Rubén Amón

Francia: se avecina un largo paso por el desierto

La izquierda perdió hace largo tiempo en el terreno de las ideas; ahora, al menos en Europa, también pierde en las urnas. Francia es gobernada por el conservador Sarkozy, mientras los socialistas se desangran en peleas internas (y hasta conyugales). La alemana Angela Merkel lidera una coalición conservadorasocialdemócrata cada vez más volcada en favor del primero de sus componentes. En Gran Bretaña, hace mucho el Laborismo adoptó las ideas económicas de Margaret Thatcher y, encima, está ahora abajo 7 puntos de los conservadores en las encuestas, al punto que el premier Gordon Brown debió renunciar a anticipar los comicios. En Italia, la caída de Romano Prodi y su reemplazo por Silvio Berlusconi parece cuestión de tiempo. Sólo resiste Rodríguez Zapatero, pero su permanencia en el poder en marzo próximo dista de estar garantizada en una España cada vez más polarizada.

Francia: se avecina un largo paso por el desierto

La izquierda perdió hace largo tiempo en el terreno de las ideas; ahora, al menos en Europa, también pierde en las urnas. Francia es gobernada por el conservador Sarkozy, mientras los socialistas se desangran en peleas internas (y hasta conyugales). La alemana Angela Merkel lidera una coalición conservadorasocialdemócrata cada vez más volcada en favor del primero de sus componentes. En Gran Bretaña, hace mucho el Laborismo adoptó las ideas económicas de Margaret Thatcher y, encima, está ahora abajo 7 puntos de los conservadores en las encuestas, al punto que el premier Gordon Brown debió renunciar a anticipar los comicios. En Italia, la caída de Romano Prodi y su reemplazo por Silvio Berlusconi parece cuestión de tiempo. Sólo resiste Rodríguez Zapatero, pero su permanencia en el poder en marzo próximo dista de estar garantizada en una España cada vez más polarizada.