Solá: se pelea por el honor

Opiniones

Cuando invita a políticos, Mirtha Legrand ofrece el mejor programa político que haya en la TV. Lo mostró ayer en la mesa que armó con Felipe Solá, Julio Cobos, Aníbal Ibarra y Estela de Carlotto, a quienes les sacó lo que nadie les saca. Por ejemplo, que arriesgaran en materia de opinión como nunca lo hacen. Solá dijo que la pelea con el campo es por el honor, Ibarra criticó la gestión kirchnerista y Cobos elogió la actuación de Macri.
Veamos algunos diálogos vistos por el «Canal 2».

Mirtha Legrand: Mucha gente del gobierno no quiere venir, así que le agradezco.

Julio Cleto Cobos: Aquí hay uno que viene.

M.L.: Por lo menos uno, ¿no? ¿El miércoles (por hoy) empiezan las tratativas con el campo?

Felipe Solá: Yo espero que sí. Pero tengo alguna duda, sobre la cuestión del acto del 25 de Mayo en Rosario.

M.L.: ¿Cuáles son sus dudas?

F.S.: Que después de setenta y dos días de paro, me parece que el acto del 25 de Mayo en Rosario, pasa a tener una importancia, para ellos, superior a la del arreglo. Estuve ayer con ellos, en un set de televisión y me dejaron esa sensación, y me preocupó. Ojalá no sea así. Quienes están, yo diría, más condicionados por la actitud de muchísima gente son los dirigentes agropecuarios.

M.L.: Es una lástima este país. Lousteau yo creo que, la verdad, no estuvo nada oportuno ¿no?

Aníbal Ibarra: El otro día hablaba con un amigo que es representante de empresas brasileñas y me decía ¿cómo es posible que con el crecimiento de la Argentina hayan resuelto esto? ¿no?

M.L.: Además que inesperado, nos cayó así como del cielo.

F.S.: Tuvo más trascendencia de lo que se esperaba y fue creciendo, fue creciendo. Y después hubo mucha gente que se aprovechó del paro, para expresar su posición política diferente ¿no es cierto? Alguien decía que había un «cam-PRO». Y que había un «campo». Y después que había un «CampARI» también. (Se ríen.) Otros avisos. (Se ríe.)

M.L.: Por el ARI, por el ARI, está bueno ¿eh? (se ríe). Yo decía es como matar la gallina de los huevos de oro.

F.S.: Yo le diría esto, el momento fue inoportuno.

Perdóneme que se lo diga, fue inoportuno, pero, el fondo de la cuestión no se quiere debatir, y el fondo de la cuestión merece ser debatido.

M.L.: ¡Que sucia está la Ciudad de Buenos Aires!

J.C.C.: ¿Le parece? A mí me parece que está más limpia.

M.L.: Si Cristina se presentaraahora, ¿ganaría en una nueva elección?

F.S.: No, yo creo que la cuenta que hay que hacer no es ahora ¿eh? La cuenta es qué va a pasar dentro de un año y medio. Creo que el gobierno puede levantar, y veremos dentro de un año y medio quién está capacitado para gobernar. Quién tiene suficiente fuerza, suficiente estructura, se mira todo ¿no?

M.L.: ¿Y la relación de Cristina con su esposo?

F.S.: Las circunstancias hicieron que la Presidente tuviera que cambiar su agenda.

M.L.: ¿Qué agenda?

F.S.: La agenda que traía, cuando fue electa.

M.L.: A mí me parece que la maneja demasiado el marido. Demasiado.

F.S.: No. Pero la agenda la tuvo que cambiar por las circunstancias. Por una suma de problemas que empezaron a haber en la Argentina, que remataron con el paro del campo, que fue muchísimo más fuerte, lejos, el más fuerte problema que hubo en mucho tiempo, y la agenda de cambio que ella traía, dentro del Estado, de la política, etcétera, fue totalmente postergada, pasada al momento que se pueda hacer.

M.L.: ¿Tanto dinero necesita el gobierno de las retenciones?

F.S.: Se pelea uno por tres cosas: por el honor, por el interés o por el miedo. Y acá, hay más de lo primero, hay más de, quién cede primero, quién... una cuestión política.

M.L.: Es la plata...

F.S.: Si es la plata, entonces, es la plata de alguno contra la plata de todos.

Dejá tu comentario