CGT: aval a la ampliación de asignaciones y temor por aumentos generalizados

Política

CGT: aval a la ampliación de asignaciones y temor por aumentos generalizados Pablo Moyano celebró anoche el anuncio de Massa de que se ampliará el salario familiar. Expectativa por la reunión del jueves que viene.

La CGT dio anoche su aval a la intención de ampliar las asignaciones familiares que anunció Sergio Massa en su primera conferencia como nuevo ministro de Economía aunque avisó que se opondrá a cualquier esquema de mejora de los ingresos de los trabajadores que no esté contemplado en el sistema de las paritarias. La central fue convocada anoche por el funcionario a un encuentro con “entidades empresarias” el jueves próximo para “asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares”.

La eventual mejora del denominado “salario familiar” es una propuesta que Pablo Moyano, uno de los cosecretarios generales de la CGT, expuso en los últimos meses de manera pública y en sus conversaciones con funcionarios del Ejecutivo, incluso con Cristina de Kirchner la semana pasada. Mientras que la negativa a medidas universales respecto de los sueldos es parte de la agenda de los otros dos líderes de la central, Héctor Daer y Carlos Acuña, representantes de los “gordos” de los grandes gremios de servicios y del gastronómico Luis Barrionuevo, respectivamente.

Ayer, previo a la jura como ministro y a la conferencia de prensa, Massa recibió en su celular un mensaje de Acuña: “la CGT no quiere aumentos por decreto”. Fue la advertencia consensuada por la “mesa chica” de la organización tras sospechar que en el entorno de la vicepresidenta se había retomado la presión por una medida universal apuntada a un “shock distributivo”. La oposición de la organización tiene que ver con la defensa de la facultad de negociar salarios, una de las principales instituciones en las que está cimentado su poderío. Ayer se abroquelaron en esa postura los “gordos” y los “independientes” con buena relación con todos los gobiernos, además del espacio que representa Acuña.

En la cima de la CGT alegaron que un aval al planteo kirchnerista respecto de los salarios sería convalidar, implícitamente, un eventual “shock devaluatorio”. En la “mesa chica” explicaron que la única alternativa para propender al crecimiento con inclusión será por la vía de la producción y el freno a la inflación.

El que estaba exultante anoche tras el discurso de Massa era Pablo Moyano. Fue el portavoz, casi en soledad, de una propuesta para universalizar las asignaciones familiares, que según sus cálculos en la actualidad cobran apenas 2,5 millones de trabajadores sobre un universo de 6 millones regidos por convenios colectivos. La exclusión radica en los topes del beneficio que paga la Anses. “Es muy emocionante que Massa ahora tome esta propuesta. La vengo conversando hace un mes y medio, incluso con Cristina. Sería una ayuda muy importante”, le dijo el número dos de Camioneros a este diario. En la actualidad cobran salario familiar los trabajadores con ingresos de hasta 316.731 pesos por grupo familiar o $ 158.366 por el progenitor a cargo.

Dejá tu comentario