Alberto Fernández volvió al país tras la gira: Gobierno conforme con apoyo para la renegociación de la deuda

Política

El canciller Felipe Solá hizo un breve balance de la gira europea y valoró el respaldo de los países y el papa Francisco. "Sentimos un ánimo muy fuerte de apoyar a la Argentina", afirmó.

El presidente Alberto Fernández regresó a la Argentina tras su gira por Europa, en la que obtuvo el apoyo de líderes del Viejo Continente a la intención oficial de renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Durante su viaje, el jefe de Estado recibió el respaldo de líderes como el papa Francisco, Emmanuel Macron (Francia), y Angela Merkel (Alemania), entre otros.

El primer funcionario en hacer un balance de la gira fue el canciller Felipe Solá. “Sentimos un ánimo muy fuerte de apoyar a la Argentina”, dijo el ministro que acompañó a Alberto Fernández durante la gira europea. El Presidente recogió apoyos a la posición argentina por la renegociación de la deuda de Alemania, España, Francia e Italia, además del papa Francisco y un respaldo del propio FMI.

“La gira fue excelente, no la podíamos pensar mejor. Confían en las intenciones del gobierno argentino”, ratificó Solá.

El avión de Air France que realizó el vuelo AF 228 proveniente de París aterrizó a las 9:50 en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini".

Tras haberse reunido con mandatarios y empresarios en el Vaticano, Italia, Alemania, España y Francia, el jefe de Estado tiene previsto mantener una serie de encuentros con sus colaboradores en la Residencia Presidencial de Olivos.

Ayer, en una entrevista con Télam y otros dos medios en el hotel Regina de París, Fernández evaluó ayer que su gira por Europa había salido como el gobierno "quería que saliera", juzgó que el FMI "debe estar viendo" que la región "quiere atender lo que la Argentina ofrece como solución" para la cuestión de la deuda externa y advirtió que "los líderes" de las naciones que visitó se sintieron "defraudados" con la gestión de su antecesor, Mauricio Macri.

El mandatario inició su visita al continente europeo el viernes último en Roma y El Vaticano, con encuentros con el papa Francisco y su par italiano, Sergio Matarella, además del primer ministro de ese país, Giuseppe Conte.

El lunes pasó por Alemania, donde se vio con la canciller Angela Merkel; se trasladó luego a España, donde estuvo con el presidente Pedro Sánchez y el rey Felipe VI; y, luego, viajó a París, la última etapa de la gira, donde se reunió ayer con el presidente Emmanuel Macron.

Ayer, el embajador argentino ante Estados Unidos, Jorge Argüello, fue recibido por Donald Trump quien se habría comprometido a apoyar a la Argentina ante el FMI. En su primer viaje oficial a Israel, Fernández le encomendó a Benjamín Netanyahu una gestión de buenos oficios ante Trump para facilitar la presentación de un nuevo plan de pagos de la deuda de 44.500 millones de dólares que el país acumuló ante el FMI durante la era de Mauricio Macri. Todo el trabajo previo ya está hecho: Guzmán se reunió a solas casi tres horas con Kristalina Georgieva en la embajada argentina en Roma y las potencias europeas apoyaron al Presidente en su doctrina de la insostenibilidad de la deuda. Ahora falta cerrar el acuerdo con Washington. El FMI enviará la próxima semana una misión al país para ya avanzar en un borrador del acuerdo. Por eso el Presidente dedicará sus primeras horas tras regresar al país a supervisar las negociaciones que, de mediar un acuerdo con el Fondo, podrían derivar en un propuesta más dura para los acreedores privados quienes podrían sufrir una quita, ya sea en los intereses o en el capital.

En su último día en París, el Presidente mantuvo reuniones con referentes de derechos humanos en París y una empresa minera que busca explotar litio en el norte argentino. Al igual que había sucedido al comienzo del periplo por el Viejo Continente, el mandatario recibió en el Hotel Regina a una veintena de argentinos que integran a organismos de derechos humanos: la Asamblea de Ciudadanos Argentinos Residentes en Francia (ACAF), el Colectivo para la Memoria, Hijos París y France Amérique Latine y Association des Amis est parents de françois disparus en Argentine.

En ese encuentro matutino, el jefe de Estado estuvo acompañado por la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo; y el diputado nacional Eduardo Valdés. “No hay otra forma de resolver la tragedia de la Argentina sino es con la Memoria, la Verdad y la Justicia. La política de Derechos Humanos es una sola, la que dicta la Constitución, de la que nunca debimos apartarnos”, remarcó Losardo. Como última actividad en Europa estuvo la reunión que Alberto Fernández mantuvo con directivos de la multinacional de minería y metales Eramet, que pretende sumarse al negocio de la explotación de litio en Jujuy. En tanto, el canciller, Felipe Solá, mantuvo una charla con su par francés, Jean-Yves Le Drian, para luego emprender el regreso con el resto de la comitiva argentina.

Se espera que en ese marco empiece a diagramar la primera reunión del Gabinete federal que se realizaría "en la Patagonia" hacia "fines de febrero": las ciudades sureñas que integran el listado de "capitales alternas" son Río Grande, en Tierra del Fuego; Caleta Olivia, en Santa Cruz; Comodoro Rivadavia, en Chubut; San Carlos de Bariloche, en Río Negro; y Cutral Có, en Neuquén.

Las fuentes consultadas por NA detallaron que el jefe de Estado comenzará a esbozar lo que será ese encuentro en el Sur, al que acudirán un "reducido grupo de ministros" orientados a las principales temáticas de la región.

Fernández retomó este viernes el ejercicio del Poder Ejecutivo, que por 30 horas y 37 minutos había quedado en manos de la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario