20 de julio 2007 - 00:00

Error de gramática

No todas las culpas son de Cristina de Kirchner. Quizás incurrió en un error común al mencionar una cita frecuentada que se atribuye a Bertolt Brecht, pero el cartel que la preside "El cambio recién empieza" no es responsabilidad de ella. Menos la falta gramatical del adverbio "recién", apócope de "recientemente", que sólo puede utilizarse antes de participios aunque no de verbos conjugados. Como ejemplo, de la primera dama, se podría decir "recién llegada". Ella, sin percatarse del error de su lema, igual advirtió sobre problemas de la educación estatal, a pesar de tener "al mejor ministro de la historia del país" (sic, Daniel Filmus).De ahí que prometiera 6% del Presupuesto, en el futuro, para la Educación Pública. En el gobierno hace falta.

La historia no fue benévola con el pastor luterano Martin Niemöller (1892-1984). Sobreviviente del nazismo, en una de sus prisiones escribió el poema «Cuando los nazis vinieron por los comunistas», que aunque se volvió famoso, su autor continúa casi en el anonimato. Casi todo el mundo, incluida Cristina de Kirchner, cree que es de Bertolt Brecht. Ayer, en La Plata, la primera dama volvió a atribuírselo a Brecht, y ni siquiera lo llamó «poema». Dijo: «el verso». Denominación que no sólo es incorrecta -verso es cada una de las líneas del poema-, sino que puede prestarse a riesgosas segundas acepciones en el lenguaje del Río de la Plata.

Dejá tu comentario

Te puede interesar