Cristina pide mano a mano con CGT, banqueros e industriales: "Quiero discutir con titulares, no con suplentes"

Política

"Vamos a discutir política económicas con los titulares, no con el banco suplente que ponen en las listas", dijo la presidente Cristina de Kirchner anticipando que va a convocar a Héctor Méndez por la UIA, Jorge Brito en representación de la ADEBA y a Antonio Calo por la GGT. De esta manera Cristina descalifico a Sergio Massa y su Frente Renovador por considerar que son los "gerentes" de los sectores que están interesados en imponer otras políticas económicas que destruirán todo lo hecho en esta década por el kirchnerismo.

"Esto no es un partido para suplentes, es un partido para titulares de intereses y representaciones", lanzó. Previamente la jefa de Estado acusó a estos sectores de querer retornar a "una Argentina que ya pasó" al tiempo que recordó que esa Argentina "se cayó en 2001 y Néstor tuvo que levantar".

Cristina rememoró que "cuando esto reventó, nos llevo puesto a todos, o mejor dicho, a casi todos, porque hay un pequeño grupo de intereses a los que nunca los toca y que siempre van por más, y los que quieren ir por todo son ellos".

Quienes frecuentan la intimidad de la jefa de Estado comentan que se sintió muy decepcionada por el resultado electoral y considero que el Gobierno está dando una fuerte batalla contra poderosos intereses que tienen como aliados a los medios. Dijo que "tienden a confundir al pueblo". Por esta razón, de aquí a octubre, la Presidente va a reforzar la presencia en la provincia de Buenos Aires e indicó que es "tiempo de abandonar los escritorios y caminar la calle".

Independientemente de que habrá una fuerte militancia en todo el país, en los pasillos de la Rosada confiesan que se tomaran algunas medidas que refuercen alianzas. En este sentido, llamó la atención que ayer la jefa de Estado recibiera a Ricardo Echegaray el titular de la Afip y Diego Bossio del Anses. Echegaray es el que tiene los números de la recaudación del impuesto a las ganancias y Bossio el que conoce el costo fiscal de los beneficios sociales como, por ejemplo, las asignaciones por hijo.

En Gobierno especulan que no sería muy disparatado que se anuncie nuevamente elevar el piso del impuesto a la Cuarta Categoría, reclamo insistente de la CGT que preside Antonio Calo y el beneficio que se percibe por hijo que hoy gran parte de los asalariados han dejado de percibir por los aumentos salariales.

Volviendo a las críticas de quienes se oponen al modelo, Cristina advirtió que estos sectores están activos en obtener su propósito y que a pocos días de las elecciones (donde el kirchnerismo obtuvo el 54% de los votos si bien no hizo mención alguna al resultado) "yo lo vi venir claramente cuando en una corrida bancaria se llevaron 5.000 millones de dólares, porque me querían obligar a devaluar", explicó.

Desmintiendo también las denuncias de corrupción -sin mencionar la palabra- contó que ese dinero "No me los llevé yo ni ninguno de los que están sentados hoy acá". Asentían el intendente y candidato a diputado nacional Martín Insaurralde, su compañera de lista Juliana Di Tullio, el gobernador Daniel Scioli candidato; el vicepresidente Amado Boudou, el ministro de Educación Alberto Sileoni, el de Agricultura, Norberto Yahuer, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

Asimismo se pudo ver a Luis D'Elía, Carlos Kunkel, el subsecretario de Agricultura, Emilio Pérsico; a los candidatos Juan Cabandie y Daniel Filmus. Prácticamente todos los gobernadores aliados al oficialismo participaron del acto y compartieron, algo muy poco habitual, el escenario con la Presidenta cuando se hacía entrega de los beneficios para las escuelas rurales.

Entre los mandatarios provinciales estuvieron presentes Daniel Scioli (Buenos Aires), Juan Manuel Urtubey (Salta),Sergio Urribarri (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñak (vice de San Juan), Gildo Insfrán (Formosa), José Alperovich (Tucumán) y Martín Buzzi (Chubut).

No fue casual que la Presidente en su primer acto luego de las elecciones haya convocado a los gobernadores y los invitara a participar de la entrega de beneficios para sus provincias. Asimismo, la mayoría del Gabinete nacional estuvo presente aunque no se lo vio al secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Pero, si alguno se entusiasmo pensando que su ausencia podía significar un cambio de políticas rápidamente escuchando a la jefa de Estado la alegría se le esfumo.

El partido político que lidera Sergio Massa fue destino de la mayoría de las críticas cuando recordó que (sin mencionarlo) Martín Redrado: "Cuando veo como asesor económico a quien fuera presidente del Banco Central, al que tuve que sacar prácticamente con la Justicia de adentro del Banco Central porque no se quería ir y nos impedía que pagáramos con las reservas la deuda externa" dando cuenta que Cristina no tiene un buen recuerdo de su ex funcionario.

El sector político que encabeza el intendente de Tigre tiene como eje el hablar del futuro y Cristina irónicamente "le robo" el slogan al iniciar su discurso preguntando "algunos nos hablan de futuro y yo les digo que el futuro está acá presente, con todos estos jóvenes. Si esto no es futuro, ¿el futuro dónde está?", se preguntó al iniciar el discurso. Además, reivindico que su espacio político tiene autoridad para hablar de futuro porque "tenemos atrás los 10 años que sirven para que haya futuro en la Argentina. Sin lo que hicimos en estos diez años, no hay futuro en la Argentina". 

El auditorio estaba plagado de jóvenes de escuelas rurales ya que el acto consistió en la presentación del programa Agrovalor. Como es habitual había numerosos militantes de La Campora. En esta oportunidad la agrupación liderada por Máximo Kirchner sumo a los cánticos habituales uno nuevo dedicado al intendente de Tigre: "Suenen bombos, suene el tamboril, Sergio Massa es el candidato de Magnetto y Clarín".

En un breve discurso, la presidenta rescató como positivas las políticas implementadas por su gobierno, como la estatización de las AFJP y dio a entender que la oposición buscaría volver atrás.

También defendió el cepo al dólar que afecto particularmente al sector inmobiliario (en julio cayó un 44% las escrituras en CABA) y menciono que el primer anuncio de una casa que se vendía en dólares fue "el 15 de julio de 1977 cuando se implementó la reforma financiera de Martínez de Hoz".

Comento que se ocupó de chequear este dato que dio como resultado, según explicó, que "Desde el 25 mayo de 1810 hasta el 17 julio de 1977 en este país se compraban las casas con pesos, con australes, con pesos Ley 18.188 pero con moneda argentina. Porque no hay país en el mundo que pueda funcionar con una moneda que no imprime y que no le pertenece".

Explicó la importancia de no renunciar al manejo de la política monetaria y puso como ejemplo los serios problemas que tienen los países de la Unión Europea justamente por tener una moneda común.

• Tipo de cambio 

Respondió a las principales críticas de la oposición como por ejemplo el retraso en el tipo de cambio. Dijo que se sentía en la obligación de explicar que significan estos reclamos. "Tocar el tipo de cambio es devaluación, Argentinos y Argentinas y sabes dónde se va tu salario cuando devalúan". Asimismo, y como viene ocurriendo hace tiempo critico al sector financiero cuando acusó "muchos de los banqueros que se quedaron con los ahorros hoy están atrás pidiendo también una devaluación".  

Asocio los intereses de este sector con la banca internacional y comentó que ayer en Wall Street festejaron que el gobierno perdió en las PASO y advirtió que "Cuando Wall Street se pone contento, muchachos preocupémonos, porque cada vez que se pusieron contentos ellos, a nosotros nos fue muy mal en la Argentina", advirtió. 

Hablo de la inflación pero para desenmascarar a los opositores que proponen trabajar con "metas de inflación". Mirando al auditorio les preguntó: "¿saben que es gobernar con metas de inflación? Yo se lo traduzco: es ponerle un cepo a los salarios para que no aumenten porque sostienen como base que el incremento de los salarios es inflacionario".

Seguramente desde la oposición se van a ocupar de contestarle que la inflación justamente a quienes más afecta es a los asalariados y más aún a los más pobres. Justamente este miércoles se dio a conocer el Índice que elaboran consultoras privadas y se da a conocer en el Congreso que ubicó la suba de los precios en julio en 2,5%.

Hablando a la gente les manifestó que no crean que lo obtenido no se pueda perder. Dijo: "La economía no se hace con leyes, el que crea que va a tener un mejor salario, que va a tener casa, o que va a tener asignación familiar por una ley, está equivocado". Recordó la ley de la convertibilidad que garantizaba que un peso valía un dólar y la votaron todos.

Cristina advirtió que estos beneficios sociales se obtienen gracias a "un proyecto político de país que tiene una política económica y una convección de servir a los intereses del país".

De esta manera la jefa de Estado descalificó a prácticamente todas las fuerzas políticas, aunque sus críticas fueron fundamentalmente orientadas hacia Sergio Massa como partidos que en realidad defienden intereses sectoriales.

Reconoció que los medios confunden u omiten información al mencionar que, y a pesar de ser la presidenta de la Nación, recién el martes "a las 7 de la tarde me enteré que habíamos ganado en la Antártida y en la localidad donde viven los Quom en Formosa".

Dijo que a veces los medios logran su propósito "y por ahí confunden a determinados sectores de la sociedad porque si no pasarían las cosas que pasa", en una mención indirecta al resultado electoral. Alertando a los argentinos que puedan estar confundidos reflexiono que "Cuando se dan cuenta después más tarde, siempre es tarde. Se dieron cuenta cuando perdieron el laburo, cuando les bajaron el sueldo, pero ya es tarde". 

Luego acuso a sectores de la oposición de defender intereses en contra de la Argentina como cuando dijo, "algunos en su momento pedían que se le pague a los fondos buitres" para así recuperar la Fragata Libertad, "Recuperarla con deshonra jamás", gritó Cristina.

No dejo de felicitar a los gobernadores asistentes y en particular al mandatario de de Santiago del Estero por haber obtenido el 70% de votos "te pasaste" le dijo Cristina. Para luego arengar "Y a los que no llegaron vamos a llegar el 27 de octubre porque estamos convencido que a este país no lo detiene nadie, que la juventud, que el futuro somos nosotros. Porque para tener futuro tenemos que profundizar estas políticas" En un mundo que cae, miren lo que pasa en España y lo ocultan..."

A continuación y con la intención de levantar la moral de la propia tropa les pidió que tengan "fuerza" y que es necesario "ir casa por casa, explicando esto (el modelo y lo obtenido). Les dijo: "Esto se sostiene con coraje, convicciones, militancia, perseverancia y fundamentalmente honestidad intelectual, somos lo que somos, no mentimos; no nos disfrazamos, no engañamos, no prometemos ni prometeremos jamás cosas que no se puedan cumplir".

Confiada en las bondades del modelo aseveró que "porque por más que hagan lo que hagan no se puede ocultar. Porque no se puede ocultar el sol con una mano".

Puertas adentro de la Rosada confiesan que la jefa de Estado se enojó bastante con los funcionarios porque, dicen, que los fondos que se giraron a los municipios no siempre llegaron para ser utilizados con el destino de origen. Por eso, dio la instrucción de estar más en el territorio. También, confiesan que Cristina desconfía de algunos intendentes que proclaman lealtad pero que este compromiso no tuvo su correlato en los votos.

Aceptó que "donde haya errores los corregiremos porque tampoco somos obcecados ni tontos". Aunque a continuación volvió a insistir en que está dispuesta a modificar políticas siempre y cuando pueda discutir "con los verdaderos jugadores no con el banco de suplente que me ponen en las listas. Quiero a los titulares, quiere a los directores técnicos para discutir los suplentes no me sirven". Les recordó que ella "no soy suplente de nadie soy presidenta de los 40 millones de Argentinos y quiero discutir con la UIA, con los Bancos, con los compañeros de los sindicatos, con los verdaderos actores económicos", concluyó su duro discurso la Presidente.

En el Gobierno están convencidos de que en octubre lograran revertir y mejorar el resultado electoral del domingo pasado porque la oposición no cuenta con un proyecto ni políticas "solo críticas" y con eso no se gobierna, ironizan. 

Dejá tu comentario