De Stéfano, el cerebro jurídico en el armado del espionaje ilegal macrista

Política

Como director jurídico de la AFI fue el encargado de armar las causas para justificar los seguimientos y la intervención de teléfonos. Tenía línea directa con Silvia Majdalani.

El procesamiento de los exjefes de la Agencia Federal de Inteligencia Gustavo Arribas y Silvia Majdalani echó más luz sobre las maniobras de espionaje ilegal contra políticos, gremialistas, dirigentes sociales, periodistas y detenidos en el penal de Ezeiza, durante el gobierno de Mauricio Macri. Una estructura con roles definidos, en donde aparece Juan Sebastián De Stefano, director de Asuntos Jurídicos de la central de inteligencia, como el cerebro jurídico para el armado de las causas para encubrir las maniobras de espionaje.

Tal como surge del auto de procesamiento dictado por el juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, De Stefano era el encargado del armado de un aceitado sistema judicial que le permitía a la AFI macrista montar seguimientos e intervenir teléfonos.

El magistrado consideró que la introducción en documentos públicos de “declaraciones falsas, que se refieren a hechos que no ocurrieron o que sucedieron de distinta manera a la consignada. en documentos públicos” contó “la participación directa de los aquí imputados Juan Sebastián De Stefano y Bernardo Miguens”.

De Stefano emergió a las primeras planas de los matutinos cuando el suspendido magistrado Luis Carzoglio recibió una visita en su despacho. Llegó junto a Fernando Di Pasquale pretendiendo que el juez firmara una orden de detención contra Hugo y Pablo Moyano. Fue la época de los arrepentido dirigidos.

Apodado el “enano”, De Stefano es un hombre surgido del radicalismo, y un apasionado por los viajes por el mundo. Su rol como el cerebro jurídico fue develado ante la Comisión Bicameral de Inteligencia del Congreso por el ex director de Contrainteligencia de la Agencia Federal de Inteligencia, Martín Coste, quien con más de 20 años de servicio conoce como pocos los vericuetos de la inteligencia vernácula.

En su declaración Coste aseguró que De Stefano reportaba directamente a Silvia Majdalani y que desde la Dirección de Asuntos Jurídicos tenía un control absoluto de las diferentes acciones que se llevaban adelante en la central de inteligencia.

Dejá tu comentario