Crisis con Chile por gas llegará hoy al Congreso

Política

La crisis que se desató con el gobierno de Chile por la restricción en el flujo de gas a ese país, dispuesta por Néstor Kirchner, se asentará como tema de debate en la Cámara de Diputados hoy por la mañana. Eduardo Camaño, el titular de ese cuerpo, recibirá a su colega chileno Pablo Lorenzini, quien visita la Argentina con un grupo de parlamentarios de su país.

Está acordado que hoy Camaño reciba a Lorenzini y sus colegas en el Salón de Honor de la Cámara, a las 12.30. Los legisladores chilenos tienen previsto un rato antes, encontrarse con Jesús Blanco, el presidente de la Comisión de Energía. Blanco es el decano de la Cámara baja, un duhaldista ortodoxo que milita en el PJ de 9 de Julio, en la provincia de Buenos Aires.

Lorenzini, el presidente de la Cámara de Diputados de Chile, tiene antecedentes empresariales muy notorios. Ingeniero Comercial por la Universidad de Chile y doctor en Economía por la de Barcelona, se desempeñó en numerosas empresas, entre ellas algunas del sector energético, como Chilectra. Por eso sus intervenciones prometen ser más exigentes que las del común. Como presidente de la Cámara, está en funciones hace poco más de un mes.

La crisis energética dañó extraordinariamente las relaciones entre el gobierno de Kirchner y el de Ricardo Lagos. El presidente trasandino está ofuscado con su colega porque le atribuye haber simulado desconocer la decisión de disminuir la provisión de gas a Chile cuando, en realidad, ya había firmado el decreto que la establecía. Para peor, el embajador chileno en la Argentina, Gabriel Valdés, se queja de que el ministro Julio De Vido se reunió con él 7 veces y en ninguna le anticipó que el mercado chileno sería la variable de ajuste del suministro de petróleo.

Para los malintencionados, con esta visita el duhaldismo -representado por Camaño- abre la puerta a un debate parlamentario sobre uno de los problemas más delicados que enfrenta el actual gobierno, como es la crisis de energía. Es leer debajo del agua: el titular de la Cámara se mueve con extraordinaria cautela y antes de dar un paso irritante consultó a De Vido, Daniel Cameron y los demás actores oficiales en materia de energía. Por otra parte, tampoco Lorenzini será implacable con sus exigencias: finalmente, se trata de un demócratacristiano que no forma el primer círculo del socialista Lagos.

En otras palabras, si Camaño se mostrará razonablemente alineado con De Vido (todo lo que se lo permite su amistad con Roberto Lavagna, quien cuenta con un plan energético propio elaborado la semana pasada), Lorenzini no es un ortodoxo del ministro chileno de Economía y Energía, Jorge Rodríguez Grossi. De hecho, después de la interpelación que le realizó a ese ministro en el Congreso de Chile el 4 de este mes, el huésped de Camaño fue sumamente crítico con la política del gobierno de Lagos: «Han sido poco claros. Hay que tranquilizar a la población, porque el problema lo tendremos en 2005. Y para ese entonces deberemos tener fuentes de energía alternativas, como las geotérmicas, las eólicas y la biomasa».

Dejá tu comentario