Biss: "Rawson es una ciudad devastada"

Política

El intendente electo de la capital de Chubut, Damián Biss, analiza el estado de un distrito que sufrió uno de los golpes más duros de la crisis que atraviesa la provincia.

En las últimas elecciones, Damián Biss consiguió el 44 por ciento de los votos (20 más que el representante del Frente de Todos) y se convirtió en el futuro intendente de Rawson a través de un frente electoral que unió a figuras políticas del radicalismo, el PRO, el vecinalismo y algunos sectores del justicialismo. A partir del 9 de diciembre, el jefe municipal electo se hará cargo de uno de los distritos que más sufrió las consecuencias de la crisis que atraviesa la provincia gobernada por Mariano Arcioni.

No será una tarea fácil. Según Biss, “Rawson es una ciudad devastada. Sufrimos la peor crisis institucional, económica, política y social que se recuerde”. En lo concreto, el dirigente radical se hará cargo de un distrito cuya intendenta actual, Rossana Artero, se encuentra suspendida acusada de mal desempeño de su cargo y violaciones a la Carta Orgánica.

“Hay un sinfín de problemas por resolver. Y la gente que estuvo a cargo en el último tiempo no supo trabajar en conjunto y aparecen nuevas deudas. Vamos a tener que realizar una auditoria profunda para ver como el municipio pasó a tener tanto desfasaje económico.

Periodista: ¿De qué envergadura es la deuda?

Damián Biss: Entre el atraso de sueldos y el pago a proveedores, la deuda estaría cerca de los 350 millones de pesos. Pero a esto se suman juicios que se le hicieron a la municipalidad por incumplimiento y obras que no se terminaron. De ahí, se estima que son unos 150 millones de pesos más.

P.: ¿Dónde va a poner el foco para revertir la situación que atraviesa la ciudad?

D.B.: Lo primero que tenemos que hacer es reestablecer el orden. La ciudad es un caos. Hay que normalizar el pago de los salarios. Estamos hablando con la Provincia para ver cómo sobrellevar esta situación. Además, Rawson tiene su infraestructura muy deteriorada. En su casco céntrico no se hacen bacheos desde hace muchos años. Es una ciudad abandonada que cuenta con uno de los desempleos más altos del país. Somos, junto a Trelew, la tercera ciudad con menos trabajo del país.

P.: ¿Cómo se revierte esta situación?

D.B.: El Estado no puede sumar más gente y nunca se trabajó para fortalecer al sector privado. Nuestro puerto es de los más importantes del país. Reunimos el 30 por ciento del total de la captura de langostino en el país. La pesca, que siempre estuvo en el tercer lugar en ingresos por exportación de la provincia, desplazó al aluminio y ahora está segunda. Es una gran herramienta de desarrollo. Hay que ver de qué manera le podemos sacar más provecho para justamente generar más en todo sentido.

P.: ¿Qué tipo de relación tiene con el gobernador Arcioni?

D.B.: La relación en lo personal es excelente. Lo conozco hace tiempo. Trabajamos juntos hace unos años. Él como presidente de la legislatura y yo como secretario legislativo. En una reunión que tuvimos luego de las elecciones me dejó muy tranquilo porque me transmitió que vamos a tener el apoyo necesario para sacar a la ciudad adelante. Y en eso andamos. Tenemos un promedio de 20 millones de pesos de ingreso por coparticipación que, por la cantidad de empleados públicos, se ve afectado en un 95 por ciento. No podemos tener al municipio en marcha con esos números. Queremos congelar el descuento compulsivo hasta recuperemos la economía del distrito.

P.: Viene de llevar adelante un frente electoral, ¿el color político no será un impedimento?

D.B.: No, porque somos un frente electoral amplio. Contamos hasta con la adhesión de justicialistas y eso se va a ver reflejado en la conformación del gabinete. Eso sí, vamos a seguir fortaleciendo este vehículo porque es la manera que tenemos de demostrar que va a haber un nuevo gobierno con una impronta distinta. En los últimos años, en Rawson, la política se usó para destruir y dividir. Entendemos que la política es una herramienta de construcción. Vamos a tener trabajar con todos los sectores. Y sentarnos en una mesa a evaluar grandes decisiones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario