De la "Employee Experience" a la "Human Experience": nuevas tendencias en Recursos Humanos

Opiniones

Las empresas necesitan escuchar a sus empleados como ellos precisan saber quién o quiénes lideran. Las autoridades deben ser ejemplo a seguir y mantener los valores institucionales. Son puntos clave, incluida la creación de contextos de bienestar, para lograr así un desarrollo de las personas y, en consecuencia, de las organizaciones.

El concepto de Employee Experience se revela insuficiente ante una nueva normalidad que está requiriendo cambios cada vez más acelerados en los entornos corporativos. La cultura es lo que permite afianzar objetivos y búsquedas en común, y funciona como un marco y horizonte compartido para todos los colaboradores. Por eso, sugerimos empezar a considerar marcos más cualitativos o soft, como puede ser la HX o human experience.

La cultura no puede simplemente estar, hay que gestionarla y de manera eficiente. Es fundamental escuchar la voz de los empleados para identificar las fortalezas y debilidades de la empresa. Las encuestas, por ejemplo, son excelentes predictores de comportamiento y un vehículo para cambiarlo.

La cultura y el liderazgo están innegablemente vinculados. Los líderes organizacionales pueden moldear la cultura a través de acciones tanto conscientes como inconscientes (a veces con consecuencias no deseadas). Los mejores líderes con los que he trabajado son plenamente conscientes de cuán poderosamente influyen sus palabras y acciones en la cultura que los rodea.

Es aquí cuando cobra sentido la práctica de construcción de cultura como una auténtica creación de declaraciones de valor. La gente observa todo lo que hacen los líderes. Si no exhiben los comportamientos que reflejan los valores, los valores no tienen sentido.

La misión de obtener felicidad y la creación de contextos de bienestar hoy es una prioridad absoluta para las personas y para las empresas, sobre todo en los complejos contexto de pandemia.

En este nuevo escenario, entonces, es vital detenerse a pensar nuevos paradigmas, prácticas y actividades disruptivas que sumen valor y consideren la dimensión humana como central para el desarrollo de las personas y, por ende, de las organizaciones.

(*) Directora de Organizational Development en Spark Digital

Dejá tu comentario