11 de noviembre 2013 - 21:49

Cristina está en condiciones de retomar sus actividades desde el próximo lunes

Cristina de Kirchner
Cristina de Kirchner
"Algunos ya hablan del 18 K" (por el 18 de noviembre) esperando el retorno de la presidente Cristina de Kirchner. Alivio, alegría y la convicción de que se retomará el ritmo de la gestión fue la manera como se vivió en la Casa Rosada el parte médico que leyó el vocero presidencial, Alfredo Scocimarro.

El último comunicado emitido por la Fundación Favaloro consigna que "los controles clínicos y el Holter de 48 horas realizado a la Presidente han puesto en evidencia la ausencia de arritmia significativa y un buen estado cardiovascular". Esto significa que, si bien la jefa de Estado presenta un cuadro de arritmia, esta cardiopatía no es de importancia, explican en fuentes médicas. Sin embargo, el estrés que conlleva el ser Presidente de un país explica que, según comentan, haya comenzado una terapia para manejar este tipo de tensiones.

En el entorno presidencial insisten en que Cristina ha "sido una excelente paciente" que cumplió a rajatabla las indicaciones de los facultativos. Además, recuerdan que -a diferencia del expresidente Néstor Kirchner, que luego de ser operado a los dos días se presentó en un acto político en el Luna Park contraviniendo las indicaciones médicas- la Presidente ha decidido extremar todos los recaudos para cuidar su salud.

Por esta razón, a pesar de contar con "el alta médica cardiológica" retornará a sus actividades formales recién "a partir del lunes 18 del corriente". Cabe recordar que el sábado pasado fue dada de alta del cuadro neurológico. "Informalmente ya está en funciones" y como Cristina le ha prometido cuidar de su salud a sus hijos "se irá incorporando gradualmente a la función", comentan fuentes calificadas.

El comunicado anticipa que a la jefa de Estado se le practicarán nuevos controles médicos secundarios, entre otros, una nueva neuroimagen y chequeos de esfuerzo físico y movimientos corporales. Asimismo el lunes 9 de diciembre se le realizará una "tomografía computada para otorgarle definitivamente el permiso para volar en avión". Seguramente uno de sus primeros viajes será a "su lugar en el mundo Calafate".

El comunicado concluye señalando que "dado el retorno (de Cristina) a un estado ambulatorio, las futuras comunicaciones sobre evolución de salud serán emitidas por la Unidad Médica Presidencial", de esta manera este parte médico fue el último firmado por los médicos Facundo Manes y Gerardo Bozovich.

De ahora en más, y si corresponde, tanto el monitoreo como los informes médicos quedan exclusivamente a cargo la Unidad Médica Presidencial, que encabeza el Dr. Luis Buonomo.

• Desde Olivos ya llegan las órdenes

Durante la ausencia de Cristina mucho se habló de cambios de Gabinete, de medidas para frenar la caída de las reservas, de desdoblamiento cambiario, entre otras especulaciones. Como dijo el propio vicepresidente Amado Boudou, "todos los días leíamos en los medios a los chismosos de la política, que pasa esto, que pasa aquello, que le va a pasar lo de más allá", y si bien Boudou se refería al tema de la salud de la Presidente también "se puede aplicar a otros rumores", dicen en la Rosada.

Al respecto, se comenzaron a enfriar las versiones de posibles cambios de Gabinete. Parece que tanto el ministro de Economía, Hernán Lorenzino; el secretario de Comercio, Guillermo Moreno y la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, continuarían en sus funciones.

"Esto no significa que en la práctica puede haber cambios", explica una fuente del entorno presidencial, al tiempo que recuerda que los Kirchner nunca fueron muy proclives a cambiar a sus funcionarios. "Cuando alguno cae en desgracia le van vaciando de poder su cartera" y señalan al ministro de Planificación, Julio de Vido que solía tener una de las carteras más poderosas. Algo así, especulan que podría ocurrir con el poder de Moreno. De hecho, varias cuestiones que antes pasaban por su órbita hoy Cristina las analiza con otros funcionarios del área económica.

Al respecto, la jefa de Estado ya mantuvo reuniones donde analizó la cuestión económica y algunos aventuran que sigue sin gustarle el desdoblamiento del tipo de cambio "esta medida se aplicaría si no queda más remedio", comentan en Gobierno.

Si alguien supone que entonces podría elevarse la tasa que hoy se cobra por los gastos efectuados en el exterior con tarjeta de crédito "puede cometer un error", señalan aunque no dan ninguna idea de por donde pasa el pensamiento oficial.

Lo que si se reconoce es la preocupación por la situación económica y que algunas medidas se tomarán, aunque, como siempre ocurre se darán a conocer "cuando nadie lo espera", como marca el estilo de Gobierno de Cristina.

Dejá tu comentario

Te puede interesar