Carpas, ayer, en el Puente Pueyrredón y en Plaza de Mayo

Política

Con la impunidad que les garantiza un gobierno que no le encuentra una solución al conflicto, activistas piqueteros de diversa laya se desplazaron ayer desde Plaza de Mayo hasta el Puente Pueyrredón -sobre el Riachuelo, separa la Capital Federal de Avellaneda-y, prosiguiendo con la nueva modalidad de acción directa, armaron sus carpas y se quedarán hasta hoy al mediodía. Cebados con la impunidad con la que pueden desplazarse y hacer sus reclamos, decidieron liberar el paso en las estaciones de peaje de las autopistas a La Plata, Panamericana y del Oeste. Mientras esto sucede a la vista y paciencia de personas y empresas, el gobierno define el problema afirmando que se trata de partidos políticos de izquierda y que en realidad no son piqueteros en el sentido clásico del término, según se acuñó desde 1996.

Alberto Fernández
aseguró que el gobierno «no caerá» en la «provocación» de «los partidos de izquierda» que mantienen un acampe en la Plaza de Mayo desde la noche del martes. «Lo que se ve en Plaza de Mayo son expresiones del Polo Obrero y de otras manifestaciones de partidos de izquierda que entienden que éste es un modo de provocar o llamar la atención», se ufanó Fernández.

Sostuvo que «muchos de esos partidos sostenidamente vienen participando de elecciones y nos les va bien», por lo que dijo que «tendrán en octubre la posibilidad de hacer reconocer a sus representantes y ver si los argentinos los siguen». Mientras tanto, que sigan, le faltó decir.

Para justificar sus afirmaciones y continuar en la prédica crítica de épocas pasadas en las que no abría la boca -y formaba parte del gobierno-, este Fernández porteño dijo que «las expresiones callejeras que hoy se viven nada tienen que ver con las expresiones piqueteras que vivió la Argentina en algún tiempo donde mucha gente reclamaba ocupar un lugar en la sociedad porque habían quedado al margen», dijo el jefe de Gabinete durante una conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

• Convencimiento

El jefe de ministros reconoció «las dificultades que causan» este tipo de protestas callejeras, pero aseguró que el gobierno nacional «está convencido de que en esta provocación no vamos a caer».

Por su parte, integrantes del MTD Aníbal Verón armaron ayer por la tarde carpas en torno al Puente Pueyrredón y mantendrán el corte parcial del tránsito hasta hoy al mediodía, cuando levantarán la protesta para marchar hasta Plaza de Mayo. Mientras continúa el campamento frente a la Casa Rosada, un sector de los piqueteros mantiene cortada la subida y la bajada del Puente Pueyrredón que da a la ciudad de Avellaneda, pero se encuentra liberado el tránsito desde y hacia la avenida Pavón.

Imitando un método inaugurado por el líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD),
Raúl Castells -que aseguró a este diario que no volvería a cortar rutas-, piqueteros del Frente de Trabajadores Combativos (FTC), del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), y la Unión de Trabajadores Piqueteros (UTP) levantaron ayer al mediodía las barreras del peaje de la Panamericana en su cruce con la Ruta 197, y los de la Autopista del Oeste, a la altura de Moreno, según consignaron fuentes policiales.

En la semana de protestas que llevan adelante los piqueteros del sector duro, otro grupo de activistas desocupados se concentraba cerca de los peajes de Dock Sud y Hudson, sobre la autopista Buenos Aires-La Plata, para también allí levantar las barreras del peaje.
Algo que creen puede resultarles simpático a quienes de este modo no pagan el peaje, pero que atenta contra la propiedad privada.

En la Capital Federal, mientras tanto, ayer se sumaron a partir de las 16.30 los trabajadores de las estaciones de servicio, que se congregaron en Callao al 100, frente al Ministerio de Trabajo, para hacer su reclamo salarial.

Dejá tu comentario