Braillard Poccard: "Soy partidario de suspender las PASO este año; es un sistema que todavía requiere correcciones"

Política

El legislador presentará un proyecto cuando se inicien las sesiones ordinarias -el 1 de marzo próximo- para "modificar algunas cuestiones". Además criticó el discurso oficialista en contra de la Justicia y alertó sobre la falta de vacunación en el país contra el coronavirus.

Periodista: Desde hace semanas estamos con idas y vueltas del Gobierno con respecto a las PASO. ¿Hay que sostenerlas, posponerlas o suspenderlas?

Pedro Braillard Poccard: Entre la alternativa de estar cambiando fechas, la verdad es que soy partidario de suspenderlas este año. Es un sistema que todavía requiere de una serie de correcciones, ya que fueron establecidas en su momento para solucionar una coyuntura política de una parcialidad política, pero es el sistema que está. De hecho, ni bien se inicien las sesiones ordinarias -el 1 de marzo próximo- voy a presentar un proyecto para modificar algunas cuestiones que la experiencia va demostrando.

P.: ¿A qué se refiere?

P.B.P: Por ejemplo, es innecesario que se vote en una alianza política cuando hay un solo precandidato. Pero en esta oportunidad, amerita la suspensión como forma excepcional. Separemos las dos cosas. Todavía estamos en veremos. En las estadísticas de vacunación vamos muy atrás, con menos del 1% de la población vacunada y no creo que eso cambie en los próximos días. Ojalá que sí, porque voté la ley de vacunas, y creo que es fundamental que contemos con ese valiosísimo instrumento para frenar la pandemia. Otra incógnita es la segunda ola, ya que lo que tuvimos fue un rebrote de la primera ola.

P.: Imagínese internas sin PASO en este contexto de pandemia…

P.B.P.: Tendrán que ponerse de acuerdo los partidos. Es una elección legislativa y eso simplifica mucho las cosas. Más problemas quizás tenga el oficialismo, donde hay dos corrientes muy fuertes, una con las estructuras locales y otra que es nacional, con intención de crecimiento. Como están las PASO, en esta coyuntura, en alguna medida le quita fuerza a las estructuras locales, es mi opinión. Nosotros podemos llegar a un acuerdo y a los candidatos en cada distrito, ya que existe un mecanismo de diálogo y negociación.

P.: Después de casi un año de trabajo virtual en el Senado y sólo con presencialidad en el recinto que creció muy leve en los últimos meses, ¿cuál es su opinión sobre el sistema?

P.B.P.: Acá hay dos componentes. La modalidad virtual facilitó mucho el trabajo en las comisiones. Antes, se concentraba todo de martes a jueves por los viajes de quienes vivimos en el interior, que calcularía en un 70% de la Cámara. Muchas reuniones fracasaban por problemas de traslado o si la extensión de una reunión se cruzaba con otra que estaba por comenzar. También hay que decir que facilitó la agenda del oficialismo, que tiene mayoría absoluta y quorum propio, lo cual permite manejos con mayor comodidad. Hemos llegado a tener dos sesiones en una semana.

P.: ¿Cree que el kirchnerismo va a buscar estirar esta modalidad durante todo el año?

P.B.P.: Creo que sí. No va a quedar otro camino. Hasta que no haya una vacunación masiva, lo prudente es seguir con la modalidad mixta. A lo mejor se pueda aumentar la cantidad de legisladores presentes en el recinto.

P.: ¿Qué piensa sobre las disputas de la Casa Rosada con la Justicia? ¿Podría compararlas con algunos cruces que tuvo Cambiemos?

P.B.P.: En la gestión anterior, si es que hubo algún tipo de tironeo, fueron cosas mínimas. Nunca hubo una injerencia, por lo menos en los discursos oficiales, como por ahí lamentablemente se ven en esta oportunidad. No corresponde por el concepto de la división de poderes, que marca claramente que cada uno tiene su independencia para funcionar. Si alguien piensa que otro poder no está haciendo bien las cosas, para eso están los mecanismos que permite la Constitución, como el juicio político o jury de enjuiciamiento. Al margen de eso, las declaraciones no son muy felices, y el problema no es sólo que las dice una persona de alta jerarquía, sino que después se van generalizando y eso no es bueno. Nuestro sistema se basa en la independencia de poderes.

P.: ¿Qué sendero debe adoptar Juntos por el Cambio para continuar como competitivo en las elecciones presidenciales de 2023? ¿Qué le falta?

P.B.P.: Juntos por el Cambio está logrando lo más importante, que es consolidarse como un espacio alternativo. En la Argentina hay que establecer, desde mi punto de vista, lo que Giovanni Sartori llamaba “la posibilidad cierta de alternancia”: que haya un espacio que gobierne, otro opositor, y que la sociedad tenga la íntima convicción de que si el espacio que gobierna no cumple con sus expectativas, pueda acceder a una alternativa para recurrir en el acto eleccionario. No se olvide que cuando la actual titular del Senado fue como candidata a la reelección presidencial -en referencia a Cristina de Kirchner-, en 2011, la oposición fue con siete fórmulas. Siempre critiqué eso. Cuando dicha oposición se consolidó en una fórmula fuerte como en 2015, ganó. Ahora hay que mantenerse unido y ese objetivo se está cumpliendo. Después habrá que definir una alternativa presidencial.

Dejá tu comentario