Carrió y Alfonsín salen a la caza de los votos del macrismo

Política

Con la espalda ancha por los 20 puntos de diferencia, Mauricio Macri no tiene apuro en definir a su presidenciable para octubre. En contraste, los presidenciables de la Coalición Cívica y Udeso (radicalismo) salieron a cazar una porción de los 830 mil votos que cosechó el PRO en la Ciudad.

En lo que se prevé una contienda a "todo o nada" hasta las primarias del 14 de agosto, Elisa Carrió y Ricardo Alfonsín se esfuerzan en maquillarse de amarillo para atraer a los porteños seducidos por Macri el domingo pasado.

Con pésimos resultados en las urnas, cívicos y radicales buscan ahora emparentarse forzadamente con el jefe de Gobierno. "Con Macri tenemos un electorado que es común", afirmó Carrió, y agregó una justificación: "A uno lo votan en la Ciudad y a otro en la Nación. Ya pasó en 2007. Hay que saber perder, hay que tener grandeza histórica para que gane la Nación. Nosotros estamos peleando para ser el uno en la Nación, y Macri es el uno en la Ciudad".

Alfonsín destacó "la actitud humilde" que tuvo Macri, tras imponerse de manera contundente en la primera vuelta. "Si fuera porteño votaría a Macri", admitió minutos después a un canal de noticias de cable. El diputado nacional de la UCR explicó que con las elecciones capitalinas "quedó claro que todo esto que se dice del oficialismo y todas las encuestas que las pagamos nosotros, con nuestros impuestos, para hacer publicidad al gobierno, se han equivocado feo".

En declaraciones radiales, Carrió concordó con Alfonsín. "Buenos Aires resiste toda forma de dominio, siempre ha sido un foco de resistencia, y esto es muy importante, frente a una Presidente que decía 'sólo van a mejorar si me votan a mi', algo que era extorsivo. Mucha gente optó por asegurar el triunfo de Macri aunque le gustara otro candidato", razonó la jefa de la CC.

A paso lento y por la sombra, Macri anticipó en su primera conferencia de prensa post-triunfo que no dará su apoyo a ningún candidato presidencial antes del 14 de agosto, pero anunció que va a mantener reuniones con la mayoría de los candidatos a jefe de Estado de la oposición.

Alfonsín será uno de esos. "Hace falta humildad en la Argentina. (Macri) tuvo una actitud de diálogo con respecto a quienes no lo votaron y celebró eso más allá de las diferencias; (el 14 de agosto) la sociedad tendrá la posibilidad de elegir quienes están en mejores condiciones de llevar adelante la reparación del daño que ha sufrido la República".

Golpeada por la exigua cantidad de votos contados para María Eugenia Estensoro (3,32%), pero con el oráculo a mano, Carrió no pudo dejar de dar un vaticinio oscuro para el kirchnerismo en las próximas contiendas electorales. "Terminó el mito de la invencibilidad del gobierno y de Cristina. Sobre todo porque ahora viene la derrota en Santa Fe y la falta de candidatos y la consecuente derrota en Córdoba, y ahí se va configurando el escenario que será más parecido al de 2009 de lo que suponela Presidente".

Dejá tu comentario