Demoran intervención al PJ nacional

Política

Eduardo Duhalde recibió un par de mensajes tranquilizadores antes de ayer. Su principal temor político, que Néstor Kirchner consiguiera la intervención del PJ nacional antes del próximo 23, quedó despejado después de un par de mensajes enviados discretamente desde el juzgado de María Servini de Cubría, la jueza federal con competencia electoral de la Capital Federal.

¿Cuál era la pesadilla de Duhalde? Que el juzgado de Servini pusiera mano sobre el PJ nacional con un interventor para que ese funcionario a su vez tomara el control del PJ bonaerense, impidiéndoles a las listas de Chiche Duhalde usar la ornamentación peronista en las boletas electorales y, sobre todo, impidiendo que el partido haga una alianza con el PAUFE de Luis Patti. Tal vez esa intervención se produzca más tarde, inclusive el 24 de agosto, pero para esa fecha las alianzas o frentes ya estarán inscriptos en la Justicia electoral.

La postergación de esta intervención, que forma parte de las cavilaciones de la Casa Rosada, con distinto énfasis, desde hace tiempo, sería el resultado de una serie de negociaciones entre distintos sectores del PJ.

El eje de las conversaciones es Ramón «Pelado» Ruíz, una especie de «Viejo Vizcacha» de la orgánica del peronismo, antiguo colaborador de Diego Ibáñez que goza de la confianza de la jueza por una recomendacióninapelable de Jorge Antonio. Ruíz, quien ofició como interventor del PJ Capital en favor de Alberto Fernández -llevó adelante toda la gestión con oficinas en la SIDE, para la que prestóservicios en tiempos de Carlos Menem como delegado en España-, escuchó hace pocos días las inquietudes de un emisario de Duhalde. Ese emisario fue nada menos que su antiguo jefe en el espionaje,-Miguel Angel Toma, quien le hizo notar que convendría convencer a la magistrada de postergar cualquier definición y no involucrarse en una interna despiadada, de pronóstico reservado. Ruíz, prudente como pocos, entendió: aprendió mucho con Ibáñez.

Del otro lado de la línea llamaba Héctor Capaccioli, el principal gerente del jefe de Gabinete para las cuestiones referidas a la interna partidaria. Al parecer, Ruíz le hizo notar a este ex sindicalista la inconveniencia de poner mano sobre el PJ antes de que se oficialicen las alianzas. Era el estado de situación de anoche sobre esa fuerza. Estas conversaciones, mientras tanto, liberaban otros datos: por ejemplo, que después de las elecciones habrá por lo menos un veedor sobre la estructura orgánica del peronismo. Y que para marzo del año próximo, si las urnas le sonríen en octubre, Néstor Kirchner descongelará el partido para, interna mediante, postularse para la jefatura principal del justicialismo.

Dejá tu comentario