Campagnoli denunció "persecución" luego de traslado de su fiscalía

Política

El suspendido fiscal penal José María Campagnoli se quejó del traslado de su equipo de colaboradores a un archivo judicial y sostuvo que esta decisión es "indignante y preocupante" y la calificó de "persecución".

"La verdad es que es muy preocupante e indignante a la vez este atropello, que sin duda es un acto en mi contra y una persecución a mis colaboradores", dijo Campagnoli en una entrevista que le concedió al canal de cable Todo Noticias (TN).

El fiscal respondió de esta manera a una publicación del diario Clarín, según la cual como consecuencia de la decisión de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, de impulsar su suspensión, este lunes se ordenó el traslado de su equipo de investigadores al archivo de la fiscalía.

La decisión de traslado, sin embargo, no es atribuida a Gils Carbó, jefa de los fiscales federales, y tampoco hay una orden escrita al respecto.

"No hay ninguna orden escrita. Todo está manejándose, como quien dice, de palabra. Bajo mi órbita están esas dos dependencias, la Dirección General de Archivo y la Secretaría de Investigaciones Penales (SIPE)", dijo Campagnoli, suspendido el jueves 12 de diciembre pasado por presunto "mal desempeño" en una causa en la que investigaba al empresario Lázaro Báez, acusado de beneficiarse de sobreprecios de obra pública.

En la SIPE, dependencia en la cual se investigan los contratos de Báez y sus conexiones con el gobierno, en el marco de una supuesta red de lavado de dinero, trabajan investigadores judiciales de carrera, a los que Campagnoli aludió este lunes como personal de "calidad invalorable".

"Los van a mandar a una especie de sótano, en vez de mantenerlos en ese edificio donde pueden desarrollar su trabajo normalmente", se quejó Campagnoli y calificó a sus colaboradores de "gente muy preparada, con una nota impecable, tanto en la Facultad de Derecho, como en los concursos en los que participaron".

"Se trata de Ignacio Rodríguez Varela y Guido Sassoli, que tienen una capacidad de trabajo a toda prueba. Trabajan desde hace mucho tiempo conmigo, están muy preparados y son muy valientes. Y a partir de mañana estarán archivando papeles administrativos en alguna oficinita del centro", insistió Campagnoli.

El suspendido fiscal declaró su confianza en que "el gremio de judiciales, con Julio Piumato", intervendrá en contra del traslado porque "se trata del trabajo de empleados" y se quejó de que éstos están sufriendo "un hostigamiento permanente" por lo que "escriben en Twitter o en Facebook".

"Parece un totalitarismo, no lo puedo creer", expresó Campagnoli.

Dejá tu comentario