El Gobierno analiza presencialidad "regulada" en escuelas del AMBA a partir del lunes 3 de mayo

Política

Alberto recibió a Trotta en Olivos. Se estudia habilitar presencialidad en AMBA con menos días de asistencia para reducir la circulación en transporte público

El gobierno nacional evalúa administrar la presencialidad en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a partir del 30 de abril cuando finalice la vigencia del último DNU de Alberto Fernández y desde el lunes 3 de mayo siguiente. El Presidente y Nicolás Trotta se reunieron en Olivos para explorar explorar alternativas intermedias que favorezcan la baja en la circulación del transporte público. El objetivo es terminar con la fractura social que generó al debate de la presencialidad en las escuelas a partir del enfrentamiento político con Horacio Rodríguez Larreta para establecer un esquema que combine la asistencia de los alumnos a los establecimientos con la virtualidad.

De acuerdo a los conversado entre el Presidente y el Ministro de Educación de la Nación también se avanzaría en liberar la presencialidad para aquellos alumnos que, ya sea por cuestiones de cercanía o de locomoción propia, puedan asistir por sus propios medios a las escuelas sin usar el transporte público. Se trata del primer gesto del gobierno nacional para descomprimir el estado de confusión social que disparó la disputa judicial entre la Nación y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a partir de recurso presentado ante la Corte Suprema de Justicia por Rodríguez Larreta y el fallo del contencioso administrativo porteño para blindar la presencialidad en las escuelas de su distrito. En paralelo, Sergio Massa abrió un intento de mediación con Larreta para reflotar la mesa de coordinación del AMBA con la provincia de Buenos Aires. La jefatura de gabinete de Santiago Cafiero también trabaja en recomponer puentes con la oposición para avanzar en nuevas medidas que alivien la emergencia sanitaria desatada a partir de la nueva pandemia con circulación de cepas más contagiosas de Covid 19.

Esta mañana, Carla Vizzotti, remarcó que el objetivo de la suspensión de las clases presenciales es "disminuir la circulación", ya que explicó que "no se trata del riesgo individual de asistir a las escuelas". "No se trata del riesgo individual de asistir a un establecimiento escolar donde se cumplan los protocolos, sino que se trata de un riesgo colectivo en un conglomerado urbano con una transmisión comunitaria intensa y una velocidad de contagios acelerada, donde la movilización de personas implica un riesgo", sostuvo la funcionaria nacional, quien destacó que "el aumento del número de casos fue exponencial" en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En conferencia de prensa, la integrante del Gabinete insistió: "Necesitamos disminuir la circulación de personas para disminuir la transmisión del virus. Éste es el momento de más riesgo desde que inició la pandemia. Tenemos un aumento de casos que puede llevar a un desborde del sistema de salud". "Ése es el motivo sanitario de esta decisión que no se contrapone con ningún otro derecho ni lo impide", subrayó Vizzotti, quien profundizó: "Tenemos la convicción de que tenemos que priorizar la salud por sobre la política y la situación judicial. El mensaje para las personas que viven en la Ciudad es que la fundamentación del Gobierno nacional es priorizar la salud y poner en valor el riesgo colectivo".

Y añadió: "El planteo a la Justicia es fundamentar lo mismo que dice el DNU: es una pandemia inédita a nivel mundial y la Argentina está viviendo el peor momento. Tenemos un aumento de casos que pone en riesgo el sistema de salud y tenemos circulación de variantes de preocupación, que aumentan la transmisibilidad y la letalidad. Por ese motivo se tomaron estas medidas. Esto es algo transitorio y totalmente extraordinario.

Este es el planteo del Estado Nacional, tratando de llevar la mayor calma a la población, no entrando en confrontaciones, ni en situaciones que generen más angustia, preocupación". La titular de la cartera sanitaria indicó que "los grandes conglomerados son los que distribuyen los casos a otra provincias", ante lo cual insistió: "Tomando las decisiones y disminuyendo la circulación en el AMBA estamos protegiendo a los argentinos de otras jurisdicciones, minimizando el riesgo de llegada del virus". En ese sentido, recordó que el DNU vigente establece que los gobernadores pueden adoptar medidas restrictivas cuando lo requieran ante un incremento en la cantidad de contagios. A la vez, la ministra de Salud destacó el "hito" de la producción local de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus: "Es una gran noticia, pero tenemos que ser prudentes y esperar el control de calidad".

Dejá tu comentario