CGT promete renovarse en octubre y pide no cerrar la economía

Política

Sorpresiva reunión de la "mesa chica" de la central obrera para habilitar un proceso de renovación de autoridades.

La CGT sorprendió ayer al habilitar el comienzo de un proceso de renovación de autoridades, pese a que las actuales prorrogaron sus mandatos por la pandemia, y se fijó como plazo máximo el mes de octubre para realizar un congreso de elección de nueva conducción. Lo hizo la “mesa chica” de la central en una reunión en la que también rechazaron posibles cierres de actividades económicas entre las restricciones que analiza el Gobierno por el crecimiento de casos de coronavirus.

La decisión de los mayores líderes de la organización deberá ser plasmada por el equipo de abogados que, sin embargo, ya adelantaron que será de difícil cumplimiento el cronograma en vista de las limitaciones administrativas que persisten por la crisis sanitaria. De cumplirse con los pasos analizados ayer, la CGT debería llamar en los próximos días a su Consejo Directivo, a continuación a un plenario de secretarios generales, luego a un Comité Central Confederal y finalmente, al Congreso ordinario y extraordinario en el que se elige el nuevo secretario general o una jefatura colegiada como la que gobierna desde 2016.

Tan sorpresiva resultó la determinación que anoche la desconocían los principales sindicalistas que le reclaman a la CGT encarar su proceso de renovación de autoridades. Por caso, cerca de Hugo Moyano no habían sido informados de la orden que la “mesa chica” le transmitió al equipo legal. El camionero encabeza el Frente Sindical por el Modelo Nacional que se encuentra fuera de la estructura de la central y desde hace años impulsa candidatos propios, entre ellos su propio hijo mayor, Pablo Moyano, para encabezar una nueva jefatura de la central.

En la reunión de ayer en la sede del gremio estatal UPCN estuvieron los dos secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña, cuyos mandatos están vencidos desde el 22 de agosto de 2020 y que fueron prorrogados por decisión administirativa del Gobierno junto a los de todas las cúpulas sindicales. También, el mercantil Armando Cavalieri, el dueño de casa y adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez (constructores, Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (metalúrgicos, UOM), Jorge Sola (personal del seguro), Carlos Frigerio (cerveceros) y Sergio Romero (docentes de UDA).

Unidad

“La potencia del movimiento obrero está en la unidad de los dirigentes. Hoy no hay un liderazgo único como pasó con (José Ignacio) Rucci o con (Saúl) Ubaldini, por eso es necesario que estemos todos juntos”, le dijo anoche a este diario Acuña, quien aclaró que todavía es prematuro para hablar de candidaturas aunque no cerró la puerta a renovar su mandato como secretario general en representación del sector que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo. El congreso podrá realizarse en septiembre o en octubre, pero la premisa es concretarlo antes de las elecciones nacionales.

En la reunión de ayer los gremialistas también acordaron pedirle una audiencia a Alberto Fernández apenas recuperado de su contagio por coronavirus. El objetivo es continuar con los encuentros periódicos que el propio mandatario les prometió a los jefes de la CGT durante este año en línea con el Consejo Económico y Social y con el acuerdo de precios y salarios.

El resto del encuentro lo insumió el análisis colectivo de las consecuencias de la crisis sanitaria en la economía de cada actividad. En esa línea los dirigentes coincidieron en la necesidad de hacerle saber al Gobierno que la CGT se opondrá a eventuales restricciones al funcionamiento de la economía por entender que ponerle límites redundará en despidos y quiebras. “Es necesario que la economía no se detenga ni se cierre”, señaló Jorge Sola en un audio que difundió luego de la reunión. En ese pronunciamiento también recalcaron los gremialistas que acompañarán las determinaciones sanitarias del Ejecutivo para avanzar en la vacunación.

Dejá tu comentario