5 de marzo 2007 - 00:00

Efecto Macri: Carrió también juega doble

Elisa Carrió
Elisa Carrió
El ARI busca ahora dar sorpresas en el cuarto oscuro y aunque dice Elisa Carrió que definirá a fin de mes a qué se postulará, la decisión está prevista en mucho menos tiempo. «Una semana», dijeron ayer desde su tropa, que la apura.

La irrupción de Carrió en la contienda electoral porteña surgió por varias razones. La primera fue, igual que en el caso Macri, el adelantamiento de las elecciones locales convocadas por Jorge Telerman y además -también como en el macrismo- la dispersión de la tropa ante la falta de candidato con expectativas de obtener un resultado importante.

Carrió ya estaba decidida a lanzar formalmente al legislador y ex jefe de Gobierno Enrique Olivera, hasta el jueves por la noche. El ARI Capital convulsionaba. Sin candidato definido, divididos por esa situación y además eludidos por la propia Carrió en el distrito.

Olivera y la chaqueña orejearon encuestas (no propias, porque aluden falta de fondos) entre el jueves y el viernes, que daban al radical no más de 7 puntos de intención de voto como candidato a jefe porteño, lejos de lo que puede mostrar hoy el tercero, Filmus, tras Macri y Telerman.

Por eso una parte del ARI no mostraba entusiasmo por ese candidato y evaluaba que Patricia Bullrich podría sacar más ventaja, pero la ex aliancista provocaba el rechazo de otra porción de aristas. Sin candidato y sin campaña, el ARI no figuraba en la grilla electoral -los aristas están convencidos hoy de haberse ganado un renglón en la puja local- y otro elemento ayudó a que Carrió se decidiera a salir en doble rol ante las urnas: «sin plata, no podemos posicionar a Olivera». Fue uno de los argumentos en los que se recordó que ese legislador porteño no contó ni con afiches para lograr su banca en 2005.

Desde Fernando Cantero -titular del ARI Capital- hasta los legisladores de su bloque se enteraron por la TV que tenían nueva candidata en el distrito, el viernes, prueba de la situación entre la dirigente y sus campamentos porteños.

  • Dos posibilidades

    Ayer mismo, desde el ARI insistían de todos modos con que «Carrió hoy es candidata a presidenta, pero está pensando» en ser candidata a jefa de Gobierno de la Capital Federal.

    «Acá hay dos posibilidades: que termine siendo candidata a jefa de Gobierno o éste es un globo de ensayo. Si es para que ella se ponga en juego... bueno, la cuestión es que no se sabe dónde puede terminar ese juego», confesaba ayer a este diario uno de sus aliados más cercanos, que desconfía del pase.

    Durante el fin de semana, la legisladora se entregó a entrevistas donde sembró las dudas sobre lo que hará, pero dio también una certeza: habrá sorpresas. Ese anuncio está dirigido a que el ARI busca ahora un extrapartidario, que no sea de la política, y que también pueda ser candidato multipropósito para presentarlo en Capital o a la presidencial en lugar de Carrió, ya que ésta aseguró que no hará «la doble», como postulante porteña y nacional.

    Una alianza con Ricardo López Murphy (de quien Carrió dijo «está con Puerta, con Macri y Sobisch») no entraba ayer en el ARI dentro del perfil que dice Carrió buscar para que la reemplace.

    Pero, si Carrió declina definitivamente la candidatura presidencial, se le avecinan otros frentes de conflicto. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires y otros distritos donde las elecciones locales se realizan en conjunto con las nacionales y hasta podría peligrar la principal tribuna que tiene el ARI: el bloque en el Congreso. Allí, precisamente la agrupación reporta 13 bancas por apenas 3 distritos: Capital y provincia de Buenos Aires y dos legisladores de Tierra del Fuego. De los bonaerenses renuevan cuatro: Eduardo Macaluse, Elsa «Tata» Quiroz, Adrián Pérez y Marta Maffei, referentes de peso partidario. Creen en la provincia que si Carrió no es postulante a presidenta, les perjudicará la falta del efecto «arrastre».

    Por eso, las opiniones están divididas dentro de la propia agrupación de Carrió sobre cómo terminará en las urnas. Unos creen que la diputada busca posicionarse ella en la pelea porteña para darle paso como sponsor a otro. En cambio, la otra mitad de los aristas está convencida de que Carrió es en la Capital Federal donde más intención de voto conserva y es en ese distrito donde debe postularse.

    Juntamente con esas especulaciones, al igual que en las tribus que rodean a Telerman, se comenzó a difundir la posibilidad de que el gobierno termine abandonando la postulación de Filmus, para reforzar la del actual jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, resistido por el ala del kirchnerismo que responde al jefe de Gabinete, Alberto Fernández.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar