Gira complicada

Política

Hasta que se aceleró la semana pasada la decisión del gobierno de reinstalar restricciones por el aumento de contagios de covid-19 , no quedaba duda que la inflación era el principal tema de conversación en quinchos y zooms de los hombres del mercado. Las medidas y la puja política entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta por las clases sólo desplazó un poco el eje de las prioridades pero no tanto.

La gira de Martín Guzmán por Europa en busca de apoyos para la negociación con el FMI y también el Club de París. Ese viaje, sobre cuyos resultados se abunda mas adelante, no había despertado mucho interés entre los hombres de negocios en Buenos Aires hasta que se produjeron dos novedades. Una de ellas fue la extensión de la gira del ministro a Moscú. Allí los interrogantes se dispararon en todos los quinchos. No se había anunciado, al menos suficientemente, que Guzmán tuviera prevista otra escala después de París. Y todo indica que no fue así ya que el cambio de pasajes hacía Moscú se hizo el viernes pasado, reservado regreso vía Madrid. Antes que se emitiera ese ticket el mercado ya sabía que existía una reserva para Guzmán en el hotel Nacional de la capital rusa. El ministro, se explicó después, tiene agenda allí para hablar también sobre apoyos a la Argentina en su negociación con el FMI (ya se sabía a esa altura que el Club de París pide que antes de avanzar con esa deuda se cierre acuerdo con el Fondo) y también para reforzar los contratos para acelerar la llegada de más dosis de Sputnik V.

También levantaron temperatura en las empresas las declaraciones del ministro en apoyo a las medidas de control de precios que lanzó Paula Español desde la Secretaría de Comercio Interior. No hubo nada nuevo en las declaraciones de Guzmán, pero si repercutió en los quinchos del fin de semana su idea sobre la necesidad de avanzar con controles cuando las empresas no hacen sus parte.

Dejá tu comentario