Charlas de quincho

Con el clima y el FMI en el centro de todas las conversaciones, el enero extremo que está transcurriendo en el país no da respiro. Mejor para Bariloche y alrededores, y frío extremo para buena parte de Estados Unidos y de Europa. Oficialismo y oposición siguen enredados a las puertas de las demoradas Sesiones Extraordinarias. ¿Se va Manzur? Veamos.

HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA
GCBA

Con el clima y el FMI en el centro de todas las conversaciones, el enero extremo que está transcurriendo en el país no da respiro. Entre escándalos, dólar récord, negociaciones (y papelones) internacionales, el fuerte avance de la variante ómicron del covid, y una esperada pero no deseada tensión entre Rusia y Ucrania que puede tener derivaciones impensadas, las tres primeras semanas del año dieron para todo. Los que pudieron partieron ya antes de Navidad, para destinos dentro y fuera del país, por eso los quinchos vienen como nunca, de los cuatro puntos. Muchos en la costa atlántica y en Uruguay, con una mala segunda quincena, hasta el momento. Mejor para Bariloche y alrededores, y frío extremo para buena parte de Estados Unidos y de Europa. Oficialismo y oposición siguen enredados a las puertas de las demoradas Sesiones Extraordinarias. ¿Se va Manzur? Veamos.

Alzas. Sin duda, las primeras semanas de enero se ubicaron entre las “más calientes” para el país, y no sólo por las muy altas temperaturas que, además, causaron daños irreversibles en muchas producciones (menores ingresos para el país), y cortes masivos de energía, otra vez con muy alto costo político, sino que el cierre anual de la inflación 2021 con 50,9%, y la inestabilidad alcista del dólar, que en su versión “blue” terminó el viernes en $219, provocaron la misma conmoción que las tormentas, inundaciones puntuales (como la de Ezeiza), y periódicas mangas de piedras que vienen castigando a buena parte del país. Por supuesto que para hombres de negocios, funcionarios, y legisladores, las negociaciones con el FMI fueron el eje de casi todas las conversaciones. Primero las idas y vueltas del Martín Guzmán con varias reuniones internas que, finalmente, alcanzaron al Congreso, ya que se suspendió a último momento. Y, mientras algunos lo atribuyeron a una negación del propio Poder Ejecutivo (calcularon que el encuentro sería menos “tranquilo” que el de los gobernadores), otros le asignaron la marcha atrás a la oposición en el Congreso que insiste con tener la “Carta de Intención” con el organismo internacional para analizar los compromisos que estaría acordando el país para su deuda externa por los próximos años. Los más extremos, a su vez, creen que una parte del Gobierno busca “coparticipar” la decisión sobre el compromiso internacional (que seguramente tendrá costo político por los recortes y ordenamiento que impondría un acuerdo con el organismo internacional), y que eso es justamente lo que la oposición viene tratando de evitar. Para los que viajan o miran al exterior con ansiedad, hubo comentarios en los quinchos sobre noticias que llegan desde Nueva York. Por ejemplo, se confirmó que a quienes visitan esa ciudad ya les están pidiendo vacunación completa más el refuerzo para ingresar a distintos lugares. La obligación comenzó a regir el 17 de enero, por ejemplo, para ingresar al Metropolitan Opera. Hubo programación en enero con Tosca, Rigoletto y Le Nozze di Figaro, pero para disfrutarlo los argentinos tuvieron que mostrar las tres vacunas aplicadas. Otro relato de los regresados de EE.UU. que sorprendió el fin de semana fueron los carteles en las vidrieras de cafés y negocios que proclaman “We’re hiring” o “Help wanted”. Así piden empleados ante una realidad preocupante: con las ayudas de cheques por la pandemia muchos estadounidenses vieron sus necesidades mínimas satisfechas y no quieren volver a trabajar. Parece casi una exportación argentina.

Juegos. Si bien precios, dólar e inflación estuvieron entre lo más comentado, otros temas compartieron cartel, como las vacaciones en el exterior de algunos funcionarios (a pesar de la recomendación presidencial de no hacerlo); la fugaz reaparición del exministro de Salud, Ginés González García, con declaraciones fuertes sobre su salida del Gobierno; o la presencia del embajador en Nicaragua, Mateo Daniel Capitanich, junto al iraní Moshen Rezai (acusado en hechos de la AMIA) durante la asunción del reelecto presidente Daniel Ortega, que causó revuelo, o las imprevistas irrupciones del ministro bonaerense de Seguridad, Sergio Berni, en hechos catalogados casi de circenses. Aunque ninguna de estas cuestiones tuvo alguna resolución final hasta ahora, dieron tela para muchas charlas y especulaciones sobre las derivaciones. Pero todo fue quedando sepultado por nuevos hechos como la trascendente visita del canciller Santiago Cafiero a los Estados Unidos, también con doble lectura, para el oficialismo y la oposición; o el estratégico viaje presidencial a Moscú y a Pekín que vuelve a dividir las aguas entre quienes están a favor de esa alineación y quienes cuestionan la oportunidad en plena negociación con el Fondo, y ante la necesidad de lograr el respaldo de los Estados Unidos que, naturalmente, no se pronuncia, pero no ve con demasiados buenos ojos tanto movimiento veleidoso. Según Télam, “el Presidente se reunirá el próximo 3 de febrero en Moscú con Vladímir Putin y al día siguiente ya estará en China, donde se encontrará con Xi Jimping, a poco de cumplirse los 50 años de relaciones diplomáticas con el ‘Gigante asiático’ iniciadas el 19 de febrero de 1972”, y para inaugurar los Juegos Olímpicos de Invierno. Tampoco escapa a los observadores internacionales y diplomáticos la tensión que se vive, en este momento, en toda la región por el caso Ucrania y el despliegue de tropas rusas en la frontera; ni el reciente nombramiento de Alberto Fernández al frente de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), integrada por Nicaragua, Venezuela y Cuba, entre otros.

Cumelén. Bastante más fresco y estable, el clima en el sur, con epicentro en Bariloche, San Martín de los Andes, o El Bolsón, dio lugar a varios quinchos, algunos con el expresidente Mauricio Macri (que sigue en Cumelén) como anfitrión, aunque mayormente es visitado por amigos y militantes. Incluso, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se dio una vuelta por ahí este fin de semana, lo que algunos atribuyen a la necesidad de “calmar” al exmandatario, que cada vez que se pronuncia en público causa más revuelo entre su propia tropa que en el oficialismo.

Aumentos. Para las empresas tampoco es fácil. Saben que las pérdidas provocan aumentos de precios en las materias primas, y también se le suman otros incrementos como los peajes, internet, colegios, etc., que impactan en los costos. Y lo mismo va a suceder con las paritarias que, ni lerdos ni perezosos, ya lanzaron varios gremios, pero que pueden complicar adicionalmente los intentos del Gobierno de contener la inflación, pero también el humor social. “Los que pueden están sacando gente, como sucede con los edificios nuevos que ya ni tienen casa para el encargado; o los de seguridad, que los van sustituyendo con servicios de vigilancia a distancia, mucho más baratos y con menos problema. El asunto son algunos gremios monopólicos. Hoy son pocos los capitales que se animan a poner una empresa con este escenario, entonces el trabajo es cada vez más irregular, al punto que el trabajo en blanco en Argentina pasó de 35% a 15%, y sigue bajando”, confió el gerente de una empresa local, con muchos problemas entre sindicatos que se disputan parte de sus empleados, durante un zoom de especialistas justamente sobre la cuestión sindical.

Dejá tu comentario

Te puede interesar