El gobierno no admite críticas

Opiniones

(Alberto Fernández reapareció ayer tras la minivacación de fin de año para responderles a los analistas económicos y a la oposición sus argumentos. A los primeros les dijo que el índice de precios había superado en 2005 apenas levemente lo calculado. A los opositores les negó razón alguna en sus críticas a los avances antirrepublicanos. Fue en diálogo con Gustavo Sylvestre por radio «Del Plata».)

PERIODISTA: ¿Cómo estánanalizando el índice de precios de diciembre-enero 1,1% y 12,3% para 2005?

Alberto Fernández: La Argentina tuvo, desde el momento de la devaluación, una demorada corrección de los precios, porque en verdad la devaluación generó una enorme caída en la sustancia de los precios, y eso se corrigió, se fue corrigiendo, e inicialmente mucho. Eso determinó que en el año 2002 haya un aumento de 40 por ciento de la inflación, que de ningún modo lograba equiparar el 400 por ciento de aquella devaluación inicial, y después se demoró mucho la corrección de los precios. Año tras año, poco a poco, se fue corrig i e n d o . En realidad, este año dio un punto y medio más de lo que nosotros hab í a m o s previsto en el Presupuesto del año 2005. Pero también es cierto que en ese Presupuesto nosotros habíamos previsto un crecimiento inferior. O sea, era un Presupuesto que nosotros calculábamos que la inflación iba a crecer a lo largo del año 10 puntos y medio, estimando que esa corrección en los precios relativos podía ocurrir en una economía que crecía 4 puntos y medio. La realidad es que la economía crece alrededor de 9 por ciento, y la inflación se ha excedido un punto y medio más de lo que habíamos previsto.

P.:
¿Van a insistir con estos acuerdos de precios a lo largo de este año?

A.F.: Hay que seguir prestándole atención al tema, sin entrar en la idea de que algunos alientan que estamos en un problema inflacionario, sino prestando atención a que esta corrección de precios no termine perjudicando el ingreso de la gente. También es cierto que los salarios crecieron más que la inflación y que allí hubo una recomposición real del salario.


P.:
¿Y aumentos salariales?

A.F.:Yo creo que la Argentina está creciendo ya como ningúnpaís en el mundo, esto es la realidad. Somos el país que más ha crecido en América latina, estamos peleando ser el país que más ha crecido en el mundo. Cuando el crecimiento tiene esta magnitud, todos tienen que actuar con responsabilidad para evitar, bueno, desmadres no queridos de la economía. Así que hay que ser muy cuidadosos, muy prudentes, y la racionalidad debe ser la regla.


P.:
Algunos analistas sostienen que después del pago al Fondo se va a tener que mantener una disciplina fiscal férrea.

A.F.: Este es un gobierno con un Presidente a la cabeza profundamente racional. Hasta antes de pagarle al Fondo, se suponía que de acuerdo a lo que decían estos mismos pronosticadores o analistas, éramos el gobierno del dispendio, el gobierno populista. Y resulta que el gobierno del dispendio y el gobierno populista acumuló, desde que llegó, 20 mil millones de reservas y con
parte de esas reservas pudo pagar una deuda que históricamente la Argentina no había podido resolver. No lo hizo ni con ortodoxia ni con heterodoxia, lo hizo con racionalidad.

P.:
¿El gobierno está pensando o analizando la posibilidad de adelantar la elección presidencial de 2007?

A.F.: No, nadie del gobierno está hablando de eso, nadie está pensando en eso. Nosotros tenemos temas más importantes de los que hablar.


P.:
Habrá escuchado las críticas a las tendencias hegemónicas del gobierno...

A.F.: Sí, la oposición lo que no resiste es que los argentinos voten, éste es el problema. Entonces, cada vez que los argentinos votan y la mayoría a alguien, ese alguien, que tiene la mayoría de los votos, se vuelve hegemónico. La verdad es que el gobierno no tiene ninguna característica hegemónica. Es un gobierno que funciona con las reglas de la democracia, y en la democracia, entre otras cosas, la gente vota. Y cuando la gente vota, conforma mayorías y conforma minorías, y en verdad, las minorías no son víctimas de nada, simplemente son minorías, que deben participar del juego de la República, como lo hacen las minorías en el mundo. Ahora, esta lógica de plantear hegemonía porque la gente no me acompaña en las elecciones, eso me parece que es medio peligroso. Es una tergiversación grave de la realidad. Yo diría que la Argentina tiene un desarrollo institucional dentro de la República dificultoso, con todo lo que uno pueda plantearse, pero definitivo. Es imposible salirse de las lógicas de la República, porque más allá de cualquier presidente, está una sociedad pendiente, y el gobierno lo sabe, de la vigencia de la República. Y decir que el gobierno no está atento a las reglas de la República, me parece una ignominia, porque éste es el gobierno, insisto yo, que al poder menos independiente que existía lo volvió un gobierno independiente, un poder independiente. Estoy hablando de la Justicia. Durante este gobierno se promovieron al rango de jueces federales magistrados salidos de concursos públicos en el Consejo de la Magistratura. Ingresaron cuatro jueces en la Corte Suprema, de cuya honorabilidad, capacidad técnica e independencia nadie duda; se removieron jueces federales cuestionados y denunciados. Precisamente, todo esto se hizo en el marco de la República. Los derechos humanos recuperaron plena vigencia en el marco de la República. El enjuiciamiento de aquellos que se habían visto beneficiados por leyes del perdón o del olvido se ha dado dentro del marco de la República. Y todo esto es calidad institucional.


Dejá tu comentario