Qué es el "hambre de piel", cómo nos afecta y cómo se supera

Opiniones

Especialistas comenzaron a hablar del "hambre de piel", de las posibles consecuencias psicológicas de la falta de abrazos, de la connotación negativa del extrañar, de refrenar el impulso de besar.

Los gobiernos de distintos países ensayan estrategias para ir flexibilizando la cuarentena. Se trata de protocolos que se van implementando -sujetos a ensayo y error- con posibilidades de volver atrás si no funcionan. En nuestro país, en la Ciudad de Buenos Aires se han autorizado las salidas recreativas para los niños, con los cuidados pertinentes, de acuerdo al DNI del padre acompañante. En el Gran Buenos Aires la decisión ha quedado sujeta a cada municipio. En algunas de las provincias del interior se han comenzado a permitir reuniones pequeñas.

España y Australia han comenzado a implementar encuentros de no más de 10 personas. Países como Nueva Zelanda, Bélgica y algunas provincias de Canadá experimentan con el sistema de las llamadas “burbujas sociales”: pequeños grupos fijos de personas cuyos integrantes acuerdan una interacción mutua por un tiempo. Sería una forma de recibir visitas y “burbujear” -uno de los tantos términos creados en este nuevo contexto-. En Nueva York se ven plazas en las que las autoridades han dibujado círculos, guardando las distancias recomendadas, dentro de los cuales la gente puede ubicarse sin tener contacto con los otros.

Son experiencias que sirven como transiciones hasta el momento en que se pueda producir el reestablecimiento del contacto social “normal”.

Más allá del éxito o fracaso de estas medidas lo que ellas indican es que existe una preocupación no sólo por la salud física sino también emocional de los individuos, que -sin dudas- ha comenzado a resentirse por el aislamiento social. Y está pasando a primer plano la importancia de los vínculos entre las personas, como factores de alta incidencia en el equilibrio mental. En estos días los especialistas han hablado del hambre de piel”, de las posibles consecuencias psicológicas de la falta de abrazos, de la connotación negativa del “extrañar”, etc.

He notado que en las personas que han podido experimentar alguna de estas “revinculaciones” se ha registrado un gran alivio. Otro aspecto reparador de estos cambios es que se viven como avances y compensan la sensación traumática de que el tiempo se encuentra detenido.

¿Qué es el “hambre de piel”?

Son reglas diseñadas para evitar el contagio y que sólo funcionan si son cumplidas por todos. Se basan en la concepción de la sociedad como un esquema colaborativo en el que el resultado depende del esfuerzo colectivo. Se presentan como formas de imponer controles a ciertos hábitos y conductas automáticas de las personas, de manera que éstas quedan desprovistas de espontaneidad. Por ejemplo: la obligación de refrenar el impulso de besar, abrazar o dar la mano a alguien con quien nos cruzamos y con quien tenemos un lazo de afecto. Se repite la obligación de quedarse en casa, de usar tapabocas. Se insiste en las medidas de higiene y desinfección. La vida cotidiana se llena de perímetros virtuales. Se informa a la población acerca de la distancia que recorren las partículas del virus que pueden estar contenidas en la respiración si alguien corre, anda en bicicleta o camina. Parecería que parte de nuestro “yo” empieza a “robotizarse”...

¿En qué estado saldremos de esta situación de encierro?

La Humanidad está pasando por una situación totalmente inédita. No tenemos experiencia como especie de una pandemia de tal magnitud, ni de una situación tan prolongada de encierro y falta de contacto social.

En la Argentina, en especial -y por suerte-, no existe cultura “pandémica”, ni experiencias de catástrofes que nos hayan permitido aprender a utilizar protocolos, simulacros, practicar evacuaciones, etc.

Estamos recién aprendiendo; transitando de la fase del “estupor” inicial (confusión, negación, parálisis, rebeldía, dificultad para pensar) a una fase de mayor comprensión y toma de conciencia. El desarrollo de procesos como estos, en la esfera mental de cualquier ser humano -en circunstancias normales- llevaría un tiempo considerable. Pero desde hace dos meses nuestra mente se encuentra expuesta a permanentes bombardeos de información. Se suma a esto la angustia, la incertidumbre económica, el miedo a la enfermedad y a la muerte, la vivencia de futuro incierto, etc. En psicología se utiliza el término “sobreadaptación” para designar la necesidad de incorporar rápidamente pautas que vienen desde el exterior sin el tiempo necesario como para procesarlas, comprenderlas y hacerlas propias.

En algunos casos el encierro es experimentado como sometimiento, porque implica una adecuación a normas que sentimos que llevamos a cabo no por decisión propia sino por imposición. El encierro puede vivirse como una pérdida de libertad o como una ganancia de salud. Depende de la perspectiva en juego.

Se observa un cambio muy positivo cuando una persona puede comprender que el encierro es una manera de cuidarse y cuidar a los otros y no significa estar prisionero. De esa forma se pasa a la elección de permanecer en casa. Éste es un cambio psicológico fundamental y que no ocurre en todas las personas, o no en todas con los mismos tiempos.

En algunos casos, el encierro pone de manifiesto o acentúa “encierros previos” como vínculos de pareja asfixiantes, adicciones a sustancias, actuaciones violentas con riesgo de auto o heteroagresión o procesos de autodevaluación (que afectan por lo general a la autoestima).

En otros casos, por el contrario, podrán hallarse aspectos enriquecedores en los otros -descubrir cosas nuevas aún en aquellos que conocemos desde hace años- que permitan “volver a elegirlos”. También podremos encontrar conductas resilientes en nosotros mismos, si es que sabemos rescatarlos.

¿Qué incidencia tendrá en nuestra psiquis este período de extrema “protocolización” de conductas?

El impacto de lo vivido dependerá de las características de personalidad de cada quién, del sostén afectivo con que se cuente, de la capacidad de conservar o crear una vida interior (leer, escribir, pensar, desarrollar alguna actividad creativa) y de la posibilidad de construir barreras de protección ante la inundación de los estímulos traumatizantes del exterior. Por supuesto que la vivienda también juega un papel importante: no es lo mismo transcurrir el encierro en situación de hacinamiento y oscuridad que en un lugar donde se pueda tener cierto contacto con la naturaleza y algo de espacio físico. Los que tenemos la suerte de vivir en familia contamos con un sostén “extra” en estos momentos.

Poseemos un encuadre -del que muchas veces ni siquiera nos percatamos- que organiza nuestra vida cotidiana. La vida con otros establece rituales domésticos y hábitos (dormir y despertarse en horarios sincronizados, comer juntos, compartir historias comunes, etc.) que hasta regulan los ritmos biológicos y emocionales. La presencia de “los otros en nosotros” es fundamental para preservar y mantener estos ritmos, en circunstancias en las que corremos el riesgo de sentir que el tiempo transcurre todo igual.

En tiempos como estos, aparece con fuerza la necesidad de un “buen apego”: el tipo de lazo incondicional con el otro que nos permite sentirnos acompañados y contenidos, para reducir la angustia. Sobre todo si éstos funcionan como calmantes y no como amplificadores del miedo.

aislamiento_1200.jpg
Cada vez más, se analizan desde la psicología los efectos de la cuarentena de cara a la pandemia de coronavirus.

Cada vez más, se analizan desde la psicología los efectos de la cuarentena de cara a la pandemia de coronavirus.

Para quienes viven solos -que no es lo mismo que estar solos- resalto la importancia del tener a nuestros seres queridos “dentro” de la mente y saber que también ellos nos tienen de la misma forma. El extrañar -con la tristeza que suele aparejar- no debe interpretarse como un indicador alarmante ni una enfermedad. Por el contrario, son afectos normales y esperables ante ciertas separaciones. Sirven para revalorizar un vínculo, para tomar conciencia de su importancia y aprender a cuidarlo. Extrañar también significa que hemos podido crear en nuestra mente una imagen de alguien significativo y que la llevamos con nosotros para hacer un “buen uso” de ella cuando la necesitamos. Y que esta imagen no se diluye por el hecho de no poder compartir el mismo espacio físico.

En este sentido, la vida virtual hoy nos presta un gran auxilio. Es el recurso que tenemos y debemos considerar lo que sí nos proporciona, no aquel daño que podría llegar a producir. Sobre todo sabiendo que es temporal y que el día de mañana quizás complementará los encuentros cara a cara o, en algunos casos, hasta se elegirá como vía de comunicación. También esto puede vivirse como una restricción o una oportunidad...

Paradójicamente comprobamos que -habiéndose instalado la “moda” de los encuentros virtuales y dándonos mayor permiso de utilizarlos- podremos tener acceso a personas y eventos que están en lugares lejanos, con frecuencias que antes no imaginábamos. Considero, sin dudas, que se trata de la instalación de una nueva era en materia de comunicación humana.

No tenemos conocimiento de cuáles serán las futuras consecuencias de un encierro tan prolongado, que compromete a todo el Planeta por efecto de una enfermedad de estas características. Reitero que creo que es una experiencia inédita para la Humanidad, que sin dudas traerá aparejadas profundas transformaciones a nivel individual, familiar y social. Sí, tenemos como antecedentes lo que ha sucedido luego de algunas de las grandes pandemias de la historia (la gripe española, el SARS, la sífilis y el SIDA, etc). Y el mundo siguió su curso...

Los cambios sociales ponen en tela de juicio en cada época la relación entre el orden y el desorden. Tradicionalmente el desorden se asociaba al caos. Hoy en día existen enfoques que consideran al caos, al desorden y a la crisis como información “compleja”, más que como ausencia de orden. Ha aparecido la “caótica” como una de las perspectivas dentro de la ciencia que entienden que el orden emerge en los sistemas caóticos a través de procesos de autoorganización. Desde esta mirada, el universo, la cultura o la sociedad en “caos”, no irían hacia la destrucción sino que tendrían la capacidad de renovarse a sí mismos permanentemente.

(*) Lic. en Psicología. Psicoanalista. Integrante del Depto. de pareja y familia de la Asociación Psicoanalítica Argentina. Autora del libro “La familia y la ley. Conflictos-Transformaciones”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario