Un viaje inesperado

Política

En medio de todo esto, y mientras el propio presidente Alberto Fernández, desembarcaba ayer en San Miguel de Tucumán, en una visita relámpago que, por supuesto, responde en parte al hecho de que es uno de los ocho distritos donde en 4 semanas se elegirán además senadores nacionales, trascendía también que el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, partirá el miércoles hacia los Estados Unidos donde, entre otras cosas, se reunirá con el vapuleado ministro Martín Guzmán, que se encuentra allá intentando avanzar en las negociaciones por un acuerdo con el FMI, lo que parece que hasta ahora no le dio demasiado resultado.

Lo sorpresivo de la noticia, y la infrecuencia de que el jefe de Gabinete viaje solo al exterior, dio lugar a muchas especulaciones entre los hombres de negocios, algunos de los cuales se inclinaron a la versión de eventuales encuentros con inversores, aunque esta especie aumentó más aún las especulaciones. Por otro lado, el conocimiento que desde hace años une a Manzur, con el ahora presidente Joe Biden y su esposa, tampoco alcanza para justificar un viaje de este tipo, justo en medio de la conmoción electoralista en la que está la Argentina, y los rumores provocados por el desembarco de Feletti al que desde algún rincón del Gobierno le asignan la eventual sucesión del mismísimo Guzmán.

El desconcierto se sumó al que ya se había generado a principios de la semana pasada, cuando se conoció la renuncia de la Jueza de la Suprema Corte, Elena Higthon de Nolasco que, en realidad, ya se había producido el 30 de septiembre, y que sacudió al Gobierno, mientras aún está trabada la designación de su sucesora, por la obvia pulsada preelectoral entre el oficialismo y la oposición. Igual, los más optimistas, creen que se pueden revertir los resultados de septiembre, mientras que los moderados hablan de, al menos, mantener la cantidad de bancas que ya tenían en la Cámara Baja y en Senado.

Parte del optimismo proviene de un informe que circula por algunas de las oficinas de la Casa de Gobierno, al que no le habían querido dar identidad antes de las PASO, ya que indicaba que perdían. Ahora, sin embargo, el mismo estudio es más optimista e indica que el resultado se podría dar vuelta. Menciona, por ejemplo, que 16% de los electores votaron opciones que no llegan a las generales, incluyendo el voto en blanco.

Además, hay 1.349.823 votos que se podrían dar vuelta y que pueden ir para cualquier lado, y se suman 4.306.767 que directamente no fueron a votar, la mayoría de los cuales serían del FdT. Igual, el “aire” logrado con los cambios y enroques de funcionario, está durando muy poco, y algunos sucesos inesperados (como la renuncia de la Juez Highton) no ayudan para el avance que necesita el Gobierno para achicar la brecha.

Dejá tu comentario