Revelan que abogado de Pepín negoció Oil por YPF

Política

Rufino actuó como intermediario. Lo atestiguó interventor de petrolera. Actitud de AFIP sacó del medio a potenciales interesados.

“Yo sé que la postura de AFIP frente a la deuda provocó que Trafigura desistiera del salvataje”, dijo Carlos Bianchi, interventor, coadministrador y liquidador de Oil Combustibles al relatar el último tramo de vida de la compañía y lo veloz de todo el procedimiento que dejó sin chances de continuidad a la petrolera, pese a la serie de interesados en adquirir sus bienes. Incómodo cuando le preguntaron cómo había “tasado” los activos petroleros (hoy se investiga si esa venta fue a previo vil), el testigo cargó la mayor parte de la responsabilidad a Federico Molina, un colaborador que no había aparecido en la trama. Confirmó que hubo media docena de reuniones con interesados en comprar la refinería, el puerto y la red de estaciones de servicio, entre las que estuvo Lukoil y la propia YPF. Pero lo más relevante del testimonio fue que para las conversaciones con la petrolera estatal, su contacto era el abogado Marcelo Rufino, con quien llegó a mantener encuentros en la torre de las oficinas centrales. Rufino es un nombre que surgió del entrecruzamiento de llamados que ordenó la jueza María Servini sobre Fabián “Pepín” Rodríguez Simón y que pasó de compartir bufete a asesorar a YPF con altos honorarios. “Transmitió el interés de la compañía en invertir en el negocio”, confirmó sobre el objetivo de esas tratativas durante la gestión Cambiemos.

“El caso de Oil fue una vorágine de poco tiempo”, admitió Bianchi que debía lidiar con el parate de la refinería, conflictos sindicales y la incapacidad que describió de Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre para llevar adelante la compañía. Subrayó en varios tramos de la audiencia de juicio que se encontró con un importante soporte de la “línea” de jerárquicos de Oil a los requerimientos que precisaba para su tarea. Destacó profesionalismo de quienes intervenían en las áreas y los nombró. Bianchi aseguró que mantuvo reuniones con la cúpula de AFIP encabezada por Alberto Abad, su mano derecha Ernesto Donato y el titular de Asuntos jurídicos Eliseo Devoto para lograr una cuenta inembargable. Devoto accedió en estos últimos días a la jubilación de la AFIP, que incluye por convenio un plus de 20 salarios brutos.

El testigo contó que sondeaba la posibilidad de que se aplique una moratoria para atraer potenciales interesados para los activos y para recuperar la empresa. Las negativas eran terminantes. El testimonio encuentra relación con el interés del fisco en sacarse de encima a Trafigura en el proceso de Cramdown (ver aparte) para que entonces YPF ingrese a pleno con los activos más cotizados. Sin saberlo, lo que Bianchi percibió coincide con el intercambio de correos internos que tenía la AFIP durante los frenéticos días previos a la quiebra. Actual síndico de CGC –Compañía General de Combustibles- Bianchi dijo no saber si su empresa tenía planes especiales del Artículo 32, cuando una de las defensas preguntó. Lo cierto es que era una de las petroleras que también había accedido a uno de 108 cuotas para financiar $84 millones, en idéntico procedimiento al de Oil, por parte de la administración de Ricardo Echegaray. Bianchi se encargó de recalcar que solo tuvo 45 días para actuar.

Temas

Dejá tu comentario