"Hay una desaceleración en la creación de empleo"

Opiniones

(El periodista dialogó con el experto en mercados internacionales personificado como Gordon Gekko, de la película Wall Street. Considera que la buena lectura de los últimos datos revisados de la economía está reflejando una desaceleración en la creación de empleo. Para Gekko esto está demostrando un cambio objetivo en las condiciones de los negocios y apuesta a un aterrizaje suave de la economía estadounidense, pero con algunas pérdidas importantes en Wall Street.)

PERIODISTA: Se crearon sólo 51 mil empleos netosen setiembre. El promedio mensual en 2005 fue de 165 mil. Entre enero y marzo el ritmo era aun superior: 176 mil. ¿No estaremos ya en la antesala de una recesión y nadie le ha avisado a Wall Street?

Gordon Gekko: Agosto fue excepcionalmente robusto. Y recibimos las dos novedades juntas: el número pobre de setiembre y una revisión inesperada que agregó 62 mil puestos de trabajo en la cuenta de agosto. Por eso la Bolsa no corrigió su visión, que sigue siendo muy positiva...

P.: ¿Cuán firme está entonces el mercado laboral? Por un lado, la tasa de desempleo vuelve a declinar en setiembre y se ubica en 4,6%, igualando su registro más bajo del actual ciclo expansivo. Por otro lado, se detecta un súbito frenazo en la creación de empleos entre agosto y setiembre, lo que no parece muy compatible con una caída de la desocupación...

G.G.: La lección pertinentees que no conviene leer demasiado de un único informe. Fíjese que también nos enteramos, recién ahora, que en los doce meses a marzo 2006 la economía había creado 810 mil puestos de trabajo más que los originalmente computados.

P.: ¿Salieron de la nada?

G.G.: Del procesamiento de mejores fuentes de información. Más completas, como los registros impositivos, pero que se encuentran disponibles con una demora considerable...

P.: ¿Esto quiere decir que la economía creció más que lo estimado a marzo de 2006?

G.G.: No. Implica que la productividad creció menos que lo que se pensaba. Habrá que rebajar la estimación actual en 0,6%. Eso que pasaba por talento era finalmente sólo una mayor aplicación de esfuerzo laboral...

P.: Tal vez los magros 51 mil empleos aportados por setiembre sean sólo una fracción de los verdaderamente creados. Aparecerán en los papeles, más adelante, en la medida que las estadísticas los vayan capturando...

G.G.: Ocurre que, en principio, el error de medición no tiene signo. De las últimas seis revisiones anuales, tres obligaron no a incrementar sino a podar los registros. Aunque hay que admitir que nunca el error había sido tan grande como ahora. Yo diría que se detecta una desaceleración evidente en el ritmo de creación de nuevos empleos tanto si uno utiliza las cifras que emanan de la encuesta que se hace a nivel de firmas como del relevamiento de hogares (de donde se toma la información del desempleo). Esa tendencia es clara y yo la daría por buena...

P.: ¿Tan buena como para alentar la idea de un aterrizaje complicado?

G.G.: Mire, hoy en día, apenas poco más de la mitad de las actividades está incrementando su dotación de personal. 51% contra 61% que lo hacía a principios de año. Se advierte un cambio objetivo en las condiciones de los negocios. La industria manufacturera destruyó 19 mil empleos en setiembre y acumula una pérdida de 49 mil a lo largo del tercer trimestre. El comercio minorista -que contrató un volumen récord en agosto de 2005- ya ha recortado más de 116 mil empleos desde entonces...

P.: ¿Y la construcción?

G.G.: La construcción se ha comportado sensiblemente mejor que lo esperado por quienes temen una recesión. De hecho se las ha arreglado para compensar las dificultades en el mercado de viviendas con el boom de la construcción no residencial, a pesar de la diferencia obvia de tamaños (el gasto en vivienda más que duplica los desembolsos destinados a oficinas, hoteles, depósitos y plantas fabriles)...

P.:
¿Cuántos empleos ha erosionado?

G.G.: Todavía la cuenta es positiva. Pero la desaceleración es innegable. Hasta febrero, el sector creaba un promedio mensual de 27 mil empleos. Hemos pasado a sólo 6 mil.

P.: ¿Todavía es sensato apostar por el aterrizaje suave?

G.G.: Pienso que sí. Pero a diferencia de lo que sugiere la Bolsa, yo no descartaría uno que otro pozo de aire...

Dejá tu comentario