La Justicia abre chance a Moyano de intervenir el sindicato opositor de Camioneros en Santa Fe

Política

La Cámara laboral dio por válida una decisión tomada por el gremialista en 2014 sobre la filial provincial, en manos de su rival Sergio Aladio.

La Justicia dejó a Hugo Moyano a las puertas de recuperar el control de la filial Santa Fe del gremio de Camioneros, en manos desde 2014 de un dirigente local que se le opone. Un fallo de la Cámara laboral le dio validez a la intervención que la federación nacional del sindicato de los choferes había ordenado ese año sobre la seccional santafesina tras el asesinato de un trabajador durante una asamblea y por una serie de irregularidades y desvíos de fondos por parte de la entonces conducción. La decisión judicial perjudicó a Sergio Aladio, el mayor rival de Moyano en Camioneros, quien presentó un recurso extraordinario de inminente resolución.

Las juezas Gabriela Vázquez y María Cecilia Hockl, de la Sala I de la Cámara de Apelaciones del Trabajo consideraron “un acto válido y ajustado a derecho” la intervención de 2014 que había implicado entonces el desplazamiento de Marcelo Dainotto y la toma de posesión de la filial por parte de Pedro Mariani, histórico mano derecha de Moyano. Aquel acto de traspaso se cristalizó sólo parcialmente porque la crisis interna continuó hasta que Aladio se declaró victorioso en las elecciones que celebró en 2016 y desde entonces se mantuvo al frente de la organización en la provincia.

El gremialista santafesino, de hecho, recibió un espaldarazo político este martes con la visita de Héctor Daer, cosecretario general de la CGT, para participar juntos en el acto de inauguración de un monumento a José Ignacio Rucci (el metalúrgico y exjefe de la central obrera que acompañó el retorno de Juan Perón a la Argentina en 1972) en la localidad de Granadero Baigorria. Ese gesto, que también acompañó el líder metalúrgico Antonio Caló, representó una provocación a Moyano sin precedentes por parte de los sectores tradicionales de la organización.

El fallo de la Cámara laboral es el mayor revés que sufrió Aladio en los cuatro años que lleva al mando de la filial santafesina de Camioneros y su continuidad dependerá del resultado de un recurso que presentaron sus abogados ante el mismo tribunal. En el equipo de laboralistas que asesora al camionero de Santa Fe figura el estudio de Héctor Recalde, el histórico abogado de Hugo Moyano hasta la ruptura con Cristina de Kirchner, en 2012, y que el año pasado se reconcilió con el referente nacional.

La disputa judicial registra otros capítulos: en agosto la Sala VIII de la Cámara laboral anuló la inscripción que el Ministerio de Trabajo había otorgado a un sindicato provincial de Camioneros paralelo al de Aladio, patrocinado por Moyano y que contaba con Juan Chulic como principal referente. Aquella inscripción fue una de las primeras medidas que tomó el ministro Claudio Moroni cuando asumió el cargo junto con Alberto Fernández. Semanas después el propio Aladio denunció ante la Justicia una maniobra de aparente intento de vaciamiento de su organización tras registrar una desafiliación masiva. Según la acusación, los afiliados que supuestamente intentaban desligarse del sindicato nunca habían hecho ese trámite.

La seccional santafesina de Camioneros es una de las más importantes del gremio nacional por varias razones: además de contar con 25 mil afiliados (en todo el país el propio Moyano declara que hay unos 200 mil choferes) tiene despliegue sobre uno de los territorios más prósperos en términos de desarrollo de la actividad agroexportadora.

La disputa se remonta a una asamblea del 12 de abril de 2014 en el sindicato de Camioneros de Pérez, que resolvió la suspensión de Dainotto, entonces secretario general en Rosario, y Miguel Ángel Caichiolo, tesorero, y ordenó una pericia contable tras detectar desvíos de fondos y contrataciones de familiares del líder local. En el marco de aquella convocatoria se produjo un ataque a tiros que terminó con el asesinato del sindicalista Nicolás Savani.

Aladio reconoció el fallo contrario a sus intereses y estimó que su continuidad terminará por zanjarla la propia Justicia. “El fallo salió sobre una intervención de 2014. Después de eso hubo dos elecciones más (que lo confirmaron como secretario general provincial) pero parece que no es suficiente. Como si quisiéramos discutir hoy si (Fernando) De la Rúa se fue bien o mal del gobierno. Entendemos que el tema devino abstracto. Nosotros seguimos insistiendo que más allá de lo que disponga la Justicia, los que ya decidieron fueron los propios trabajadores”, destacó el rival de Moyano en diálogo con este diario.

Dejá tu comentario