Congreso: pedido oficial por nueva ley de medios y queja opositora por jubilados, el maíz y Guaidó

Política

El Frente de Todos lanza temas a través de senadores como Oscar Parrilli. Juntos por el Cambio contraataca y muestra unidad en año electoral.

A la espera de la reactivación de las comisiones y recintos del Congreso desde la segunda quincena de enero -ya está vigente el período de sesiones extraordinarias convocado por el Gobierno-, diputados y senadores aprovecharon las últimas horas para cruzarse por un ramillete de cuestiones que van desde una nueva ley de servicios de comunicación audiovisual, las trabas la exportación al maíz y la crisis política y social que continúa en Venezuela.

Con respecto a la primera cuestión, el senador-soldado número uno de Cristina de Kirchner, Oscar Parrilli, dejó claro que no tiene “dudas” sobre una nueva discusión por una ley audiovisual y se quejó por la repartija de pauta de su propio Gobierno con medios considerados “opositores”.

“Tenemos una ley de medios que fue derogada por decreto. Fue declarada constitucional y después se encargaron de no permitir su aplicación”, dijo el legislador neuquino y titular de la comisión de Justicia de la Cámara alta. Además, advirtió: “No tengo dudas. Esta es la pelea y la discusión. Son los modelos de país que están en disputa”.

Parrilli no sólo se quedó allí, sino que fue más lejos y señaló por otra parte que durante la administración de Mauricio Macri “se crearon organismos paralelos de inteligencia”, y responsabilizó en ese sentido al ministro de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti y al camarista Martín Irurzun.

“Estaba la AFI que manejaban -Gustavo- Arribas y Macri, y el que manejaba Lorenzetti e Irurzun, y allí elegían qué causas se investigaban”, sostuvo el senador, quien integra la comisión bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia. Sobre este punto, recordó que la semana pasada se “entregó un informe que da cuentas del manejo que tenía la oficina de escuchas telefónicas, que Macri traspasó de la procuradora a la Corte”. Parrilli tampoco se olvidó del segundo pedido de juicio político que presentó contra el fiscal Carlos Stornelli.

Por su parte, el radicalismo apuntó contra la publicación de la nueva ley para actualizar los haberes previsionales. En un comunicado firmado por los diputados José Cano, Alejandro Cacace y Alfredo Cornejo, la UCR disparó: “El Presidente -Alberto Fernández- con gran hipocresía dijo que está cumpliendo con su promesa de campaña de ayudar a los que más lo necesitan y de mejorar los ingresos de los jubilados. La realidad indica lo contrario. En el 2020 ajustó a los jubilados para ahorrar $100.000 millones y en el 2021 continuará ajustando con la nueva ley de movilidad”.

Los legisladores detallaron: “En un país con altos niveles de inflación como Argentina, donde el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central pronostica un 50% de inflación para este año, las jubilaciones podrán llegar a perder 20 puntos en términos reales en un solo año. Esto, porque el ministro -de Economía, Martín- Guzmán previó en el presupuesto un aumento de solo del 31% para el 2021 para las jubilaciones”.

El radicalismo también direccionó su mira en “la dictadura de Nicolás Maduro”, por intentar “acabar con la Asamblea Nacional de Venezuela, único órgano legal y legítimo de ese país”, y buscar “un Parlamento paralelo que además de ser espurio no contará con el reconocimiento de la mayoría de los países libres del mundo”.

La UCR reconocerá “la extensión del mandato de la actual Asamblea Nacional presidida por Juan Guaidó, hasta que se celebren elecciones libres, reales y verificables”, por entender “que el pasado 6 de diciembre no ocurrió elección alguna, sino un fraude perpetrado por la dictadura”.

A favor del campo

Por la tarde, el bloque de diputados de Juntos por el Cambio, que preside el radical Mario Negri, señaló que “el cierre del registro de exportaciones de maíz es un golpe debajo de la línea de flotación de una actividad generadora de divisas”. En esa línea, la bancada aseveró que “desde 2016, cuando se implementaron políticas para promover la siembra de maíz, el área de siembra aumentó un 56 % (de 6 millones de hectáreas a 9,4 millones)”; que “la producción se incrementó un 70 %; la transformación de maíz en proteína animal, un 52 %; la industrialización subió 55 %, y se duplicaron las exportaciones”.

Según los macristas, “si el gobierno nacional no hubiera decidido cerrarse al mundo, en esta campaña” se podría “exportar u$s10.000 millones de maíz, generando divisas y empleo en más de 20 provincias argentinas”.

Desde Juntos por el Cambio sostuvieron que con las últimas medidas “caerá la inversión, aumentará la desconfianza de los productores y se desplomará la producción”, y que “los únicos favorecidos por esta medida serán los otros países que producen maíz y que compiten con nosotros”.

Por último, el macrismo remarcó que “insistir” en esos “caminos crean cada día más pobreza”.

Dejá tu comentario