Cambio de gabinete frenó obras grandes

Política

El cambio de ministros en el Gobierno porteño trajo, entre otras consecuencias, la suspensión de varias obras para la Capital Federal por más de $ 150 millones.

Cuando aún Jorge Telerman no tiene completo su staff, apenas nombró ministros y le resta designar más de doscientos funcionarios, entre subsecretarios, directores generales y directores de área, los titulares de las carteras empiezan a tener algunos inconvenientes.

A la ya demorada licitación para renovar el mobiliario urbano -conjunto que comprende señales de calles, bancos de plazas y otros artículos al aire libre- se agrega que al despedirse de la gestión, el ex secretario de Obras Públicas, Roberto Feletti, anuló varias licitaciones. Con la idea de no condicionar a su sucesor, Ernesto Selzer, y de seguir el estilo de Telerman, quien viene revisando una a una las contrataciones del destituido Aníbal Ibarra, el ex funcionario decidió dejar en la nada algunos emprendimientos.

  • Mobiliario

    Por su cuenta, el jefe de Gobierno postergó la apertura del primer sobre para el mobiliario urbano, que se hará finalmente el próximo 6 de mayo, aunque todavía en el Ministerio de Espacio Público, que conduce Lía María, no hay director designado para ese rubro, en sintonía con la demora de Telerman. También el mandatario porteño suspendió la concesión del estacionamiento medido que había frenado la Justicia por falta de una audiencia pública que ya se convocó, a lo que se agrega que ahora deberá poner en marcha, si el nuevo ministro de Obras Públicas lo considera, las licitaciones anuladas.

    Del conjunto, quizá la más importante es la del alumbrado público que tenía como propósito dar el mantenimiento de las luminarias de la Ciudad de Buenos Aires y satisfacer la demanda de algunos barrios por más luz con nuevas instalaciones. Esa concesión tenía un monto aproximado de $ 155 millones y se suma a la anulación de una obra complementaria del segundo entubamiento del arroyo Maldonado, para el cual se obtuvo un crédito internacional de países vecinos. La obra en total trata de la apertura de un cauce subterráneo a unos 20 metros de profundidad donde se harían un conducto paralelo al entubamiento del Maldonado por la avenida Juan B. Justo. Por ahora, quedó suspendida una construcción complementaria de esa obra principal, el entabicamiento interior del tramo de avenida Santa Fe-Libertador, según reza el decreto del 17 de marzo. Del mismo modo, aunque tal vez menos urgente, deberán esperar los vecinos de Villa Crespo por la remodelación de un centro comercial y el mantenimiento de una estación de bombeo del sistema de control de inundaciones de los barrios La Boca y Barracas, al sur de la Capital Federal, que al igual que las obras en el Maldonado, está destinado a mejorar la respuesta en caso de sudestadas o copiosas tormentas. También se dejó sin efecto el mantenimiento de una estación de bombeo en la zona norte de la Ciudad.

    Además, el ex secretario de Desarrollo Sustentable, Eduardo Epsztein, con la misma precaución que su par de Obras Públicas, también anuló emprendimientos menores, como la contratación de la limpieza del mobiliario urbano y obras en la rambla de la costanera norte, entre otras.

    Distraído tal vez por la organización de su gobierno, el reparto de puestos para consolidar una mayoría legislativa al no tener ni un solo legislador propio, y discusiones con el kirchnerismo, Telerman seguramente acelera esas cuestiones para impulsar su corta gestión en una ciudad que, aseguran, funciona por sí sola.
  • Dejá tu comentario