En medio de la polémica, Macri tomó juramento a Posse

Política

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri tomó juramento al nuevo ministro de Educación, Abel Posse, en medio de una fuerte protesta de la oposición y gremios docentes.

En un acto realizado en el Salón Dorado de la sede de Gobierno, también asumieron Eugenio Burzaco, jefe de la Policía Metropolitana, y Diego Santilli, ministro de Espacio Público y Medio Ambiente.

Posse, quien reemplazará al también polémico Mariano Narodowski en la cartera de Educación, recibió críticas del gobierno nacional, que lo vinculó a la última dictadura, y de otros bloques opositores de la Legislatura porteña, que rechazaron abiertamente la asunción, al igual que los gremios docentes.

La otra asunción que despertó expectativa fue la de Burzaco, ya que asumirá en la nueva fuerza de seguridad luego de los desplazamientos de Jorge "Fino" Palacios y de su inmediato sucesor, Osvaldo Chamorro, por el escándalo del espionaje ilegal.

En el acto, Mauricio Macri destacó que los tres funcionarios ocuparán lugares "donde se trabajó muy bien". Y agregó que, así, "el desafío es doble, porque tienen que mejorar lo ya hecho".

A su vez, hizo un breve balance de sus dos años de gestión, donde remarcó las tres prioridades de su mandato: niñez, seguridad y movilidad; esta última entendida, principalmente, en torno a mejoras en el transporte, como la habilitación de carriles exclusivos para colectivos y obras en subterráneos.

Respecto al segundo eje, la seguridad, destacó que se trata de "la primera demanda en el país". También dijo que su gobierno encaró la "inédita tarea de arrancar una policía desde cero". "A pesar de la Gobierno nacional, la Policía Metropolitana es un hecho", apuntó.

Además, aseguró que "en dos años se hizo mucho más que en los últimos diez" y cerró con una frase recargada: "No nos van a parar; no nos van a comprar".

Dejá tu comentario