Asambleístas de Gualeguaychú levantarán mañana los cortes

Política

La Asamblea Ambiental Ciudadana local decidió esta noche, por votación mayoritaria, levantar a partir de mañana a las 14 y "por tiempo indeterminado" el corte de la ruta 136 que une a la Argentina y el Uruguay, en el marco del conflicto por la instalación de dos plantas de celulosa en Fray Bentos.

La Asamblea, en un marco tumultuoso, se inclinó en definitiva por dar el primer paso en favor de acelerar los tiempos de solución del conflicto, en sintonía con lo solicitado por el presidente Néstor Kirchner.

Esta noche se presentaron para la votación tres alternativas: Continuar con el corte; levantarlo sólo en simultáneo con la paralización de las obras en Fray Bentos o la que terminó imponiéndose.

A partir de esta decisión, la continuidad que tendrá el conflicto dependerá de lo que suceda en el Uruguay, pues el eventual regreso de los cortes a las rutas estará vinculado a las posturas que adopten las empresas Botnia y Ence.

Especialmente desde la compañía finlandesa Botnia se ha repetido en numerosas ocasiones que están abiertos al "diálogo", aunque de igual modo subrayaron que no se harán cargo de las implicancias que reportarían detener las obras. Menos problemática siempre se evidenció la situación de la española Ence, pues su obra no ha comenzado y tiene, por tanto, una superior margen de maniobras.

Según consignaron fuentes diplomáticas, por paralelo existen tratativas para fijar una fecha "inmediata" para que los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez retomen el diálogo que iniciaron hace poco más de una semana en Chile.

De tal forma, Kirchner y Vázquez se reunirían -según lo estipulado- en las ciudades de Anchorena, en Uruguay, y Mar del Plata de la Argentina, para avanzar en lineamientos que permitan encausar el conflicto.

En Chile, los jefes de Estado exhortaron tanto a los asambleistas como a los empresarios de Botnia y Ence para que cediesen en sus posturas, con el fin de reacomodar la situación y abrir una instancia de diálogo.

Desde entonces, la suerte de tregüa planteada desde lo más alto del poder tanto de la Argentina como del Uruguay tuvo un cúmulo de vaivenes a cuento de altisonantes declaraciones provenientes de voces uruguayas y la firmesa de los asambleístas para prorrogar los cortes.

Fue el propio presidente del Uruguay quien pareció deshechar el acuerdo que selló con Kirchner, al fogonear con declaraciones públicas contra la "ilegalidad" de los cortes y la certeza de que "las obras no se detendrán".

Esta situación alteró los ánimos entre los asambleistas, que encima debieron soportar la semana pasada el desarrollo de una multitudinaria marcha pro papeleras del otro lado del río Uruguay, en Fray Bentos.

Entre consignas nacionalistas que se mixturaron con legítimas posturas favorables a que las plantas de celulosa se concreten, como una fuente laboral importante y una inversión aún mayor para el Uruguay, Fray Bentos provocó un hecho político ineludible. Hoy, el canciller uruguayo Reinaldo Gargano había reiterado que su gobierno mantiene la posición de que "mientras sigan los cortes, no habrá negociación" con la Argentina por la instalación de las plantas.

"Mientras sigan los cortes, no habrá negociación", dijo terminante Gargano en declaraciones al diario El País de Uruguay, horas antes de que los ambientalistas y vecinos de Gualeguaychú y Colón adoptasen la decisión que esperaban.

Además, negó que se hayan realizado contactos con las empresas Botnia y Ence para solicitarles que suspendan la construcción de las plantas de celulosa en el litoral por 90 días, como era de esperar y se espera del lado argentino.

Matizaron la jornada, en tanto, quince activistas de Greenpeace que se arrojaron al Río Uruguay, frente a las costas de donde se construye la papelera Botnia en Fray Bentos, para pedir el traslado de las plantas y la adopción de un plan de producción limpia.

Los activistas -vestidos con trajes de color naranja- se arrojaron en gomones desde el rompehielos Arctic Sunrise, que llegó anoche a las costas de Gualeguaychú, y flotaron en el río como "boyas humanas" formando una línea.

Dejá tu comentario