En Capital, candidatos también miran a 2007

Política

Con el inicio formal de la campaña proselitista, marcado por el calendario electoral, comienza esta semana una singular competencia en la Capital Federal, donde al menos los tres partidos políticos más taquilleros protagonizarán un ensayo hacia las elecciones de 2007, cuando se vote por jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Mañana se termina el plazo para inscribir alianzas y comienza el lapso permitido para la arenga, aun cuando todos ya dieron inicio a los discursos hacia los comicios del 23 de octubre. El 3 de setiembre vencerá el término para anotar las listas de candidatos a diputados nacionales (se votan 13) y a 30 legisladores porteños. Mauricio Macri buscará diferenciarse con recursos originales, dice, y no hará actos tradicionales. Elisa Carrió apuesta a capturar las cámaras de TV a modo de ahorro de los fondos de campaña, mientras que por el gobierno, Rafael Bielsa se apoyará en la presencia de Néstor Kirchner en actos porteños. Cada uno esconderá, más o menos, la carrera por el sillón de Aníbal Ibarra. El ARI, que lleva a Carrió de primera candidata a diputada nacional, mostrará al radical Enrique Olivera como primer candidato a legislador porteño. El postulante a la Legislatura local llevará la consigna de posicionarse para la carrera por el Ejecutivo capitalino, una aspiración que nunca ocultó el ex jefe (y vice) de gobierno, quien reemplazó a Fernando de la Rúa desde diciembre de 1999 hasta agosto de 2000, cuando éste asumió la presidencia de la Nación.

Mauricio Macri
, candidato a diputado nacional por el Frente Compromiso para el Cambio, salió a recordar días atrás que quiere reemplazar a Ibarra, mientras que el gobierno, que apuesta a que Bielsa logre la mejor elección, incluye al ministro en una grilla de aspirantes al sillón principal de la Capital Federal, nómina que también integran Alberto Fernández y Daniel Scioli. Bielsa, que asegura que no piensa en el calendario de aquí a dos años, ya se había presentado en competencia con Macri e Ibarra en 2003, pero el cargo ministerial lo dejó fuera de carrera (lo mismo que a otros competidores de Ibarra en aquel momento, como Gustavo Béliz y el propio Scioli).

• De las tres listas de candidatos que hoy muestran mayores adhesiones entre los porteños, la del gobierno, si bien ya lanzó su presentación, estará formalmente expuesta el miércoles en el acto que en Rosario encabezará Néstor Kirchner para reestrenar la campaña oficial (ver nota aparte). El Presidente y su esposa, la candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires, estarán acompañados por Bielsa y parte de la lista de postulantes porteños, como el primer candidato a legislador Elvio Vitali, y el también candidato a diputado nacional Jorge Coscia. El ministrocandidato se viene reuniendo con todos los postulantes de las nóminas porteñas ( diputados nacionales y legisladores locales) e impartiendo diferentes instrucciones. Así como en la primera ronda recomendó la lectura del discurso que ofreció en La Plata Cristina Fernández, en la siguiente consignó que el principal orientador de la campaña en la Capital será el encuestador Hugo Haime.

• Termómetro

Con sondeos de éste y de otros que se ha provisto el gobierno, los equipos del oficialismo concluyeron en que el canciller lleva un termómetro que le hace subir o bajar las adhesiones de acuerdo con diferentes causas. Por ejemplo, el conflicto en el Hospital de Pediatría le resta chances al candidato que tiene las mejores marcas, según esas mediciones, cuando aparece junto a Kirchner. Por eso, el gobierno ha planificado cerca de una decena de actos en la Ciudad de Buenos Aires, dondeel Presidente se mostrará junto al principal postulante de la lista con la que intenta monitorear su gestión. «Rafa sube cuando se pega a Kirchner», graficaron desde el oficialismo.

Otra de las cuestiones que ha pedido Bielsa que quiere le respeten, como gusto personal,
es incluir en la gráfica de la campaña el fileteado porteño y, casi una inconsciente rememoración de la extinta Alianza, se utilicen los colores patrios como distintivos de la lista del Frente para la Victoria.

Carrió contará con dos actos en los próximos días. La candidata se presentará el jueves a las 19 en el teatro porteño Coliseo con un acto tradicional en el que expondrá su discurso acerca del « contrato moral» y con corte nacional, que dice que es el que hay que tener en una campaña de ese tipo, donde aspira a volver a su banca de diputada. La candidata prometió no hacer denuncias en camino hacia el cuarto oscuro del 23 de octubre o «hacerlas en silencio», advirtió. Para su postulante porteño, Olivera, habrá un acto aparte en la Ciudad, que está planificado para el 15 de setiembre próximo con temas locales. Aunque la candidata asegura que «no es ético» pensar que la elección porteña adquiere un significado especial a la hora del resultado y que «lo importante es crecer», sin embargo, admite que «está claro que tenemos un proyecto de gobierno para la Ciudad de Buenos Aires». Ese proyecto aún no termina de ser digerido por su propia tropa, que viene amortiguando la llegada de Olivera como extrapartidario en un protagónico del ARI.

Macri quiere sobresalir con ideas originales y no tiene previsto actos para esta semana. El sábado por la mañana se reunió su equipo de campaña que comandan Horacio Rodríguez Larreta (h) y el peronista Cristian Ritondo. Está descartado ya que R. Larreta encabece la lista de legisladores porteños y en cambio, tal como anticipó este diario, la nómina local llevaría en primer renglón al actual diputado de la Ciudad Marcos Peña, seguido del peronista Diego Santilli y la menemista Silvia Majdalani. Los peronistas le han dicho a Macri que no quieren actos conjuntos con Ricardo López Murphy, aunque por cierto lo han tenido cuando ambos candidatos lanzaron su frente electoral para la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, le reiteraron al empresario que evitarán estar presentes junto a las dos figuras, en la campaña que será la más local quizá de todas, con críticas a la gestión de Aníbal Ibarra, centrándose en los temas de seguridad y educación especialmente.

El equipo de
Macri, que asesora el ecuatoriano Jaime Durán Barba, intentará sorprender al estilo de la semana pasada, cuando entregó a los vecinos un certificado de paciencia al haber cumplido 300 piquetes en el distrito. Ayer, sin embargo, desplegaron doscientas mesas de propaganda en la Ciudad, algo no novedoso, pero con la incorporación de volantes para que los vecinos dejen sus datos y puedan recibir proselitismo personalizado.

• Los tres candidatos coinciden en evitar polemizar en torno al caso Cromañón.

Macri sabe que su posición con respecto al tema le restó adhesiones durante la interpelación a Ibarra en la Legislatura porteña, y su asesor ecuatoriano no quiere ni siquiera que mencione la tragedia
; Carrió lo ubica con respecto a no «dar informes de transparencia» ni formular « denuncias penales», por eso trata de que sus tres diputados porteños retrasen la definición sobre el juicio político a Ibarra. A Bielsa, su postura sobre Ibarra y la tragedia ya le acarreó conflictos con la Casa de Gobierno, por lo cual tratará también de eludirlo. En medio de la puja por votos, en la Ciudad el más castigado por los candidatos no dejará de ser Ibarra, en la première de la competencia por ocupar su sillón en 2007, cuando se renueve el cargo. Ni siquiera el candidato del oficialismo piensa en dejar de mortificar al jefe de Gobierno con cuestiones de gestión.

Dejá tu comentario