Del aula al gabinete; Macri completa equipo de gobierno

Política

Mauricio Macri terminará de definir a fin de mes su gabinete, y como Aníbal Ibarra, contará en su staff porteño con varios ex compañeros de escuela. Será, claro, un grupo diferente al del ex mandatario, aunque del mismo corte generacional (sus edades distancian sólo 11 meses) y como otra similitud, tendrá que los grupos se arrogan provenir de cierta elite estudiantil. Aunque, seguramente, no es lo mismo animar barras del Nacional de Buenos Aires, que filas del Cardenal Newman. Hay, claro, distancias sociales, intereses y motivaciones, aunque rasgos también compartidos, como seguir, más allá de los años, manteniendo lazos de pertenencia y cierto folclore. Pero, claro, tampoco es lo mismo encontrarse a jugar al fútbol en un predio cedido, como lo hacen lo ex alumnos del centro educativo que depende de la universidad, que participar en partidos de rugby. Esa pasión la tiene incluso uno de los futuros ministros de Macri, el ex juez Guillermo Montenegro, quien organizó un viaje reciente a Europa para presenciar un cotejo de Los Pumas, pero él no pudo concurrir (tareas judiciales se lo impidieron y luego la concentración del gabinete macrista en una estancia bonaerense, lunes y martes).

Pablo Clausella es un integrante del próximo gobierno de Macri, que se hará cargo de la Secretaría Legal y Técnica. Está con «Mauricio desde que somos chicos», aproximadamente de los 12 años. Recuerda ese futuro funcionario, de los tiempos escolares, que «Mauricio siempre tenía ideas que parecían imposibles, pero hacía todo por cumplirlas y nosotros lo seguíamos».

Gregorio Centurión, nominado secretario de Medios, es otro de los que pasaron por las aulas del Newman, como también Pablo Torello y Francisco Irarrazábal, ex entrenador de rugby del Newman, quien ocuparía el área deportiva.

Durante algunas crisis del gabinete ibarrista, especialmente cuando explotaba la extinta Alianza, a Ibarra supieron endilgarle que «gobierna con el colegio y la familia». Para alivio de Macri, su primo Jorge está en otro distrito, el bonaerense, más allá de intentar llegar a la gobernación, como vice, tal como dirá hoy en un acto en Mar del Plata, adonde llegará con su pariente.

  • Cronograma

    Macri termina de armar su gabinete porteño en sintonía con un cronograma que ha fijado hasta fin de mes, cuando le restarán cuarenta días para ocupar el sillón de Jorge Telerman.

    Hasta el 30 de octubre se impuso tiempo para tener listo su primer presupuesto de gestión, que será una enmienda del que la semana pasada presentó Jorge Telerman ante la Legislatura. Pero, además, quiere que el jefe de Gobierno actual presente ante los diputados el proyecto de ley que crea unas cuatro agencias que funcionarán, como en la provincia de Córdoba, por fuera de las estructuras de los ministerios.

    Uno de esos organismos está pensado para el área de Turismo y lo presidirá el radical Hernán Lombardi. Otro es clave: transformará en agencia el control que llevan adelante los inspectores, donde suena para presidirla el titular del Partido Demócrata, Federico Young, ex juez y legislador electo (renunciaría a la banca).

    Las otras dos son de Rentas, para efectivizar la recaudación, y de Medio Ambiente.

    Pero donde más dificultades tiene Macri para tomar una decisión es en el área de Cultura, una materia sensible para los porteños.«Ninguno de los que entrevistó hasta ahora le gusta, porque Mauricio no se conforma con personas que solamente amen la cultura, quiere alguien que sepa gestionar», se comentó en una reunión de macristas. ¿Y Jorge Telerman?, se animó uno. «No, no, no», fue la insistente respuesta.

    Lo cierto es que Macri estaría en conversaciones con varios candidatos: uno es el empresario Norberto Frigerio, ligado a las artes plásticas y sobrino de Rogelio Frigerio. Kive Staiff, actual titular del Teatro General San Martín, es otro. Fernando de la Rúa lo llevó al Teatro Colón y antes tuvo cargos, incluso en la etapa militar. Otra persona consultada habría sido Adriana Rosenberg, presidenta de la Fundación Pro (Techint)dedicada a las artes. Además, le queda pendiente otro ministerio a Macri, el de Producción, que incluye tanto turismo como «industrias culturales», pero Lombardi acapararía la mayoría de la gestión de esa área.

    Macri cerró el martes por la tarde el workshop con sus ministros y afines, con una advertencia: «Está todo bien, trabajen, ahora están nombrados, pero conmigo, si no van, no van, pueden estar conmigo una hora, un mes, un año o toda la vida, pero tienen que rendir».

    Dicen que el sudor más frío corrió por la amplia contextura de Montenegro, quien renunció a la carrera judicial para tomar el Ministerio de Seguridad y Justicia del gobierno macrista de la Capital Federal.
  • Dejá tu comentario