Política

Senado: papelón de Cambiemos en recinto al debatir sobre Bolivia

Oficialistas quisieron abstenerse, pero dejaban la votación sin quorum. Por orden del presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo (PRO), un puñado de legisladores modificó su voluntad en pleno recinto y permitió -con su rechazo- la aprobación del proyecto que empujaron peronistas y kirchneristas.

El Senado aprobó, en una insólita sesión, una declaración empujada por el peronismo y el cristinismo para manifestar el “más enérgico repudio al golpe de Estado perpetrado en el Estado Plurinacional de Bolivia contra el Gobierno democráticamente electo del presidente Juan Evo Morales Ayma”. Juntos por el Cambio no pudo imponer su texto e intentó pegotear sin éxito -silencio brutal en soldados del Frente de Todos- el “fraude electoral” ocurrido en el país sudamericano.

La sesión, que comenzó a los ponchazos, tuvo su cima de papelón minutos antes de la aprobación del proyecto. Varios oficialistas quisieron abstenerse y dejaban la votación sin quorum. Sin embargo, y por orden del presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo (PRO), un puñado de legisladores modificó su voluntad en pleno recinto y permitió -con su rechazo- la aprobación del proyecto.

A la hora de la definición, la iniciativa de justicialistas y kirchneristas obtuvo 29 votos a favor, ocho en contra y cuatro abstenciones. Lo más curioso es que uno de los rechazos fue el del propio Pinedo, quien insistió en el recinto a sus colegas del oficialismo para modificar sus intenciones bajo la promesa de “tomar como que políticamente se abstuvieron”.

De los diez senadores de Cambiemos que indicaron de manera inicial su abstención, sólo cuatro la mantuvieron, todos ellos radicales: el formoseño Luis Naidenoff -jefe del interbloque Cambiemos-, los mendocinos Julio Cobos y Pamela Verasay, y el chaqueño Ángel Rozas. Es decir, un oficialismo que llegó al recinto sin tener una postura clara con respecto a qué hacer ante el proyecto opositor.

Cambiemos realizó un festín de errores durante la tarde. Primero, habilitó con dos tercios el proyecto opositor, ya que no tenía dictamen de comisión. Esa situación de buena fe viró más tarde a la insólita modificación de las abstenciones. Sólo logró que le aprobaran, sobre el final, una declaración para rechazar los ataques a la embajada argentina en Chile.

“Como argentinos de profunda tradición de paz y de respeto a la voluntad popular, instamos al Poder Ejecutivo a pronunciarse en contra de este golpe cívico-militar que ha interrumpido el orden democrático y constitucional”, señala el texto presentado por peronistas y cristinistas sobre la crisis en Bolivia.

La iniciativa además agrega: “Exhortamos al Poder Ejecutivo a que, en virtud del quiebre democrático ocurrido en el hermano país, conceda asilo a cualquier integrante del gobierno encabezado por Juan Evo Morales Ayma que así lo solicitara, a fin de garantizar la protección de su vida, su libertad y su integridad, y la de su familia”.

“Adhiero a la denominación de ‘golpe’, pero digamos la verdad entre nosotros: Evo morales hizo fraude. Eso es imperdonable en cualquier democracia del mundo pero como es nuestro amigo eso lo ocultamos. Digamos la verdad”, disparó Rozas durante la discusión del proyecto y ante la negación PJ-K del proceso electoral que se realizó en Bolivia.

Como jefe del PJ, y pese a mostrar algunas dudas a la hora de comandar al bloque, el cordobés Carlos Caserio aseguró: “Si no somos claros y no tratamos que la democracia sea un bien que no sea manoseado, la región evidentemente va a retroceder”. Además, recordó a los expresidentes del radicalismo Raúl Alfonsín y a Néstor Kirchner, y luego mantuvo un cruce con la senadora del PRO Laura Rodríguez Machado, quien de manera indirecta lo trató de mentiroso por la supuesta negativa del gobierno nacional a dar asilo a exfuncionarios de Morales.

Desde el cristinismo, en tanto, Marcelo Fuentes aseveró que el exmandatario boliviano “garantizó el período de mayor estabilidad” en el país sudamericano, denostó el “prejuicio ideológico y racial” contra Evo Morales y también dijo que le da “vergüenza” el canciller argentino, Jorge Faurie.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario