Mujeres en política: ¿Dónde están?

Opiniones

La ley de paridad de género fue un avance de los derechos políticos de las mujeres, sin embargo, la integración de las listas no se traduce en una exacta paridad, todavía existe una amplia brecha entre la sociedad y la representación de las mujeres. 

La ley de paridad de género sancionada en el año 2018 establece que las listas para cargos legislativos tienen que estar conformadas en un 50% por mujeres y un 50% por hombres. Esta ley se encuentra vigente en todo el país, a excepción de las provincias de Tierra del Fuego, Corrientes y Tucumán, que mantienen la antigua ley de cupo femenino, la cual determina que sólo un tercio de la lista debe estar ocupada por mujeres.

Esta ley definitivamente fue un paso central en el avance de los derechos políticos de las mujeres, fundamentalmente en lo que hace a la participación política. De esta manera los cuerpos colegiados y legislativos, empezaron a ser un poco más equitativos y representativos de la sociedad a la cual tienen que representar, dando paso a las mujeres en ámbitos históricamente ocupados por hombres.

Sin embargo, la integración de las listas aún no se traduce en una exacta paridad en la integración de los cuerpos, mucho menos si miramos los puestos de decisión dentro de las legislaturas y el Congreso Nacional. Si bien hemos avanzado, aún son enormes los desafíos que tenemos en términos de representación para alcanzar una verdadera igualdad de género.

Si observamos los poderes ejecutivos de nuestro país, esta situación es bastante más grave. Al no tener una normativa transversal en términos de paridad de género, los ejecutivos nacionales, provinciales y locales se conforman con el sesgo del género dominante: mayoritariamente con hombres. Como no es de sorprender, esto significa que las mujeres seguimos siendo las grandes perdedoras, porque si bien somos más del 50% de la población del país, no estamos ni cerca de ver reflejado eso en la cantidad de ministras a cargo de decisiones centrales de los gobiernos.

El nuevo gabinete designado por Alberto Fernández hace menos de una semana está conformado prácticamente solo por hombres. Si bien decían “haber vuelto mujeres”, en lo que va de su gestión cada reemplazo que hizo de ministerios, siempre fue a favor de los hombres y en detrimento de las mujeres. Hubo 3 ministras que quedaron en el camino, mientras que el número de ministros hombres sigue creciendo. Ninguna novedad.

Sin embargo, hoy, en el Día Nacional de los Derechos Políticos de las mujeres, me gustaría poder destacar las únicas consecuencias positivas que veo de tantos cambios de gabinete. En la Provincia de Buenos Aires, donde también se sumaron dos hombres nuevos al gabinete (en este caso en detrimento de una ministra mujer que se va), el movimiento de fichas del tablero abrió una nueva oportunidad de representación para algunas mujeres.

Hay dos mujeres que ahora serán intendentas en la Provincia de Buenos Aires, una provincia históricamente dominada y gobernada por hombres, y que solo registra una gobernadora mujer en su historia: María Eugenia Vidal.

Marina Lesci es ahora intendenta de Lomas de Zamora, en reemplazo de Martin Insaurralde nuevo jefe de gabinete de la Provincia, y Noelia Correa es ahora intendenta en Malvinas Argentinas, en reemplazo de Leo Nardini, nuevo ministro de infraestructura también de la Provincia.

Estas dos mujeres se suman a una lista de solamente ocho mujeres al mando de la conducción de los 135 partidos bonaerenses. Si, así como lees, en 135 municipios, solo vas a encontrar 8 mujeres gobernando sus distritos.

A su vez, la situación se agrava si ampliamos la mirada al territorio nacional. En la actualidad, entre los 24 distritos se cuenta sólo con 2 gobernadoras y 6 vicegobernadoras. Además, en más de la mitad de las provincias las mujeres ocupan menos del 30% de los lugares en el gabinete.

Los datos, y la realidad, definitivamente muestran que todavía existe una amplia brecha entre la sociedad y la representación de las mujeres. Y por eso, seguir trabajando en la agenda política y legislativa a favor de los derechos de las mujeres es uno de los compromisos más importantes que asumí desde que soy Diputada de la Provincia de Buenos Aires. Todas quienes logramos llegar a un lugar de representación, debemos asumir el compromiso por seguir abriendo camino y puertas a otras mujeres.

Cuando comprendamos que más mujeres en política, hacen a una mejor democracia, entenderemos que esta causa no solo debería ser de las mujeres, sino de todas las personas que queremos vivir en sociedades más justas, más prósperas y realmente representativas.

Diputada de la Provincia de Buenos Aires, Bloque Juntos por el Cambio.

Dejá tu comentario