Nostalgia en el Este

Política

Para los pocos residentes argentinos que aún quedan en Punta del Este, y más aún para los esteños, la demolición del histórico Hotel San Rafael inaugurado a mediados del siglo pasado (1948), convertido en un ícono del glamour de la Punta, sigue siendo inadmisible, aunque ya se está llevando adelante. Así se lamentaban algunos mientras cruzaban el Río de la Plata hacia Buenos Aires, sabiendo que ya la tradicional figura del hotel no estará allí en el próximo viaje, y que el nuevo emprendimiento del italiano Giusseppe Cipriani (que promete erigir una construcción muy semejante, y mejorada, a la ahora demolida) pudo más que todos los amparos y protestas que llevaron adelante los residentes. Para los desarrolladores locales, a su vez, el panorama se sigue oscureciendo debido a la caída de operaciones, tanto nuevas como viejas. Tanto así, decían, que hasta en un mega - y caro- desarrollo como Nordelta de Eduardo Constantini, más de la mitad de las unidades están en venta. Es que tanto ahí, como en otros countries y barrios cerrados, el aumento de los servicios y expensas fue exponencial.

Dejá tu comentario