Los futuros de WTI podrían ser un excelente negocio

Opiniones

El mayor ETF de petróleo del mundo está deshaciendo sus posiciones en el futuro de WTI de junio y las ha pasado a vencimientos siguientes. Así las cosas, una call option, opciones de compra ATM o ligeramente OTM (strike, premiun 2.50, basis 3.00) sobre el ETF USO puede resultar una buena idea.

Mientras que la mayor economía de Europa, Alemania, sufrirá en 2020 una contracción del 6.3%, y la economía mundial, caería 2.8%, según el gobierno -y me parecen optimistas porque no veo que la represión de los gobiernos se levante tan fácil- tras un sólido arranque del año el PBI de EEUU se contrajo en el primer trimestre un 4.8%, y esto solo debido a la fuerte caída en las últimas dos semanas de marzo, cuando empezaron las restricciones del gobierno.

De modo que lo que viene en los próximos meses es mucho peor y pretenden resolverlo regalando dinero, literalmente. Si no fuera que el dólar es demandado en todo el mundo -que absorbe la inflación de EEUU- la hiperinflación estaría asegurada. Desde principios de marzo, el balance de la Fed creció en más de u$s 2 B hasta un récord de 6.62 B, equivalente al 30% de la economía del país.

Durante las últimas 6 semanas se sumaron más de 30 M de solicitudes iniciales de desempleo en EEUU y, aunque viene desacelerándose, suma y sigue. Se especula con que el informe de empleo en abril del gobierno, que se publicará este viernes, informaría de una tasa de desempleo ya en el 16.3%.

En medio de esto Wall Street y las bolsas globales parecieran entrar en otra ola pesimista. Gary Shilling sugiere recordar el colapso de 1929 y a la Gran Depresión de los años treinta. El Dow Jones Industrial Average aumentó 500% desde agosto de 1921 hasta septiembre de 1929, para luego caer 48% desde el 3 de septiembre hasta el 13 de noviembre de ese año. Para muchos, eso parecía una corrección razonable de la exuberancia de los años 20. La economía estaba totalmente empleada y crecía rápidamente y la mayoría esperaba una mayor expansión y precios más altos.

Así, las acciones subieron un 48% hasta el 17 de abril de 1930. Pero a medida que se desarrollaba la Gran Depresión, el Dow no paró de caer y hasta el 8 de julio de 1932 perdió el 86%, y el 89% desde el tope de septiembre de 1929. En definitiva, ese fuerte repunte a fines de 1929 y principios de 1930 resultó ser un pequeño bache en el largo declive del mercado de valores.

De modo similar, el S&P 500 subió un 400% desde el 9 de marzo de 2009 hasta el 19 de febrero de 2020. Luego, la represión de los Estados sobre los mercados desinfló ese índice en un 34% hasta el 23 de marzo. Pero, como los inversores se entusiasmaron demasiado con el control del virus -cuando no es el virus sino las restricciones estatales las que destruyen- y los estímulos monetarios y fiscales, el S&P 500 saltó 32% hasta el 29 de abril, compensando el 53% de la pérdida anterior.

Pero las perspectivas económicas son poco prometedoras. Esto se parece al rally entre 1929-1930 con una caída adicional de 30% a 40% que se producirá a medida que la profunda recesión global se extienda hasta 2021, y más también en mi opinión, de modo que hay que estar atentos a los “cisnes negros”.

El barril de crudo ha perdido un 80% de su precio en EEUU y un 70% en Europa, las 113 grandes petroleras cotizadas han perdido un 25% de media en su precio en lo que va del año. Los futuros del WTI llegaron a valer debajo de cero hasta –u$s 40 en el día. Ahora, si se mantiene sin cambios el desequilibrio actual entre la oferta y la demanda, a medida que se acerque la fecha de vencimiento de los futuros de junio, el próximo 19 de mayo, el barril puede repetir el movimiento.

La producción en EEUU debe caer en más de 1 M de barriles para evitar el colapso de los almacenes en mayo. Exceso de oferta y la destrucción de demanda seguirán pesando en el corto plazo, aunque podría ocurrir un progresivo reequilibrio a medio plazo a medida que vayan entrando en vigor los recortes pactados por OPEP+ y otros forzados por los bajos precios, y se vaya produciendo cierta recuperación de la demanda con el fin del confinamiento. La Agencia Internacional de la Energía prevé que el consumo de crudo comience a repuntar en la segunda mitad del año.

Los analistas apuntan al entorno de los u$s 17 para del futuro del WTI de julio. Con lo cual podría ganarse mucho comprando crudo físico cerca del 19 de mayo y venderlo en julio, pero es imposible para el inversor común. Destaca el hecho de que United States Oil Fund, LP (NYSE:USO), el mayor ETF de petróleo del mundo está deshaciendo sus posiciones en el futuro de WTI de junio y las ha pasado a vencimientos siguientes. Así las cosas, una call option, opciones de compra ATM o ligeramente OTM (strike, premiun 2.50, basis 3.00) sobre el ETF USO puede resultar una buena idea.

Entretanto en Argentina el gobierno prepara el terreno para la desinversión hacia el dólar. Ahora se suma esta nueva resolución de la CNV que obliga a los FCI a invertir 75% de su patrimonio en activos denominados en pesos, de modo que tendrán que vender bonos por unos u$s 1.000 M antes del 15 de mayo. Como esta era una manera de dolarizarse, no solo que los inversores rescatarán e intentarán buscar al dólar en otra parte, sino que quitarán financiación en deuda corporativa en dólares de empresas locales.

(*) Asesor Senior en The Cedar Portfolio y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario