A examen en "Canal 7"

Opiniones

(Curioso el diálogo ayer del periodista uruguayo Víctor Hugo Morales por el oficial «Canal 7» con el experto en temas ambientales de la Cancillería, Raúl Estrada Oyuela, quien debió responder al reproche del periodista de que la mejor planta de celulosa que hay en la Argentina contamina más que las que se construyen en Fray Bentos. El diplomático, por cierto, lo negó.)

PERIODISTA: La Argentina se opone a los créditos internacionales...

Raúl Estrada Oyuela: El gobierno nacional expresó su preocupación a la corporación financiera y a los bancos privados, porque se fueron a financiar proyectos que no tenían la adecuada evaluación del impacto ambiental.

P.: La gente que presta dinero, de lo único que se asegura es de que se lo puedan devolver...

R.E.O.: Más o menos, porque para devolverlo el proyecto tiene que ser bueno, y si tiene defectos ambientales, genera responsabilidades ambientales que pueden perjudicar a los accionistas, deteriorar el capital de la empresa y, además, complicar el mercado.

P.: Se dice que la Argentina misma piensa construir más plantas de las que tiene; el gobernador Colombi está haciendo gestiones en Chile...

R.E.O.: La Argentina no está contra la industria de la celulosa, no vamos a hacer desaparecer el papel. La Argentina por lo que está preocupada es por tener nuevas plantas que no estén a la altura de las tecnologías desarrolladas, sobre todo cuando esto viene con un movimiento de desplazamiento de industrias, no sólo de celulosa, otras también, sucias de la Unión Europea, hacia otros lugares. Esto es consecuencia de una decisión de la Unión Europea tomada en el 99 -es del 96, que entró en vigor en el 99- y que tenía un plazo que se cumple el 30 de octubre de 2007; para ese momento las plantas, o sea, de acuerdo con las nuevas regulaciones... o tienen que salir...

P.: Las empresas finlandesas fueron reconstruidas en el año 93.

R.E.O.: Bueno, no están aparentemente a tono con la regulación vigente, por lo menos todas, algunas están siendo reconvertidas ahora, tienen un año y pico todavía para hacerlo, algunas plantas... bueno, toda la industria de la celulosa en Finlandia tuvo un problema serio el año pasado, que los llevó a tener un «lock out» de más de seis o siete semanas, en fin, la situación es complicada.

P.: La angustia es que aquí las plantas no guardan ningún tipo de relación con el mínimo impacto deseable.

R.E.O.: Bueno, acá hay plantas que son muy malas, otras no son tan malas, pero excelentes... es decir...

P.: La mejor es en estos momentos peor que la que se construiría en Uruguay, según los técnicos argentinos que he leído...

R.E.O.: No estoy seguro, pero póngale que es así, la diferencia es sustancial, es el volumen de la operación, acá vamos a tener un complejo celulósico de un millón y medio de toneladas sobre dos poblaciones, para descargar en un río que tiene un caudal chico, puede tener cinco mil metros cúbicos por segundo. Toda la industria celulósica y de papel de la Argentina, sumadas todas las plantas que pesquen en distintos lugares del país, da la mitad de esa producción, y las que son peores, para decirlo de alguna manera clara, que son las que están sobre el río Paraná, y particularmente una, tiene una producción muy menor, como le digo, pero además que se vierte a un río que es casi seis veces mayor.

P.: ¿Dragando el río Uruguay, se puede conseguir una mejoría de ese caudal?

R.E.O.: No, no, porque depende de la fuente, no del caudal. Acá lo que hay que hacer es no ensuciar, digamos, limpiar lo más que se pueda los efluentes líquidos.

Dejá tu comentario