Empresarios renuevan sus quejas al Gobierno por la escasez de gas

Política

Los empresarios reiteraron su preocupación por la falta de provisión de gas a las industrias y denunciaron millonarias pérdidas por la imposibilidad de mantener activa la cadena de producción.

"Muchas tienen contratos de exportación a Europa que hay que cubrir en término, no es sólo que pierde la empresa sino que también pierde el país", aseveró la titular de la Federación de Empresarios de Combustible (FECRA), Rosario Sica.

Sica se quejó porque en estas condiciones "no se puede trabajar". "Hay que cruzar los dedos y esperar que suba la temperatura" para que se reduzca el "gasto domiciliario, que es lo que le interesa aparentemente al Gobierno", ironizó la dirigente empresaria.

Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), también hizo sonar las campanas del descontento y propuso "compartir" la restricción de provisión. "Estamos preocupados, y sostenemos que entre todos, debemos compartir los sacrificios que hay que hacer en momentos en que faltan insumos como el gas", expresó.

Según el directivo de la UIA, "si hay una carencia, hay que buscar cómo equilibrar las cargas, para que el efecto negativo sea el menor posible". La semana pasada los industriales hicieron público su reclamo para que se extienda la reducción de gas a "otros usuarios que tienen capacidad para reemplazar rápidamente consumo de gas por combustible líquido", como es el caso del GNC.

Desde este lunes 12 el Gobierno nacional volvió a aplicar las mismas restricciones de gas para industrias que se vienen operando. Según la zona y el tipo de producción, el corte es total o se recibe lo mínimo para mantener los hornos encendidos. En el polo petroquímico de Bahía Blanca las actividades están paralizadas. La apuesta del Gobierno y las empresas es que el consumo de gas y electricidad en los hogares comience a bajar desde hoy por el inicio de las vacaciones y una leve suba de la temperatura.

Para Funes de Rioja, "para defender a la producción, tenemos que compartir los sacrificios que hay que hacer", aunque aclaró que el suministro a las casas "debe mantenerse inalterado".

La empresaria Sica estimó que las pérdidas son de al menos 1 millón de pesos diarios y aseguró que la situación de las pymes es desesperante. Según contó, por la falta de energía eléctrica las grandes empresas y usinas se entusiasmaron con las promesas y pasaron del fueloil y gasoil al gas, y ahora no tienen gas y tienen que pasarse de nuevo en estos días. Para la jefa de FECRA este traspaso sale mucho más caro porque los diferentes combustibles no tiene el mismo rendimiento y agregó que "las industrias pymes no pueden" cumplir con esos cambios.

Dejá tu comentario