en el acápite 2 precedente).

(*) Abogado - Consultor de Empresas y Cámaras Empresarias

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario