Cómo se vivió el partido de Argentina en Casa Rosada

Política

El futbol comenzó a invadir a la Casa Rosada apenas pasadas las 14.30 ya los televisores palpitaban los minutos previos del encuentro entre Argentina y Croacia en Nizhny Novgorod, Rusia. En algunos despachos organizaron picadas, otros optaron por cosas dulces y mate. El salón de Pueblos Originarios, habitual escenario de seminarios o reuniones de trabajo se colocó una pantalla gigante para que el personal pudiera ver el partido.

El Presidente, Mauricio Macri, acompañado por su esposa Juliana Awada (Antonia permaneció en el colegio), Marcos Peña, Fernando De Andreis, José Torello, entre otros, vieron el partido en el antedespacho presidencial. Mario Quintana se acercó a otra oficina donde está su staff y no hubo funcionario alguno que no tenga cerca un televisor.

El clima de expectativa y camaradería previa al partido fue trocando por fastidio al principio por el desempeño del equipo, enojo a medida que promediaba y clara decepción y frustración al finalizar.

"Que pena, queríamos que Argentina ganase", fue el comentario más repetido en el entorno más estrecho de Macri tras el 3 a 0 con Croacia. La expectativa no solo era por seguir con buenas posibilidades en el Mundial sino porque los argentinos tengan al menos una alegría. Es que en Gobierno saben que se vienen "unos meses difíciles" por esta razón esperaban que el fútbol diera una esperanza.

De hecho, comenzó rápido a circular un meme que, se supone, no le debe haber parecido muy bien a Macri: "Felicito al equipo argentino por el ahorro de energía"... y por calentar a todo el país sin gastar un peso".

Dejá tu comentario